Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Alias Grace’, otra gran adaptación de la obra de Margaret Atwood

Tiene todos los elementos para conquistarnos después de ‘The Handmaid’s Tale’

Sarah Gadon como Grace Marks. (Fuente: Netflix)

Esta crítica no contiene spoilers.

Los astros se han alineado a nuestro favor para que podamos disfrutar de las adaptaciones de dos obras de Margaret Atwood en el mismo año. Después del éxito que representó The Handmaid’s Tale, ahora nos llega en formato de miniserie de seis episodios Alias Grace, que adapta la novela homónima que publicó la autora canadiense en 1994.

En este caso, el género es ficción histórica, Atwood narra el caso real de Grace Marks, una inmigrante irlandesa que llegó a Canadá en el siglo XIX y a los 16 años fue condenada y encarcelada por el asesinato del ama de llaves de la casa en la que trabajaba como criada. Una criada diferente a las de The Handmaid’s Tale, que también vivió una vida llena de penurias y maltratos en una época que bien parece una distopía.

Además de la cofia que lleva en la cabeza, Alias Grace guarda algunas otras similitudes con la serie que adaptó El cuento de la criada: la protagonista nos cuenta su historia en primera persona; la voz en off nos permite acceder a sus pensamientos, los cuales contradicen en ocasiones sus acciones, y hace un retrato y crítica tanto de la sociedad como de la situación de la mujer en la época en la que se desarrolla.

Crítica: Sí, ‘The Handmaid’s Tale’ es la mejor serie del año
‘Night’ le pone el broche de oro a una temporada excepcionalfueradeseries.com

Atwood se basó en los documentos públicos del juicio de Grace Marks, correspondencia y recortes de periódicos de la época y, para construir su relato, creó al personaje de Simon Jordan, un alienista (nombre que se le daba a los psicólogos en la época) contratado por un grupo interesado en que analice a Grace y elabore un informe que sirva para demostrar su inocencia.

Para ello, deberá ayudarla a revisitar los hechos que ella asegura no recordar. A través de los monólogos interiores de Grace y de las conversaciones que mantiene con el doctor, iremos conociendo su historia, pasando por todos los momentos que han definido su vida, hasta el tiempo actual de la narración.

Los temas de los que habla ‘Alias Grace’

Ambientada en la Canadá de mediados del siglo XIX, Alias Grace, explora la situación política del momento, las diferencias de clases, la injusticia, la pobreza, la represión y la opresión. Por momentos, la historia también tiene algo de cuento de terror gótico, debido al tono de la narración de Grace, la influencia de los sueños y las imágenes del subconsciente, y a las supersticiones, como ventanas que deben abrirse para que los espíritus puedan escapar.

La obra de Atwood y la miniserie exploran las dualidades en las que siempre son encasilladas y encerradas las mujeres: ángel o demonio, manipuladora o víctima, ingenua o loca. En este caso, Grace es una mujer condenada por asesinato a quienes muchos juzgaron por su apariencia: parece tan dulce y bonita que es incapaz de haber cometido un crimen tan atroz; parece tan dulce y bonita que es capaz de seducir a todos y destruirlos.

Al estar basada en un caso real, Alias Grace también explora el misticismo que rodea a los criminales hasta convertirlos en celebridades y la fascinación que nace del morbo innato del ser humano que siente un extraño placer al creer haber descifrado sus motivaciones.

Edward Holcroft es Simon Jordan en ‘Alias Grace’. (Fuente: Netflix)

La brutalidad de las historias de la vida de Grace parecen ejercer un efecto de miseria pornográfica y seductora en el personaje de Simon Jordan. Grace es consciente de cómo la ve el mundo y de que las opiniones sobre ella no cambiarán una vez se hayan fundado, por eso, decide reapropiarse de esa imagen creada en los colectivos imaginarios y construye su propia narrativa según el interlocutor que tenga al frente. Decidiendo qué, cómo y cuánto contar en cada momento. Alias Grace es una historia sobre cómo recordamos y contamos las historias. Grace es lo que llamaríamos una narradora no fiable pero, ¿no lo somos todos?

Sarah Gadon y Paul Gross. (Fuente: Netflix)

Los puntos fuertes de la miniserie:

  • Sarah Gadon (11.22.63) como Grace. En la primera escena de la serie captura todos los matices de su personaje, su narración es totalmente magnética y consigue transmitir todas las sutilezas y manipulación del tono que requiere la construcción de su historia. Los momentos en los que continúa su narración sin la presencia del interlocutor son fascinantes.

Rebecca Liddiard y Sarah Gadon en ‘Alias Grace’

  • Rebecca Liddiard (Slashers) como Mary Whitney. Es un personaje vital en la vida de Grace, la inspiró y significó su despertar a muchas realidades, la actriz enamora al espectador y sus escenas juntas son memorables.
  • Alias Grace es la historia de Grace, pero en el reparto también destacan el director David Cronemberg, como el Reverendo Verringer; Edward Holcroft (London Spy, Wolf Hall), como el Doctor Simon Jordan; Anna Paquin, como Nancy; y Zachary Levy (Chuck), como Jeremiah.

Anna Paquin como Nancy. (Fuente: Netflix)

  • La construcción del relato nos atrapa episodio a episodio, aunque nos estén contando un cuento. Cuando acaba uno, queremos seguir, al igual que Simon, la historia donde decidió dejarla Grace; ella marca el ritmo y nosotros bailamos a su compás.
  • La adaptación de Sarah Polley (Stories We Tell, Take This Waltz) sabe ser fiel a la novela evocando los momentos más importantes y las frases más memorables, y obviando algunos detalles de los que, como ha quedado demostrado, podía prescindirse sin afectar el resultado final. Se nota que ama, admira y respeta la obra original.
  • Quizá el punto que pueda parecer de entrada menos fuerte es el apartado técnico. Los seis episodios fueron dirigidos por Mary Harron (American Psycho) y, si bien Alias Grace no tiene los niveles de producción de The Handmaid’s Tale, sí tiene momentos muy inspirados y, sobre todo, no tiene miedo alguno en mostrar la brutalidad descarnada de las situaciones que así lo requerían, efecto que se ayuda con el montaje.

Margaret Atwood hace un cameo en uno de los episodios. (Fuente: Netflix)

Notas al margen

Paquin, Polley y Atwood en el set de rodaje. (Fuente: virago.co.ok)

  • Este es un proyecto muy personal para Sarah Polley. En este artículo de New York Times la actriz y directora explica que leyó la novela Alias Grace a los 17 años, dos años después de su publicación, y le causó un efecto tan poderoso que le envió una carta a Margaret Atwood diciendo que estaba interesada en los derechos cinematográficos de su obra. Una carta que la autora recuerda con candidez y por la que siguieron escribiéndose durante todos estos años.
  • En aquel momento, Polley era actriz en una serie de Disney llamada Camino a Avonlea y le quedaba mucho por recorrer. Aunque Cate Blanchett y Jodie Foster fueron nombres contemplados para darle vida a Grace en la gran pantalla, la vida le permitió a Sarah Polley cumplir su sueño 20 años después.
  • La verdad sobre lo que ocurrió aquel 28 de julio de 1843 en Toronto nunca llegó a conocerse y Margaret Atwood dice que fue eso precisamente lo que la inspiró para escribir la novela.

Las notas de Fuera de Series:

En Fuera de Series puntuamos nuestros análisis en una triple escala de 1 a 5, inspirada en la que usa Little White Lies, en función de lo deseosos que estábamos de ver la serie (“Antes”), lo que nos ha parecido viéndola (“Durante”) y las ganas de ver más y de comentarla con más gente tras hacerlo (“Después”)

Antes: 4

Leí la novela a principios de este año y si la hubiera leído a mis 17, yo también le habría escrito una carta a Margaret Atwood. Me fascinó la narración de Grace y se convirtió desde ese momento en uno de mis libros favoritos de la vida.

Durante: 4,5

Desde el primer momento Sarah Gadon me convenció de que estaba viendo a Grace y fue un placer ver sus expresiones y escuchar las frases que más recuerdo de la novela. Me encantó la adaptación, la narración es magistral y disfruté mucho con el ritmo en el que me fue tejiendo la historia.

Después: 4,5

Si los valores de producción hubieran sido más altos sería una miniserie perfecta, en cualquier caso, el relato engancha, la historia es fascinante y, como en todo true crime, la verdad es inalcanzable y eso hace que sea más apasionante.

En qué se diferencia la serie ‘The Handmaid’s Tale’ del libro de Margaret Atwood
Comentamos los principales cambios en la adaptación sin spoilers para los futuros lectoresfueradeseries.com

‘Alias Grace’’ está disponible en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir