Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Doom Patrol’ puede corregir su rumbo vacilante en la temporada 2

El nuevo volumen entrega momentos de emoción, pausa y tacto nunca antes vistos en la serie, que puede verse en HBO España

Brendan Fraser interpreta a uno de los integrantes de esta patrulla. (Fuente: DC Universe)

Esta crítica se ha escrito tras ver los dos primeros episodios de la segunda temporada de ‘Doom Patrol’ y no contiene spoilers.

Podemos convenir que ver la primera temporada de Doom Patrol debe de ser una sensación parecida a vagar 40 largos años por el desierto, como el pueblo de Israel. La serie desarrollada por Jeremy Carver sobre cómics de DC, que se presentó en sociedad hace algo más de un año, tenía innumerables fugas en sus burlescos neumáticos y el camino a través de sus eternos quince episodios (sobre todo en un visionado tipo comilona) a menudo resultaba un periplo tortuosísimo. Como por arte de magia, o quizá por un delirio nacido de la insoportable decepción de su chapucero primer arco, el arranque de la segunda entrega de Doom Patrol parece proponerse enmendar todo eso.

No faltaron en esa quincena de cortes las excentricidades propias del tebeo, que el escritor Grant Morrison elevó hasta sus más altas cotas en la etapa que lideró en unos tempranos 90. Estaba allí, por ejemplo, y como frontis de todo un carnaval de imaginación surrealista emanado de sus páginas, el personaje de Danny, una calle inteligente de género no binario que se teletransporta. El año pasado, sin embargo, vimos en nuestros reproductores de HBO España (donde está disponible en nuestro país; frente a los DC Universe y HBO Max yanquis) el toque Morrison convertido en un chiste, una pantomima regada de supuestos revulsivos que agotaban su estamina a los seis o siete episodios, como ese cada vez más insufrible Mr. Nobody, un insulso narrador travieso.

Los dos envites que abren la segunda temporada, sin embargo, fijan un rumbo mucho menos vacilante. El primero se dedica a cerrar lo que quedó en el aire al final de la primera entrega mientras se plantan nuevas semillas, como los deseos de Rita Farr, la mujer de forma cambiante, de convertirse en una superheroína de pleno derecho, o los horribles secretos que esconde la hija del ahora vituperado Niles Caulder, otrora un remedo de Charles Xavier para esta Patrulla Condenada. Hecho el trabajo sucio de afianzar la continuidad, un inspirado segundo capítulo entrega momentos de emoción, pausa y tacto nunca antes vistos en Doom Patrol.

La serie sintoniza con la misma tendencia a la sobredimensión en virtud de la cual Carver y el todopoderoso Greg Berlanti, que supervisa, dedicaron en 2019 episodios completos a abordar asuntos que, en una serie más inteligente, se habrían estrujado dentro de la trama, engordándola, haciéndola densa y robusta. Recordemos ese infame episodio botella (¿no lo son todos?) en el que una rata intentaba destruir a Cliff, el robot al que interpreta Brendan Fraser. Las admoniciones de esta temporada, todas presumiblemente derivadas de la discusión sobre los destrozos que causa la excepcionalidad entre lo cotidiano, columna vertebral del género superheroico, son más delicadas y utilizan los casos de la semana para explicarse.

La principal aspiración de las grandes obras de género (esto es, tratar temas capitales desde la fantasía con casi más atino que las aproximaciones realistas), que Doom Patrol se arroga valientemente, parece plausible en las escenas de Rita descubriendo que con cada misión que realizan como supergrupo se pudren un poco más como personas, o la bella secuencia que cierra el segundo episodio, con un Larry (el exmilitar que esconde dentro de su cuerpo un ente cósmico afásico) envuelto en un poético follaje naranja que después se revela como un posible enemigo.

El desfile de rostros estragados y apropiaciones pop art inspirado por el cómic original, con suerte, dará paso en esta segunda temporada a guiones y motivos más sensibles y apetitosos, sin perder nunca de vista esa fresca afinidad con las formas del trash cinematográfico (la consanguinidad con el soporte hermano es también evidente en el formato, un agradecido 2.35:1 que da lustre cada plano). La Patrulla Condenada debe abandonar con suavidad su vocación justiciera y abrazar, formal y narrativamente, su verdadera razón de ser como grupo de apoyo.

‘Doom Patrol’ está disponible en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir