Fuera de Series Fuera de Series

AD

Críticas

Crítica: ‘Elite’ es un adictivo cóctel de thriller, sexo y drama

La serie de Netflix no pide disculpas por ser la nueva ‘Gossip Girl’

Itzan Escamilla es uno de los protagonistas de ‘Elite’. (Fuente: Manuel Fernández Valdés/Netflix)

Gossip Girl, Crueles intenciones y hasta un poquito de Big little lies. Y de The OC. En la coctelera de referencias de Elite hay muchas historias que mezclan asesinato, gente guapa y con mucho dinero (y que se aburre de tener mucho dinero), gente pobre desesperada y un protagonista cuya vida se vuelve del revés. El principal punto a favor de la segunda serie española de producción propia de Netflix es que ese cóctel está bien conseguido y, sobre todo, tiene un alto factor de enganche.

Elite, que se estrena el 5 de octubre, se centra en tres adolescentes de clase trabajadora (Samuel, Cristian y Nadia) que reciben una beca para estudiar en el exclusivo colegio privado Las Encinas después de que su instituto público sufra un derrumbe. Ninguno de los tres ha estado nunca cerca de los hijos de la clase alta, los empresarios sin escrúpulos y los grandes de España, y a su vez, éstos no quieren ni rozarse con esos “plebeyos”. Tipos como Guzmán se dedican rápidamente a dejar claro que están entrando en su territorio sin permiso, y que se lo van a hacer pagar.

La gran ventaja inicial de Elite, creada por Carlos Montero y Darío Madrona, es que tiene un primer episodio muy potente, que se sale de la tendencia en las series de Netflix a tener un arranque tirando a lento y, a veces, hasta aburrido. Confían demasiado en que el espectador va a ver, como mínimo, la mitad de la temporada simplemente porque la tiene disponible, y se obsesionan con la serialización extrema de su trama.

Elite, por el contrario, aspira a enganchar a sus seguidores desde el momento en el que Tú por mi, de Christina Rosenvinge, cierra el primer capítulo. Sabemos que hay un asesinato, que uno de los chicos nuevos está relacionado de algún modo con él y que está motivado por esa tensión generada por el derrumbe del instituto del pueblo. La temporada intercala los interrogatorios a los protagonistas durante la investigación policial con todo lo que ocurrió cuando Samuel, Nadia y Cristian entraron en Las Encinas por primera vez, y va respondiendo muchos de los enigmas que se plantean al principio.

Y, curiosamente, al tratar cada capítulo como eso, un capítulo individual, logra enganchar bastante más que otras series que optan por obviar la estructura episódica de la ficción televisiva.

Ser adictiva es, de hecho, lo más notable de unaElite que no pide perdón en ningún momento por ser como es. Hay jóvenes entregados a juegos sexuales dignos de Las amistades peligrosas, coqueteos con las drogas y un protagonista central, Samuel, que se ve puesto a prueba de una manera que no esperaba. Es tímido, con un hermano mayor de personalidad intimidatoria, y su contacto con el mundo de grandes ventanales acristalados y camisas con las iniciales bordadas de Las Encinas está lleno de trampas porque le llama la atención la chica que menos debería hacerlo.

Guzmán y Marina, dos de los alumnos ricos de Las Encinas. (Fuente: Manuel Fernández Valdés/Netflix)

El envoltorio de thriller sexy está bien aprovechado, y se utiliza para colar algunas historias sobre la dificultad para encajar de chicos que pertenecen a otra cultura (o que están explorando su identidad sexual) que podrían haber aparecido en la anterior serie de Carlos Montero, Física o químicaLos misterios no se alargan más de la cuenta (para el segundo capítulo tenemos una idea bastante clara de casi todos los secretos que los personajes intentan ocultar) y, aunque se corre el riesgo de abusar de las revelaciones a última hora, los cliffhanger resultan bastante efectivos.

Elite no es una serie juvenil que aspire a ofrecer un panorama más o menos realista de cómo son los adolescentes. Para eso está Skam España y, si lo que queremos es algo descarnado tipo Skins, ésta no es la serie para nosotros. Porque la ficción de Netflix está mucho más siguiendo las enseñanzas de Gossip Girl, con el componente añadido de averiguar quién de todos sus personajes es un asesino.

Notas al margen

  • Tres de sus protagonistas ya coincidieron en el gran fenómeno en Netflix del año pasado, La casa de papel. Son Jaime Lorente, Miguel Herrán y María Pedraza.
  • Miguel Bernardeau, uno de los niños pijos de Las Encinas, es hijo de Ana Duato y el productor Miguel Bernardeau. Otra de ellos está interpretada por la actriz mexicana Danna Paola, que tiene un nutrido club de fans en su país.
  • Elite destaca por el uso de canciones de artistas españoles en su banda sonora. Sólo en sus primeros tres episodios se escuchan, por ejemplo, El momento, de La casa azul, y Antes de morirme, de C. Tangana.

‘Elite’ se estrena en Netflix el 5 de octubre.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir