Fuera de Series Fuera de Series

5 razones para ver ‘Llegar a ser Dios en Florida’

La serie protagonizada por Kirsten Dunst fue una de las propuestas más originales de 2019 y ha pasado desapercibida

(Fuente: Movistar)

Se estrenan muchas series y aunque intentemos mantenernos al día de la actualidad y ver todas las que podamos siempre habrá muchas que se nos escapen. Llegar a ser Dios en Florida es una de esas que muchos dejamos pasar. Yo empecé a verla cuando ya estaba emitida la primera mitad de la temporada en Movistar y mi plan era solo ver el primer episodio

Es una pena que esta serie haya pasado tan desapercibida, porque su propuesta sin duda destaca entre un sinfín de estrenos a los que les dimos prioridad, los cuales siendo decentes y muchos de ellos muy solventes, no llegan al nivel de originalidad y frescura que ofrece la historia protagonizada y producida por Kirsten Dunst. Tal como están las cosas, ni siquiera los nombres de actores famosos en un cartel son garantía de que una serie vaya a atraer al público.

En cualquier caso, ahora que ya ha acabado su primera temporada, es un buen momento para apuntarla en las listas y recuperarla de cara a su siguiente entrega, porque Showtime la renovó por una segunda. En este texto vamos a contaros algunas de las razones por las que Llegar a ser Dios en Florida merece una oportunidad. Empezaremos por recordar su premisa.

Qué nos cuenta la serie

Está ambientada en Florida a principios de los años 90, cuando las estafas piramidales estaban en auge. Dunst interpreta a Krystal, una mujer con un trabajo de medio pelo en un parque acuático que ve cómo su vida se va al garete ahogada por las deudas que le dejó su marido, una de las víctimas del falso sueño vendido por esas empresas. Krystal es una luchadora que no está dispuesta a que ella y su hija pequeña queden sin techo, por lo que encuentra una manera de sobrevivir en ese sistema.

Por qué merece la pena ver ‘Llegar a ser Dios en Florida’

Su ácida visión del sueño americano

“Si sueñas algo con mucha fuerza lo conseguirás”. “Sé tu propio jefe, consigue la mansión que siempre has deseado”. Las estafas piramidales como representación de las mentiras que ha vendido el sueño americano y la crítica al capitalismo están en el corazón de esta serie.

FAM, la empresa embaucadora de la serie, es presentada como una secta que se aprovecha de la ingenuidad y la necesidad de sus víctimas. El trasfondo de esta historia está basado en una realidad que ha destruido muchas vidas en todo el mundo, no fue un problema local, pero a pesar de estar pasado por el filtro de la mirada del futuro, no mira con aire de superioridad a quienes cayeron en sus redes por ignorancia y no se recrea en sus miserias, esta es una historia de supervivencia.

Tiene una mezcla de tonos muy hábil

Es el primer trabajo como creadores de Robert Funke y Matt Lutsky y ambos se han tirado a la piscina sin miedo a tocar fondo. La mezcla de comedia y drama está totalmente equilibrada, y no simplemente porque se mueva hábilmente entre géneros, sino porque han identificado la fórmula mágica: buscar siempre la comedia en el drama y viceversa.

En Llegar a ser Dios en Florida hay sangre, sudor, lágrimas y chapoteos de aquagym; es hilarante y es siniestra, es aspiracional y deprimente, es onírica y terrenal, es alocada y también una sátira muy punzante.

La peculiaridad de sus personajes

Aunque sus personajes de entrada pueden resultar extravagantes no se sienten artificiales. Conforme los vamos conociendo sale a la superficie la humanidad que hay dentro de cada uno de ellos, lo que los hace personas muy complejas que se alejan enseguida la posible caricatura inicial. Todo se siente auténtico.

El compromiso de unos actores sin miedo al ridículo

Además de la solidez de sus guiones, la clave para que esta fórmula funcione la tiene el elenco, porque salta a la vista que los actores de esta serie se han entregado totalmente y tienen cero miedo al ridículo. Kirsten Dunst está estupenda, pero es un deleite ver a Alexander Skarsgård en un registro tan poco habitual y una suerte haber descubierto a Théodore Pellerin, un actor que vimos en The OA, pero que aquí llega reclamando que se acumulen las ofertas en la mesa de su Paquita Salas particular.

Siempre encuentra la forma de sorprender

Es una propuesta difícil de catalogar, pero podríamos resumirlo diciendo que es una comedia negra con tintes de surrealismo, porque hay escenas en las que llega a niveles de extrañeza, de absurdo e incomodidad que siempre nos pillan desprevenidos. Para lograr este efecto han puesto detrás de cámaras a directores como Charlie McDowell (The One I Love), Jeremy Podeswa (Juego de Tronos) y Daniel Scheinert (Swiss Army Man).

Esta es una serie que nunca nos da lo que esperamos. Cuando creemos que ya lo hemos visto todo, Llegar a ser Dios en Florida siempre encuentra la forma de volver a dejarnos fuera de lugar, no tiene miedo de adentrarse en situaciones sumamente raras pero nunca suelta su ancla de la realidad emocional. En una época en la que nos hemos acostumbrado a ver un episodio detrás de otro, simplemente porque se reproducen automáticamente, es un soplo de aire fresco encontrar una propuesta tan personal que se arriesga a bailar a su propio ritmo.

La primera temporada de ‘Llegar a ser Dios en Florida’ está disponible en Movistar.

‘Llegar a ser Dios en Florida’, un largo camino hasta su estreno en Showtime
La serie ya ha sido renovada por una segunda temporada, pero antes pasó por las mesas de desarrollo de otros dos…fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir