Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘BoJack Horseman’, redención y privilegio en la temporada 6A

Esta es la mejor serie que ha hecho Netflix y el principio de su final es extraordinario.

(Fuente: Netflix)

Esta crítica se ha escrito después de ver los ocho episodios de la temporada 6A de ‘Bojack Horseman’. Contiene spoilers.

Quienes vemos BoJack Horseman sabemos que es muy buena y aún así a veces olvidamos los niveles de profundidad emocional y creatividad narrativa a los que es capaz de llegar. Cuando nos llega el momento de ver una nueva tanda de episodios es cuando la ponemos en perspectiva y volvemos a caer rendidos a sus pies.

La serie de Raphael Bob-Waksberg se las ha ingeniado cada año para sorprendernos y no es nada fácil. Sabe jugar con las posibilidades ilimitadas del medio para regalarnos siempre un episodio que juega con lo formal; en esta ocasión lo hace con Surprise! (6×04), una farsa absurda y alocada que se desarrolla en un solo espacio y nos hace reír con sus ocurrencias porque, además de haber construido un complejo relato alrededor de la depresión, Bojack Horseman respeta el contrato que firmó con los espectadores: no olvida que el humor es un ingrediente importante de una fórmula que ha sabido perfeccionar de forma equilibrada.

(Fuente: Netflix)

Ese episodio de la fiesta sorpresa, astutamente colocado en la mitad de esta entrega, aligera el peso de lo que vendrá después, el inicio de un viaje que nos deja con el corazón roto. Pero antes de llegar a ese punto, hay un sinfín de momentos en los que podríamos detenernos; de la huelga de los asistentes a la broma sobre David. O Russell, pasando por la integración vertical o el comentario de las películas dirigidas por mujeres, esta es una serie textual, intertextual y metatextual que está repleta de referencias a la que podemos sacarle jugo solo con lo que hay en el fondo de los planos.

Con BoJack en rehabilitación, Princess Carolyn con Ruthie, Diane con Guy en su nuevo trabajo y Todd con su padre, hemos tenido a los personajes principales separados la mayor parte del tiempo, cada uno enfrentándose a sus miedos e intentando hacer las cosas lo mejor que puede. En este sentido, la temporada ha estado muy bien diseñada y ha honrado la estructura episódica que tantas veces se diluye en las series de Netflix. Los episodios de Diane y Princess Carolyn (como en años anteriores) son preciosos e introspectivos y cada uno es digno de tener un artículo aparte, porque BoJack siempre ha sido y será el protagonista de esta historia, pero las mujeres de la serie (y de su vida) han reclamado el lugar que se merecen.

(Fuente: Netflix)

Estos tres personajes -protagonistas de una serie animada que, además, y supuestamente, es una comedia-, han experimentado viajes de transformación que no solemos ver en muchas series, y esta primera tanda de la temporada final los coloca a todos en una situación vital que ninguno de nosotros podría haber esperado hace cuatro años. Son tres adultos que han sabido leer su realidad y adaptarse a ella, aceptando sus limitaciones, dándole la bienvenida a nuevos retos y aprendiendo a asumir las responsabilidades de sus actos.

En cuanto a BoJack, después de tomarse un poco en broma el proceso de rehabilitación, pasó a depender de ese entorno seguro, porque temía carecer de la fortaleza necesaria para mantenerse alejado de esa espiral de autodestrucción que siempre arrasa con víctimas colaterales. El primer paso importante que dio en la terapia (narrado de forma brillante), fue llegar a ese momento decisivo en el que no podía culpar a nadie más que a él mismo del origen de sus adicciones. Como testigos de ese viaje interior, cuando acaba el episodio empatizamos con él, porque a pesar de todos los errores que ha cometido, solo era un niño y ya sabemos la infancia que tuvo, pero el personaje fue honesto consigo mismo y no eligió el camino más fácil.

Después de seis meses, decide volver a la realidad (escapando de los fantasmas de una casa que nunca ha sido su hogar) y decide hacer un viaje literal para reconectar con las personas más importantes para él; no para reclamar un lugar en sus vidas, sino para pedir perdón, para darles reconocimiento o para ayudarlos, como hace con Diane, sin hacer alardes y sin esperar nada a cambio.

(Fuente: Netflix)

Se encuentra con Sharona en su primera reunión de alcohólicos anónimos, que acepta sus disculpas y le corta el pelo, dejando ver sus canas, va a buscar a Hollyhock y se postula para un trabajo de profesor de arte dramático en la universidad de Wesleyan. BoJack ha empezado su proceso de redención, y sentimos que se la merece, porque vemos que realmente ha trabajado para llegar ahí y se ha convertido en la mejor versión posible de sí mismo; una que no esperaba ni él ni nadie.

Pero aunque nosotros estemos dispuestos a perdonarlo, y él esté en proceso de creer que en algún momento podrá perdonarse a sí mismo, la serie se reserva el último episodio de este principio del fin para decirnos que el relato de esta serie es mucho más ambicioso y complejo emocionalmente que los de otros antihéroes de series de prestigio, como Don Draper o Walter White. BoJack Horseman es la mejor serie que ha hecho Netflix.

Las primeras palabras que escuchamos en la temporada son “Sarah Lynn…”, y lo que sentimos en ese preciso instante ha definido la temporada, aunque nos hayamos distraído por el camino. Su ausencia se ha sentido presente en todos los episodios,como un cielo estrellado encerrado en una botella de plástico llena de vodka. El fantasma de la inmensa culpa por su muerte ha ayudado a BoJack a convertirse en una mejor persona, pero todo lo que pasó con ella, con Gina Cazador o con Penny Carson fue terrible, y ha tenido consecuencias en ellas y sus familias (y las tendrá en la gente cercana a él, en los que lo ayudaron a encubrir sus actos, en los que desconocen lo que ha hecho), de las que él se ha librado hasta este momento por su situación de privilegio, pero los guionistas están dispuestos a hacerse cargo de ello.

(Fuente: Netflix)

No se me ocurre una forma más interesante, inteligente, dolorosa, profunda y tremendamente actual de abordar la etapa final de BoJack Horseman. Serán unos últimos episodios que nos harán cuestionarnos sobre todas esas cosas que creemos tener tan claras sobre los héroes caídos. Después de tramas como la de Gina, en la que vimos el trauma que acarrea desde el incidente con BoJack y cómo es ella quien se ve lastradas sus oportunidades laborales, a pesar de ser una gran profesional, mientras él intenta reconstruir su vida, podemos confiar en que el final de esta serie será extraordinario. Nos hará pensar, repensar y, por supuesto, nos dejará caer sin piedad de para que nos rompamos en mil pedazos.

Comparto lo que dijo Dani López en su crítica de la temporada 5: “BoJack Horseman es demasiado buena para poder comentarla”, pero tenía que intentarlo.

‘BoJack Horseman’ está disponible en Netflix.

Crítica: ‘BoJack Horseman’ es demasiado buena para que pueda comentarla
Con su 5ª temporada, la serie de animación de Netflix deja el listón muy altofueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir