Fuera de Series Fuera de Series

AD

TVE

Crítica ‘Isabel’: la serie de la gran reina española

La reina más feminista y valerosa y la serie que mejor lo cuenta.

Isabel la Católica

Esta crítica no contiene spoilers: es la vida de Isabel la Católica.

La serie comienza con la muerte del rey Enrique IV y los preparativos de la proclamación de la princesa de Asturias, Isabel, como reina de Castilla. En un gesto que daría envidia a las feministas, sin consultar a su marido, se autoproclama reina de Castilla. Empecemos por ahí.

Para los apasionados de la historia, la vida de Isabel la Católica resulta algo más que emocionante ya que narra la vida de la que fue una de las mujeres más relevantes de la historia de Europa y el año clave fue 1474 cuando asumió el trono de Castilla defendiéndolo con uñas y dientes hasta su muerte.

La serie de Javier Olivares que nos trajo TVE, nos retrata a la perfección el orgullo, la valentía y lo estratega que era esta joven que a los 18 años decide saltarse la normativa, falsificar documentos y casarse con quien le salió del moño. Ella no pensaba contraer matrimonio con nadie que no aportara a su vida y a su reino lo que necesitaba, de esta manera, llegó a su vida Fernando el Católico con el que se casó sin conocerlo si quiera. Ella sabía de su valor y Fernando conocía la fuerza de carácter, lo culta y la buena formación que tenía Isabel, además, compartían la idea de la unificación de España: uniendo sus reinos, y expulsando a los últimos ocupantes de Granada serían muy fuertes. La boda de Isabel con Fernando hizo posible la unión de Castilla y Aragón, el fin de la Reconquista y el descubrimiento de América.

Este matrimonio era también para Isabel una nueva etapa de su vida ya que dejaba atrás una situación en la que siempre había estado envuelta en intrigas de Corte y podría iniciar su propio camino con nuevas ideas. Lo que no creemos que esperaran ninguno de los dos, es el respeto y el amor tan profundo que llegaron a sentir el uno por el otro. Que Fernando le era infiel, pues claro, si ya tenía hijos anteriores y aquella época (al igual que ésta no nos volvamos unos dignos ahora) estaba llena de infidelidades e hijos ilegítimos que salían de debajo de las piedras. Sin embargo para Isabel, pese a estar enamorada, lo más importante era su reino.

Michelle Jenner y Rodolfo Sancho como Los Reyes Católicos

Con Isabel, en la segunda temporada tras proclamarse reina de Castilla en Segovia a la muerte de su hermanastro el rey Enrique IV de Castilla, tenía que ganarse junto a su marido la lealtad y el apoyo de la nobleza para consolidar su reinado. Por otra parte, los que iban en su contra, defendían los derechos sucesorios de Juana, conocida como la Beltraneja porque todos creían que era hija de Beltrán de la Cueva y no de Enrique. Así da comienzo una guerra de sucesión que termina con la victoria isabelina, el encierro de la pobre Juana en un convento, el fallecimiento del rey Alfonso, la proclamación de Juan II como nuevo rey de Portugal y la promesa de matrimonio entre el único hijo de este y la primogénita de Isabel y Fernando.

Con el retoño que acaba fatal por cierto.

Llega la Inquisición y el objetivo de acabar con el reino nazarí y lo consiguió derrotando a Boabdil y haciéndole llorar como mujer lo que no supo defender como hombre. Antes de su victoria en las tierras de Granada, Isabel escucha la propuesta del aventurero y visionario Cristóbal Colón sobre un viaje a las Indias. Los Reyes firman la autorización y la financiación y alentados por el malvado Torquemada, toman la decisión de expulsar a todos los judíos de los reinos de Castilla y de Aragón.

El elenco de Isabel

La última temporada de esta serie nos cuenta el final de la gran reina española. En 1496, muere su madre, su hija Juana contrae matrimonio con Felipe “el Hermoso”, su hijo Juan y la archiduquesa Margarita van a ser padres pero su hijo Juan murió a los 8 meses y Margarita, desolada, tuvo un aborto ante la tristeza que le causa la muerte de su marido. Pero no quedándonos contentos con este drama, su hija Isabel, que iba a ser jurada como heredera, murió durante el parto de su hijo Miguel, el cual también falleció cuando tenía sólo 2 años.Aquí es cuando vemos, como le pasaría a cualquier persona, a una mujer destrozada.

Isabel además era reina, le había costado mucho lo que había conseguido y sabe que, todo por lo que ha luchado, se va quedar en agua de borrajas con la llegada de Juana y Felipe. Ella vio la locura de su hija y la ambición de Felipe, y esto le costó que su salud empeorara aún más. Tampoco ayudó la marcha de su hija María a Portugal y la viudedad de Catalina. Mientras tanto, Fernando el Católico, sigue a lo suyo haciendo lo que más le gusta: ir a la guerra. En este caso, estaba en plena batalla con Luis XII de Francia por el dominio de Nápoles y, aunque gana la guerra, va perdiendo a su mejor aliada: Isabel

Michelle Jenner como Isabel la Católica.

En sus últimos días de vida, Isabel es persuadida por Fernando para que lo nombre co-regente, para evitar que Felipe el Hermoso se haga con el poder en Castilla. Finalmente Isabel muere en 1504, se supone que de cáncer de útero tras dos años enferma, y Fernando se proclama Rey de Castilla. Lamentablemente para España, no duró mucho lo que tanto esfuerzo les había costado conseguir.

Isabel La Católica dictando su testamento.

Fue enterrada en la Granada que tanto quiso y peleó y sus restos están acompañados junto a los de su marido Fernando, su hija Juana, Felipe el Hermoso (al que odiaba por lo que esto ya es maldad), su nieto Miguel de la Paz, hijo del rey Manuel I de Portugal, y la infanta Isabel de Aragón.

Se dice de ella que era astuta, callada, celosa, orgullosa, nunca cambiaba de opinión, recta en sus maneras, siempre iba a las batallas, paría con un pañuelo en la cara para que no se la viera sufrir y era extremadamente creyente. De ella, además, se han contado demasiados bulos que por fin se van disipado con el tiempo. Lo que sabemos es tenía consejeros judíos y que el ginecólogo de la reina Isabel era también de estas creencias, incluso de la Granada nazarí provenían los médicos que trataron a la Reina Isabel en sus últimos días y también ayudaron con la demencia de la joven infanta, luego reina, Juana de Castilla, a la que conocemos como “Juana La Loca”. Por último, deciros que esta señora se cambió la camisa y olía mal cuando estaba enferma, como todos en aquella época y en ésta, porque la enfermedad y la muerte no huelen bien.

La serie Isabel nos recrea a la gran reina que se hizo querer y respetar por su pueblo y está magníficamente interpretada y retratada su vida trasladándonos a una época repleta de intrigas palaciegas, conquistas, guerras y nuevos mundos que se postraban a sus pies.

Obviamente, soy una fanática y no lo puedo evitar. Todos los años voy a Segovia y, curiosamente, apenas podemos encontrar nada de ella exceptuando la Iglesia de San Miguel donde se coronó como reina de Castilla sin esperar a su amado, porque ella era muy grande para que alguien la hiciera esperar. Es tal mi gran respeto y fanatismo hacia ella que estoy dispuesta a que me veáis en unas fotos con pintacas en uno de mis mejores momentos: la que fue mi primera visita a las tierras de Isabel. He de confesaros que la mayor fan no soy yo, es mi madre y fue la que me introdujo en grandes biografías de esta reina. Al año siguiente, la llevé a la iglesia donde Isabel se coronó como reina y al lugar donde firmó su testamento. La lagrimilla cayó en tierras castellanas.

Ese verano me leí una de las mejores biografías de Isabel la Católica y me tragué la serie del tirón. Como te lo cuento.

Esta serie la puedes ver en Amazon Prime Video

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir