Fuera de Series Fuera de Series

Así es el episodio de ‘Black-ish’ que no emitió ABC en 2018

La cadena escondió en un cajón ‘Please, Baby, Please’ pocos días antes de su fecha de emisión y ahora puede verse en Hulu

(Fuente: Ron Tom / ABC)

Hay muchas decisiones sobre cambios en tramas, escenas o personajes que se toman entre los responsables de las series y los ejecutivos de las cadenas de las que nunca llegamos a enteramos porque, como dicen en Hamilton: “No one else was in the room where it happened”.

Si esos cambios ocurren sobre el papel, puede que algún día salgan a colación en una entrevista con los creadores o actores años después, durante la promoción de otra producción. Si son episodios ya rodados, lo más normal es que jamás vean la luz y terminen convirtiéndose en una leyenda mitológica de la que, por contrato, nadie tiene permitido hablar. Uno de esos episodios censurados fue Please, Baby, Please, de Black-ish, planeado como el 16 de la cuarta temporada, que debía emitirse a finales de febrero de 2018, y que unos días antes salió de la parrilla de programación alegando diferencias creativas (ese gran eufemismo) entre ABC y Kenya Barris, el creador de la serie.

Aunque en los meses posteriores Barris mantuvo la versión oficial que acordaron en su momento, meses después, cuando fichó por Netflix, expresó su descontento con ABC. En teoría, era un lugar en el que tenía libertad, pero en la práctica le habían cortado las alas. El episodio tenía una gran carga política contra la administración de Trump, y la decisión de la cadena también lo fue, porque en aquel momento ABC no quería alienar a los espectadores conservadores y, siendo fieles a la estrategia de querer complacer a todo el mundo y no ofender a nadie (que es la que está siguiendo Disney+), optó por esconder la posible causa de polémica bajo llave.

Después de la buena recepción que han tenido las reposiciones de los episodios Juneteenth y Hope en esta época de protestas del movimiento Black Lives Matter, ambos de esa misma cuarta temporada y también con mucha carga política, Barris le sugirió a Walt Disney Television que se replantearan la posibilidad de emitir aquel episodio censurado.

Please, Baby, Please no pudo verse finalmente en ABC, pero está disponible desde hace unos días en el catálogo de Hulu. Los espectadores han podido disfrutar de un muy buen episodio de televisión, que se mantiene tan vigente que parece que fue rodado la semana pasada y, al mismo tiempo, han podido sacar sus propias conclusiones sobre las razones que motivaron a ABC para censurarlo.

La respuesta es cobardía pura y dura de la reacción de personas que nunca han visto la serie, esos que se se ofenden, se indignan y protestan después de leer un titular sin conocer el contenido de una noticia o artículo, porque el comentario político del episodio no iba a tomar por sorpresa a ningún espectador de la serie que, además, durante esa misma temporada había visto episodios como los que se volvieron a emitir hace unas semanas en ABC, uno centrado en el Día de la emancipación y el otro en la brutalidad policial.

Qué cuenta realmente ‘Please, Baby, Please’

(Fuente: ABC)

El episodio transcurre durante una noche de tormenta en la que el bebé de la familia se despierta llorando y Dre lo intenta volver a dormir leyéndole Please, Baby, Please, cuento ilustrado de Spike Lee y Tonya Lewis Lee. Como Dre tampoco puede dormir, decide narrar sus propios miedos sobre la polarizada situación política y social de su país un año después de la elección de Trump en forma de cuento para su hijo.

A través de esa narración y de los encuentros con los otros miembros de la familia, a los que los truenos y la intranquilidad que les produce el mundo en el que viven también les quita el sueño, Black-ish habla del alzamiento de la ultraderecha, a quienes compara con el Ku Klux Klan, pero sin máscara, por lo que dan más miedo; de la polémica que se produjo con jugadores de fútbol americano como Colin Kaepernick, que hacían protesta silenciosa durante el himno nacional que se canta antes de los partidos; de la negación institucional del cambio climático y de la brutalidad policial; todo con una voz en off ilustrada con imágenes de archivo de la realidad nacional.

Es un episodio potente que con el apoyo de las imágenes hace que su mensaje no se preste a interpretaciones; no habla de nada que no se pueda contrastar. Queda claro que Please, Baby, Please solo podía ofender a un sector de la población: el votante de Trump que siente que el presidente ha validado su discurso racista y se defiende con el argumento de la libertad de expresión o el ataque de lo políticamente correcto.

No es un episodio polémico ni nace de la rabia. El sentimiento que lo mueve es la ansiedad y el miedo que producen un presente caótico y un futuro incierto con el que muchos podrían haberse sentido identificados (y ahora lo hacen), pero también el de la esperanza. Porque, a pesar de todo y del gobierno que esté al mando, la gente ha demostrado que siempre intenta ayudarse unos a otros cuando las cosas van mal y porque, por muy fuerte que sea la tormenta, en algún momento tiene que volver a salir el sol.

Dos escenas de series para entender el privilegio blanco y el racismo sistémico
‘Anatomía de Grey’ y ‘Black-ish’ emitieron hace unas temporadas dos episodios que todos deberíamos ver alguna vezfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir