Quantcast
Crítica: ‘La otra mirada’ promete ser un drama de época feminista - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘La otra mirada’ promete ser un drama de época feminista

La serie de La 1 quiere hablar de la actualidad desde la Sevilla de 1920

Teresa sirve como detonante de las tramas de ‘La otra mirada’. (Fuente: TVE)

Sevilla, 1920. A una prestigiosa academia de señoritas llega Teresa Blanco, una mujer que fuma, lleva pantalones, que está soltera a pesar de que tiene edad para poder ser abuela en aquella época y que aplica unos métodos de enseñanza de Literatura muy diferentes de los que las alumnas están acostumbradas. Teresa también esconde un secreto que la obligó a huir de Lisboa e ir a Sevilla en busca de una de las chicas. ¿Por qué? Ésa es una de las preguntas que va a responder la primera temporada de La otra mirada, el nuevo drama de época de La 1.

La mentalidad avanzada de Teresa, la apatía de las alumnas, los diversos problemas vitales de las profesoras y el esfuerzo de la nueva directora por ser tomada en serio a pesar de su juventud (y de ser la hija de la anterior directora) son las líneas que apuntalan en el primer episodio, uno que también empieza a mostrar la pretensión de su creadores: establecer un diálogo con la sociedad actual desde aquella época.

“El tema de situarla en 1920 no obedece a otra razón que, primero, poner en relieve el papel de esas mujeres en la cultura y la educación de muchas de las niñas y luego, por otra parte, que nos sirva de espejo para ver si hemos avanzado o no y cuánto hemos avanzado”, explica Josep Cister, uno de los creadores de la serie. El primer capítulo, de todos modos, recuerda también a otras obras en las que profesores que querían cambiar el statu quo ayudan a que sus alumnos crezcan como personas, como El club de los poetas muertos o La sonrisa de Mona Lisa, pero sobre todo sirve como presentación de ese mundo.

Las alumnas de la academia. (Fuente: TVE)

Teresa es nuestro punto de entrada en la academia y en las normas sociales que rigen las vidas de todas las mujeres allí. A través de su punto de vista de outsider, el espectador contemporáneo se hace una idea de que, por ejemplo, las apariencias son muy importantes y que las niñas deben aprender a obedecer sin rechistar. Pero, claro, son adolescentes y también están sintiendo cosas que las llevan a aprovechar cualquier atisbo de rebeldía.

Algunas de las cosas que Teresa dice en sus clases pueden ser muy obvias, y el enfrentamiento con ciertas profesoras (como la estricta Luisa interpretada por Ana Wagener), demasiado directo, pero lo cierto es que Patricia López Arnaiz (a la que vimos en La peste) tiene una gran presencia como Teresa y, desde el principio, establece una buena química con Manuela, la joven directora a la que interpreta Macarena García. También queda claro que Teresa no es perfecta. Comete dos graves errores en el episodio que acaban teniendo serias consecuencias que se desarrollarán a lo largo de la temporada.

11 estrenos de primavera que darán que hablar
Miniseries, ciencia ficción y dramas de época van a centrar estos mesesfueradeseries.com

La otra mirada lanza la promesa de que la ambientación de época no la encorsete, y de que el feminismo permee sus tramas y las relaciones entre sus personajes. Las alumnas se llevan casi todo el protagonismo en el estreno, pero hay un momento al final del episodio (durante una representación de una obra también demasiado obvia, pero efectiva) que enseña brevemente, y de forma sutil, el conflicto de las profesoras.

Es curioso que Boomerang, la productora de la serie, la pusiera en marcha porque quería volver a tocar el tema de la educación diez años después de Física o química. En palabras de Josep Cister, “descubrimos en la academia de señoritas de Madrid, de María de Maeztu, que sí había profesoras que educaban a niñas y no solamente para que fueran gente de bien o buenas esposas, sino que había la inquietud de que aprendiesen literatura, arte, ciencias. Y ahí fue cuando se me encendió la bombilla, llamé a Jaime Vaca y le dije que ahí había posibilidad de hacer una serie. Y algo que puede ser realmente novedoso o curioso”.

El claustro de profesoras de la academia. (Fuente: TVE)

Se nota cierta voluntad en el primer episodio por que La otra mirada no sea otro drama de época más, y aunque los conflictos iniciales están perfilados con brocha gorda, ocurre algo en el capítulo que puede llevar la serie por otros terrenos. Aún no se ha trabajado lo suficiente la dinámica entre las cuatro profesoras para que podamos ver si la serie cumple su promesa.

Lo que sí destaca desde el principio es su estupenda banda sonora de Fernando Velázquez (un poco en la línea romántica de la que compuso para la película La cumbre escarlata, de Guillermo del Toro) y el vestuario, que deja bastante claras las personalidades de sus protagonistas. Hay cosas prometedoras en la serie, que es una oferta bastante diferente de su rival en ficción en la noche de los miércoles, Fariña en Antena 3. En los próximos capítulos comprobaremos si funciona ese diálogo entre la situación de la mujer en los años 20 y en la actualidad.

‘La otra mirada’ se estrena el miércoles, a las 22:30, en La 1.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir