Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘El Ministerio del Tiempo’ lo da todo para cerrar la temporada 4

La serie ofrece su primer vistazo al futuro en un capítulo que, de paso, cierra también la ficción

(Fuente: David Herranz/TVE)

Esta crítica se ha escrito tras ver el final de la cuarta temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’.

El Ministerio del Tiempo está acostumbrándose a cerrar temporadas como si fueran el adiós definitivo de la serie. Lo hizo en la tercera, pero allí faltaba un componente fundamental para dar una verdadera sensación de conclusión, de punto y final (o aparte, como mínimo): Julián. Su obsesión por salvar a su mujer (cuyo atropello es uno de los detonantes de la ficción) ha sido una de las grandes motivaciones del personaje, algo que él nunca ha olvidado. En un verdadero final para El Ministerio del Tiempo tenía que incluirse uno que cerrara el círculo para ese personaje.

Porque este Días de futuro pasado y su guiño a X-Men (unidos a los de Blade Runner y Los intocables de Eliot Ness, entre otros, que se ven en el episodio) funciona perfectamente como un final de serie, sobre todo en lo referido a Salvador. El personaje de Jaime Blanch ha ganado algo más de protagonismo en esta cuarta temporada, un protagonismo que nos mostraba algunas de sus debilidades personales (el inventor Emilio Herrera, por ejemplo) y que potenciaba también su punto ciego: su lealtad al Ministerio.

La serie siempre se ha preocupado por distinguir entre las instituciones y las personas que trabajan en ellas. Son estas las que pueden convertir una institución en estricta, cruel y desalmada, y también son las que tienen la capacidad de reconducirla para que trabaje de verdad por el bien del país. Salvador ha sido siempre el garante de la labor original del Ministerio, quien no la pierde de vista en medio de las pérdidas personales que sus agentes acaban sufriendo. Su entrega excesiva a su deber lo lleva también a cruzar líneas que creía inamovibles.

Matar a un bebé es la más crucial de todas. ¿Está justificado para salvar a España de un futuro devastador? Es el dilema sobre el que se han construido muchas misiones. ¿Vale todo con tal de cumplir los propósitos del Ministerio?

(Fuente: David Herranz/TVE)

A la propia serie podría aplicársele la misma pregunta. Todas las temporadas hay espectadores muy pendientes de vigilar si las idas y venidas temporales tienen sentido, si hay algún fleco suelto en la resolución vía puertas de las tramas, si este viaje al futuro por obra y gracia del anacronópete “se carga” las reglas propias de la serie… Aunque lo parezca a simple vista, no todo vale. La máquina de Enrique Gaspar abre la posibilidad de cambiarlo todo, pero se restringe a las rastreras acciones de ese Juan Salcedo que se entrega a la prevaricación máxima con tal de hacerse rico a costa del pasado, del presente y de todo, en realidad.

Lo que importa es el viaje de los personajes, de ese Salvador convencido de que debe sacrificarse para no corromper la esencia del Ministerio, o de ese Pacino entregado al romanticismo, o esa inspectora Ayala a la que vemos poco, pero cuya perspicacia la convierte, eso es verdad, en buena candidata a futura agente. El círculo cerrado con Julián y su esposa (y ese bebé que acabará teniendo a una hija revolucionaria) y la nueva etapa que se abre con Ernesto como nuevo subsecretario (e Irene en su propio departamento de historia de las mujeres) es, si finalmente hay continuación, un punto de partida más que interesante para otras aventuras.

La cuarta temporada ha recuperado un sentido aventurero y de reivindicación de figuras históricas que ha figurado siempre en el ADN de El Ministerio del Tiempo. Algunas tal vez habrían necesitado que pasáramos un poco más de tiempo con ellas (como Clara Campoamor), pero es una labor que continúa siendo loable.

Se ha echado de menos ver algo más a la nueva incorporación, Carolina, aunque aprovechó bien el capítulo en el que debía seguir a Pacino en sus viajes al pasado para intentar arreglarlo, y el cierre que se da a Lola es de lo más apropiado. Queda la sensación de que veríamos un Ministerio ciertamente cambiado si hubiera quinta temporada.

‘El Ministerio del Tiempo’ está disponible en RTVE A la carta y en HBO España.

‘El Ministerio del Tiempo’: Irene Larra iba a morir en la primera temporada
Cayetana Guillén Cuervo nos cuenta este secreto de la serie en el último FDS Live!fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir