Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Euphoria’ aspira a mostrar sin tapujos a sus jóvenes

La serie de HBO no escatima nada en su mirada a la generación de Rue y sus compañeros de instituto

Zendaya y Hunter Schafer, en ‘Euphoria’. (Fuente: HBO)

Esta crítica se ha escrito tras ver los dos primeros capítulos de ‘Euphoria’ y no contiene spoilers.

En 1995, el fotógrafo Larry Clark debutaba como director de largometrajes con Kids, una polémica película que mostraba un día en la vida de varios adolescentes de Nueva York. Clark los mostraba drogándose y teniendo sexo sin protección sin ningún tipo de cortapisa, incluyendo hasta la violación de una chica dormida, y borracha, por parte de un chaval seropositivo que sabía que lo era. Aquel filme (que incluía a unas jovencísimas Rosario Dawson y Chloë Sevigny) se convirtió en el estándar a la hora de decidir si una historia con adolescentes era escandalosa (y hasta “pecaminosa”), y si era demasiado explícita.

En televisión, la nueva vara de medir fue Skins, ficción británica que seguía a varios chicos de Bristol de diferentes clases sociales, personalidades y experiencias vitales, y aspiraba igualmente a hacer un retrato sin paños calientes de sus problemas y de su día a día. La serie, que E4 estrenó en 2007, tuvo años después un remake en MTV que causó una gran polémica por tener a actores menores de edad en escenas sexuales, y es inevitable que ese recuerdo no sobrevuele en gran parte Euphoria, la serie juvenil de HBO que aprovecha al máximo estar, precisamente, en HBO.

Es un remake de una serie israelí, pero en realidad está contando una historia muy personal para su máximo responsable, Sam Levinson. Levinson ha reconocido en varias ocasiones que consumía todas las drogas que caían en sus manos cuando estaba en el instituto y que, con 16 años, se había resignado a saber que acabarían matándolo, y le daba un poco igual. Esa actitud se muestra en Rue (Zendaya), la protagonista de la serie, una joven que vuelve a clase tras haberse pasado el verano en una clínica de desintoxicación, pese a que desintoxicarse es lo último que se le pasa por la cabeza.

Rue intenta mitigar con opiáceos de prescripción médica su angustia adolescente ante la vida y las presiones que rodean a su generación. Además de a ella, Euphoria sigue a una chica que cree que el sexo es lo único que puede ofrecer a los chicos del instituto, al deportista estrella que tapa sus inseguridades con una arrogancia y una expresión de masculinidad excesivas y a uno de los hallazgos de la serie, Jules, una joven transgénero que experimenta con una app que la pone en contacto con hombres mayores.

Lo que vemos en todos ellos es como sus acciones están dictadas a menudo por lo que creen que se espera de ellos, y no por lo que ellos quieren. La manera en la que Augustine Frizzell y el propio Sam Levinson dirigen los dos primeros episodios busca que el público experimente el mundo igual que los personajes, y su mundo se mueve muy deprisa. Internet, las redes sociales, la facilidad para compartirlo todo a través del teléfono móvil y la ansiedad y la presión que eso, a su vez, provoca se reflejan en esos planos que se alejan con rapidez del personaje en su centro, o de las fiestas retratadas en ocasiones como si las viéramos a través de una nube.

Euphoria es muy explícita porque quiere que veamos exactamente cómo sus jóvenes experimentan la vida, y eso echará para atrás a algunos espectadores, que pueden considerarla exhibicionista. Es una crítica válida porque es una línea por la que la serie se desplaza siempre con el riesgo de excederse. No obstante, Rue es una protagonista a la que merece la pena seguir. Zendaya se sacude definitivamente de encima cualquier resto que le quedara de la etiqueta de “niña Disney” y aporta una enorme capacidad de empatía a alguien que va creando el caos allá por donde pasa.

No es una serie fácil de ver porque unos cuantos de sus personajes hacen cosas muy cuestionables, y a otros se les podría preguntar aquello de “por qué tienes una opinión tan mala de ti misma” que Anne Lister le dice a Ann Walker. Tampoco va a escandalizar porque puede, pero es inevitable que levante controversia.

‘Euphoria’ está disponible los lunes en HBO España.

Así es ‘Euphoria’, la serie con la que HBO se atreve con el género juvenil
Es un remake de un original israelí que supervisa Sam Levinson, director de ‘Nación salvaje’fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir