Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Estoy vivo’ empieza una segunda temporada de consolidación

La serie de La 1 introduce nuevos elementos para dar un salto adelante

Una misteriosa niña va a traer de cabeza a Márquez y el Enlace. (Fuente: RTVE)

Casi nadie esperaba la pasada temporada que un thriller sobrenatural y costumbrista de La 1 fuera a ser una de las revelaciones del año. Pero lo fue. Estoy vivo, con su historia de asesinos demoniacos y policías enviados por el Cielo de vuelta a la tierra para atraparlos, resultó ser una serie entretenida, con una mezcla bastante lograda del misterio, lo fantástico y el drama de personajes (más algunos toques de comedia) y con un grupo de actores muy bien conjuntado en el que destacaba un Alejo Sauras especialmente divertido como el Enlace.

Aquella primera temporada resolvía el objetivo por el que Vargas había regresado a la vida en el cuerpo de otro hombre, Márquez, y lo hacía mientras, de paso, profundizaba en las relaciones entre todos los personajes, y en cómo ese Márquez empeñado en seguir siendo Vargas las afectaba. Ése es uno de los defectos de ese personaje, que sigue anclado a su antigua vida, y las consecuencias de esa tozudez se van a notar con aún más fuerza en el principio de la segunda entrega, que arranca esta noche en La 1.

Quienes no vieran la serie en su temporada inaugural pueden reengancharse en los nuevos episodios sin problema porque, aunque empiezan justo en el momento en el que la serie se despidió el año pasado, resitúan a todos los personajes en el nuevo escenario que va a desarrollarse. Ese escenario incluye un salto temporal que descoloca a Márquez y el Enlace, que tienen que intentar adaptarse con rapidez a la diferente actitud con la que interactúan con ellos Susana, Laura o Sebas. La situación se les complicará más porque el primer capítulo introduce también la nueva trama para toda la temporada, una más escorada hacia el terror y los fantasmas que, de todos modos, no olvida los componentes demoniacos. Se abre en ese episodio inicial, pero sólo tenemos una toma de contacto.

La relación entre Susana y Márquez no va a pasar por su mejor momento. (Fuente: RTVE)

Porque ese primer capítulo tiene mucho trabajo para presentar las nuevas situaciones de todos los protagonistas. No es exactamente como si fuera un nuevo estreno, pero hay un notable elemento de reseteo, de empezar casi de cero en la temporada. Decimos casi porque lo que los personajes vivieron el año pasado no se borra así como así; que Susana y Yago (alias el Enlace) tuvieran una conexión personal, prácticamente una relación, es importante en la evolución de ambos personajes.

La construcción sobre lo que ya se tenía en la primera entrega es uno de los aspectos que apuntan a que Estoy vivo puede estar ante la temporada de su consolidación. El primer capítulo maneja bien la reintroducción de toda su premisa y no fuerza la aparición de lo sobrenatural.

La serie regresa con las ideas claras y una mayor apuesta por potenciar su aspecto visual, con una fotografía mucho más contrastada que en la primera. Quienes ya sean fans van a disfrutar bastante la vuelta, y los espectadores que tengan curiosidad por ver de qué va todo pueden subirse al carro sin mayores problemas. Estoy vivo no es una serie nueva, pero ofrece los suficientes elementos novedosos para que su temporada refresque el interés de la audiencia.

La segunda temporada de ‘Estoy vivo’ se estrena esta noche, a las 22:40, en La 1.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir