Quantcast
Crítica: ‘Ad Vitam’, dame veneno que quiero morir (joven) - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Ad Vitam’, dame veneno que quiero morir (joven)

La serie de ARTE France rodada en Benidorm plantea preguntas incendiarias que podrían quedar en un mero artificio

(Fuente: SundanceTV)

Esta crítica se ha escrito tras ver los dos primeros episodios de ‘Ad Vitam’ y no contiene spoilers.

Es el aniversario de la “decana de la humanidad”, que cumple 169 años y mantiene, a la vez, el galón de persona más anciana y un estado físico excepcional. Así, vestida de fiesta, presenta Ad Vitam (SundanceTV) el tema que hace girar su trama: en un futuro alternativo, la humanidad ha “curado” la muerte y los cuerpos se pueden regenerar cuantas veces se quiera. Sin embargo, como suele ocurrir, no todo el mundo está de acuerdo.

A partir de ahí, la producción de Kelija y ARTE France, rodada en Benidorm, nos empuja a través de su trama de la mano de un agrio inspector de policía de 120 años, Darius (Yvan Attal), que debe hacerse cargo de Christa (Garance Marillier), supuesta última miembro de una secta de adolescentes radicales que utiliza el suicidio colectivo como protesta contra la inmortalidad hegemónica. Como es de imaginar, las preguntas que Ad Vitam coloca sobre la mesa pesan bastante.

El policíaco nihilista de Thomas Cailley y Sébastien Mounier utiliza la aparición de los cadáveres de siete jóvenes (pertenecientes a la célula fundamentalista prosuicidio) en una playa como rampa de lanzamiento para una maraña narrativa que atrapa sin demasiados efectismos. Como expresa con maestría ESA secuencia del primer episodio, en un mundo donde la mayoría de la gente nunca ha tenido contacto con la muerte, no solo hay que aprender a negociar la pérdida de los seres queridos: es necesario aprender a hablar del difunto en pasado, a concebir (de nuevo) la ausencia.

Es evidente que Ad Vitam trabaja con arquetipos (varón blanco de mediana edad, borracho y envuelto en una simpática decadencia, resulta ser un descreído inspector de policía, ¿os suena?), pero los bosquejos se van matizando y cobran una densidad más seria. Esta negrura de la que se va empapando la serie asoma también desde ciertas alusiones al “estado de emergencia” y a una juventud comprometida y radical que se plantea una vida al margen del sistema. Es indudable que el fantasma del Mayo del 68 recorre estas escenas.

(Fuente: SundanceTV)

Aunque incendiaria en sus premisas, la ejecución de Ad Vitam es comedida. Pero eso no es necesariamente malo. La serie, que se presentó en el Festival Internacional de Cine de Toronto, cuela un coloreado sorprendentemente expresivo entre planos sobrios de una distancia incómoda y geometría sutil. Con este formalismo pulido, Ad Vitam consigue hacer que sus dilemas se sientan verdaderamente trascendentales: en esa coyuntura problemática coinciden la muerte y la vida; los que buscan tener hijos y los que piden perecer libremente; los que quieren atajar una natalidad insostenible y los que creen poder obligar a otros a vivir.

Una vez superado el escollo narrativo que a menudo supone un primer episodio, la relación entre Darius y Christa, los protagonistas, se va desplegando como un andamiaje sobre el que articular la trama: varias veces, la mirada-cámara se va desenroscando de ella para adherirse a él, y así la serie salta entre las dos perspectivas del conflicto. Él mira en cierto momento a la joven, símbolo de lo nuevo, comiendo sentada frente al horizonte de la ciudad, en un plano subjetivo; justo como ella mira en otra ocasión las escaleras que, iluminadas con un sugerente rojo fuego, descienden a la sala de ¿eutanasia? donde lo viejo encuentra descanso.

Incluso en su balanceo entre el techno machacón y las piezas de Schubert queda claro que Ad Vitam sabe de su potencial: en sus dos personajes principales, polos opuestos de una sociedad resquebrajada, está la clave para ofrecer un comentario social complejo. Y, sin embargo, son los que no están (hijos, hermanos desaparecidos…) los que marcan a estos personajes inmortales a la fuerza. A partir de ahí, Ad Vitam solo necesita demostrar que es verdaderamente capaz de plantear una percepción a otra escala del tiempo que nos queda, o todo esto será solo un artificio.

‘Ad Vitam’ se estrena esta noche, a las 22:15 h., en Sundance TV.

Las novedades de AMC, Sundance TV y XTRM para abril, mayo y junio de 2019
‘NOS4A2’, ‘Ad Vitam’ y la nueva temporada de ‘Fear the Walking Dead’ son algunos de los estrenos destacados de AMC…fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir