Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Black Mirror’ 5×02— ‘Smithereens’

Andrew Scott es lo mejor de un episodio que funciona a ratos, a pesar de no cumplir con las expectativas de la serie

Andrew Scott y Damson Idris. (Fuente: Netflix)

Con una quinta temporada de solo tres episodios, Black Mirror parece volver a sus orígenes en Channel 4, pero la verdadera razón detrás de la reducción de episodios con relación a las últimas temporadas en Netflix, se debe a Bandersnatch, la película interactiva que se estrenó en diciembre de 2018. Según explicó Charlie Brooker a Digital Spy, ese especial estaba planeado como un episodio más de la quinta temporada, y se rodó después de Striking Viper, una de las historias que se estrena hoy: “Conforme íbamos avanzando fue cada vez más claro que Bandersnatch era el equivalente de una temporada completa.

Uno de los tres nuevos episodios es Smithereens, escrito por el propio Brooker y dirigido por James Hawes (El Alienista, Snowpiercer, Penny Dreadful), con Andrew Scott como protagonista, a quien hemos visto recientemente en Fleabag, y que aquí da vida a Chris, un conductor de un servicio tipo Uber, que convierte en rehén a uno de sus pasajeros.

Smithereens no se siente particularmente como un episodio de Black Mirror y bien podría no formar parte de su universo. En este sentido, es similar a Shut Up and Dance (3×03), en el que la tecnología no jugaba un papel tan relevante y que estaba centrado en la psique del protagonista. Como también podría ser Locke, la película de de Steven Knight que protagonizó Tom Hardy, en la que pensé mientras lo veía.

Sí, una aplicación móvil es el detonante pero, al no ofrecer ninguna lectura visionaria de su uso, parece reducirse a una referencia tangencial o una simple excusa para ubicar la narración en el contexto tecnológico de la serie. Puede que esta débil conexión no juegue a favor de este episodio cuando se pregunte por los más memorables, sin embargo, Smithereens es una hora de televisión intensa.

Que el episodio funcione, a pesar de no cumplir las expectativas de una historia de Black Mirror y de alguna caracterización de personaje paródica, (Billy Bauer) se debe en gran parte al trabajo de Andrew Scott, que ofrece un amplio espectro de matices en una interpretación dramática y vulnerable, de esas que drenan emocionalmente a un actor. Chris es una persona inestable emocionalmente que nos irá revelando poco a poco todas sus capas, hasta que comprendamos cuáles son sus verdaderas motivaciones.

(Fuente: Netflix)

En un principio, podemos pensar que su sentimiento predominante es la rabia o que su objetivo es la venganza, pero para el final, descubrimos que es el sentimiento de culpa lo que lo corroe y que solo quería confesar, esperando que esa confesión sirviera para cambiar algo. Su confesión no cambiará nada, por supuesto y, tal como vemos, la vida sigue su curso al instante posterior de su fundido a negro, pero al menos sirvió para que la mujer a la que había conocido pudiera buscar alguna respuesta sobre el suicidio de su hija. Nosotros no sabremos si las encontró.

Siempre quedan algunas moralejas. La más obvia, quizá demasiado, es la de la adicción a la pantalla, que hace que el pasajero (Damson Idris también está intachable en su papel) ni siquiera se dé cuenta de que se ha desviado de su ruta y que, en el caso del accidente mortal que produjo Chris, ya ha sido protagonista de múltiples campañas de seguridad al volante. Otra, puede ser recordarnos el poder que tienen las empresas tecnológicas como Smithereens, capaces de acceder a información, elaborar perfiles y ubicar geográficamente a personas mucho más rápidamente que los organismos de seguridad nacional.

Y, por último, una que en el episodio no tiene mayores consecuencias (porque el protagonista solo representaba un peligro para sí mismo), la del peligro de lo que podemos llamar síndrome del reportero, que lleva a los ciudadanos a reportar en sus redes sociales los avances de las investigaciones policiales en directo, sin ser conscientes de que así alertan a los criminales y les dan todas las ventajas.

Este tipo de historias tan emocionales y de motivación psicológica, suelen funcionar mejor a un nivel más íntimo, por lo que los numerosos coches patrullas, francotiradores, un negociador, el comité en la sede de la empresa en Los Gatos, el FBI y Billy Bauer, en su casa retiro a lo Ex-Machina, pueden sentirse demasiado accesorios para lo que era realmente importante, el peso de vivir con una culpa de la que nadie te hace responsable.

Todas las críticas de la temporada 5 de ‘Black Mirror’

La quinta temporada de ‘Black Mirror’ está disponible completa bajo demanda en Netflix.

Podcast: Review — ‘Bandersnatch’ (ep.69)
¿Quieres escuchar este podcasts o matar a tu padre?fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir