Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Alguien tiene que morir’ tiene ínfulas de Almodóvar y no llega a ‘Las chicas del cable’

Netflix estrena hoy la nueva serie de Manolo Caro, responsable de ‘La casa de las flores’

Ester Expósito y Carlos Cuevas en ‘Alguien tiene que morir’. (Fuente: Netflix)

Esta crítica se ha escrito tras ver ‘Alguien tiene que morir’ y no contiene spoilers.

Un casoplón a las afueras de Madrid, el franquismo opresivo como telón de fondo, un amplio abanico de personajes y un título que anuncia un asesinato. Con esos mimbres, Netflix arma una propuesta en formato miniserie que promete ser un Cluedo familiar o un thriller a lo Diez negritos (que, por cierto, acaba de estrenarse una nueva versión). Pero, desafortunadamente, los engranajes de Alguien tiene que morir no funcionan tan bien como nos gustaría.

Manolo Caro, el creador de La casa de las flores (que ya tuvo sus propios vaivenes de calidad), es quien firma esta fallida ficción, que bien podría consumirse como un entretenimiento ligero de fin de semana, pero que no alcanza la brillantez que pretende en ningún momento. Porque la gracia en este tipo de enredos de enemigos cercanos y puñaladas a la vuelta de la esquina es que se le den vueltas a las expectativas, se intrigue al espectador y, en definitiva, se le sorprenda, pero es algo que no consiga.

Los personajes no solo son clichés -por ejemplo, Carmen Maura hace de la típica matriarca férrea que haría Concha Velasco en otra serie y Ernesto Alterio es otro señor cercano al régimen con bigotillo- sino que sus conflictos e intenciones son descaradamente obvios. Sabemos por dónde va a ir cada uno y nos olemos la tostada antes de que se queme, lo que provoca que los mecanismos del thriller se desactiven, pero tampoco lucen los del drama. Es en ese sentido donde la sombra de Las chicas del cable se hace más alargada: la serie de Bambú sí te daba lo que prometía y, a veces, un poquito más.

Más allá de eso, se aprecian ciertas ínfulas artísticas que no casan con un producto que no pasa de entremés netflixero. La dirección busca la grandilocuencia y es fácil encontrar la aspiración almodovariana (ese plano del primer episodio recorriendo el cuerpo del bailarín acostado…), pero ni la realización consigue algo más que el retrato de un decorado bonito ni a los actores se les saca buen partido (algunos se salvan y otros se caen con todo el equipo). ¿Susto o muerte?

‘Alguien tiene que morir’ está disponible en Netflix.

‘Dexter’ vuelve y no sabemos si estar a favor o en contra
Michael C. Hall volverá a ponerse en la piel de nuestro asesino en serie favoritofueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir