Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Dark’ demuestra que un mal final puede estropearlo todo

Cuando una serie lleva al espectador al hastío y la repetición

AD

En Winden solo hay dos climas: la lluvia y la niebla (Fuente: Netflix)

Esta crítica se ha escrito tras ver el final de la tercera, y última, temporada de ‘Dark’.

El camino de Dark ha sido complicado; es de esas propuestas que reclama atención y tener el croquis muy claro. No es que la serie de Netflix sea difícil, es que utiliza escenas cortas con cronología desordenada y las solapas en diferentes cambios de tiempo. Explicada linealmente sería fácilmente entendible, pero de esta forma nos reclama un salto al vacío de la confianza.

Por otro lado, Dark es de esas series en las que el lugar al que vas es importante. El camino se disfruta, pero se pone claramente el dedo sobre el desenlace y esa apuesta corre el riesgo de hacer que no valga la pena; y creo que la serie alemana se encuentra peligrosamente cerca de ese punto.

(Fuente: Netflix)

Las tres temporadas han estado llenas de frases de autoayuda que al final podíamos llegar a acabarlas solo con que arrancaran, pero una vez metida en ese viaje, había que ver a dónde iba. Y francamente, para este viaje no hacían falta tantas alforjas. Si al final la solución a todo es una carta escondida en la manga que nos abre una tercera realidad, la buena, la que no es de marca blanca y la que hay que respetar, quizás se podría haber resuelto antes. Nos han tenido reteniendo un montón de tramas secundarias realmente para nada y por el camino se ha perdido la oportunidad (complicadísima, eso sí) de que todo encajara en sincronía.

En uno de los episodios finales nos preguntan si hay forma de salir del laberinto y cuánto cuesta. Y sí, la hay, pero es algo tramposa y quizás no hacía falta someter a los personajes a ese desgaste una y otra vez, haciendo que lo que deseara fuera que acabaran con todos cuanto antes y dejaran de sufrir. Por el camino nos han hecho retroceder múltiples veces bajo la excusa de que el que había guiado engañada. Y vuelta a comenzar. Es muy cansado y, si le sumamos la oscuridad, el gusto por introducir discursos aparentemente profundos y retahílas de imágenes en silencio, muy exquisito tiene que ser el final para que me convenza.

Dark tenía la complicada posibilidad de convertirse en una serie de ciencia ficción que no solo enganchara a sus coetáneos, sino que permaneciera en el recuerdo y el tiempo y reapareciera como uno de esos títulos a ver si te gusta el género. Habiendo visto el final, y esperando algo más sutil, me parece que se ha perdido una oportunidad de oro.

Las tres temporadas de ‘Dark’ están disponibles en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir