Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Homecoming’ entrega una correcta temporada 2

La serie cuenta las consecuencias de lo que vimos en la primera con otras protagonistas

(Fuente: Amazon)

Esta crítica se ha escrito tras ver la segunda temporada completa de ‘Homecoming’ y no contiene spoilers.

Lo que más llamó la atención de Homecoming cuando se estrenó era el protagonismo de Julia Roberts y el juego formal que proponía Sam Esmail, director de todos los episodios (que, además, solo duraban media hora). Heidi, el personaje de Roberts, tenía problemas de memoria, por lo que su trama en el presente se contaba en una relación de aspecto de 4:3. Lo que veíamos de su trabajo en el programa Homecoming, sin embargo, estaba en formato panorámico y era el pasado. Hasta que Heidi recuerda, y su 4:3 se abre hasta el 16:9 para que marcar ese momento.

El aspecto de thriller de conspiraciones de los 70, más los claros homenajes a Hitchcock en bastantes secuencias y la banda sonora hecha de pedacitos de otras bandas sonoras, completaban el puzzle que era la serie, que funcionó bien para Amazon Prime Video y, por tanto, fue renovada. El asunto es que esa segunda temporada iba a perder a Roberts y a Esmail, aunque este se mantiene como productor ejecutivo, y son los creadores del podcast original, Eli Horowiz y Micah Bloomberg, los showrunners de estos episodios, con Kyle Patrick Álvarez tras la cámara.

Con Janelle Monáe como nueva protagonista central, Homecoming prometía, o esa sensación daba, que contaría otra historia dentro de su mundo, pero en realidad ha optado por mostrar las consecuencias que tiene lo que Heidi descubrió en la primera entrega. Pasa de explorar cómo sus problemas de memoria esconden un enorme sentimiento de culpa a poner su atención en la empresa que está detrás de todo.

(Fuente: Amazon)

La codicia y la ambición corporativas es el tema de esta temporada. Arranca de una manera muy familiar en este tipo de historias, con una mujer que se despierta en una barca, en medio de un lago, sin recordar quién es ni cómo ha llegado allí, y su arranque es un misterio hitchcockiano en el que ella va encontrando pistas que, tal vez, puedan darle las respuestas que busca. Ahí puede recordarnos bastante a la primera temporada, pero enseguida entramos en los tejemanejes internos de Geist y en esa exploración de la hipocresía de las grandes empresas.

Esta segunda temporada de Homecoming está bien contada, con una dirección muy clásica del género y buenas interpretaciones, pero aporta poco más de lo que ya narró la primera. Monáe aguanta bien como protagonista y, de hecho, hay algún momento en el que estaría bien ver algo más de su personaje fuera de la historia principal, y también encontramos a una sólida Hong Chau (cuyo personaje adquiere nuevas capas con respecto a la primera entrega) y a unos Chris Cooper y Joan Cusack perfectos para sus papeles. Sin embargo, hay poco más que se eleve de esa definición de ser una temporada correcta a la que, por otro lado, ayuda enormemente mantener la duración de 30 minutos por episodio.

Es un entretenimiento de fin de semana más que digno. Su discurso sobre el funcionamiento de las grandes corporaciones es lo que la separa ligeramente de la primera temporada, pero tampoco resulta especialmente memorable. Está bien. Sin más. Ese puede ser el resumen más adecuado.

La segunda temporada de ‘Homecoming’ está disponible en Amazon Prime Video.

‘Homecoming’ o la serie sin Julia Roberts
Otra historia real de tu abuelo cebolleta de las series favoritofueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir