Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: La temporada 2 de ‘Succession’ promete nuevas alianzas en la familia

El regreso a la realidad de los Roy es igual de retorcido que siempre y trae nuevos repartos de poder

(Fuente: HBO)

Succession acabó su primera temporada por todo lo alto. Bodas, traiciones, infidelidades y Kendall pasando de tener el control a estar sometido a su padre tras un volantazo, en este caso, de forma literal. De ahí al mensaje monocorde de la última escena del regreso de hoy (os reto a verla sin sonreír) tienen que haberle pasado por la cabeza muchísimas cosas. Y ni una optimista. Pero vayamos por partes.

Haciendo memoria, el cierre de la pasada temporada dejaba a Logan, el patriarca de los Roy, completamente expuesto ante la intención de hacer una OPA hostil por parte de su competidor y archienemigo. El girito era que habían conseguido convencer a su primogénito para encabezarla. Reconozco que yo ya esperaba una continuación en medio de una guerra, con la familia dividida en dos bandos y mostrando la batalla a todo el mundo. Y es que los Roy no se soportan, son incapaces de compartir espacio de una forma cordial, pero no lo suelen enseñar. Pensé que llegaría el final del comportamiento públicamente discreto.

Nadie podía esperar que Kendall presionara a un trabajador del catering (despedido sin sentido, por cierto) para que lo llevara donde su camello en pleno subidón. Conducción y drogas no son una combinación recomendable, y no hay que ser un lince para saberlo. En este caso, Kendall lo ha descubierto por el segundo peor de los caminos (para averiguar el peor mejor preguntamos a ese camarero ahogado encerrado en un coche). Días de complotaje echados por la borda. Ante él dos opciones: seguir adelante con la OPA y enfrentarse a las autoridades por lo sucedido, o que su padre lo cubra en todo a cambio de ser el obediente corderito que siempre le pidieron ser.

Dicho y hecho, tras eso saltamos al episodio que HBO España estrenó ayer. Kendall nunca ha sido un tipo de presencia imponente. Es delgado, no tiene un gran chorro de voz y no logra llenar los espacios como hace su padre. Pero jamás lo habíamos visto tan demacrado. Sacado en plena rehabilitación para colocarse ante una cámara, sin preparación, sin afeitar, y justificar como se pueda su postura ante una OPA que ha seguido adelante sin él. El retorno no podía arrancar desde más abajo.

(Fuente: HBO)

El capítulo no tiene el ritmo al que nos habían acostumbrado, es mucho más pausado y gris. Una de las virtudes de Succession es la capacidad de narrar actos terribles sin perder la carcajada. Pero tras el final de temporada hacía falta detenerse un momento a medir las consecuencias. El resultado es una hora de moverte en el sofá dándote apuro lo que estás viendo y esperando ansiosa la partida de ajedrez que nos espera por delante.

¿Cómo miras a tus hermanos el día después de traicionar a tu padre por sorpresa? Y es que los Roy tienen una relación más que complicada, pero con todo siempre se ven las caras. Se hablan mal, se dan puñaladas y demuestran tener un código ético de lo más particular, pero ahí siguen. Comiendo juntos, reuniéndose en celebraciones y manteniendo contacto pese a todo, y esperando que los demás devuelvan los golpes.

Gran parte del episodio gira entorno a Kendall, pero no podría ser menos. El mismo día que se casa su hermana, traiciona a su propia familia y mata a un trabajador hasta arriba de drogas. Si esto no se merece un buen rato aclarando cuál va a ser su situación, no sé qué podría desencadenarlo.

Pero entonces lo vuelven a hacer. Es algo muy típico de Succession, cuando pensabas que todo iba a ir del hijo mayor, de su nueva posición, de la relación con su padre, se gira la tortilla. Aceptar vender o desinflarse en un combate que tiene mal final. Incluso ganando. La batalla real se juega entre todos los medios de comunicación, de los que quedarán un par fuertes y los demás se apagarán reduciendo su poder y valor económico. Toda esa escenificación en la que Kendall se muestra como trapo a los pies de su amo (la imagen es un poco Dobby antes de ser liberado, que conste), y en la que se simula que la opinión de todos es relevante, sólo pretende llevarnos al careo entre Siobhan y Logan. Bastaría con ver su conversación y el mensaje final para resumir el episodio.

(Fuente: HBO)

Y es normal que Logan la escoja. Porque ella es la única que vale para el puesto. Es fuerte, puede ser despiadada, es trabajadora y sabe aprovechar su ventajosa situación para partir de un punto profesional más alto, no para juguetear con los millones de papá. Es la única que es consciente de la magnitud de responsabilidad y poder que da un cargo así. Y es capaz de salir de un despacho después de aceptar llevar la empresa familiar, mirar a los ojos a su marido y decirle que tiene posibilidades de llegar a lo más alto. Sin pestañear ni dudar, pero ocultando el trato. Tiene lo bueno de todo lo malo de los Roy y sabe cómo usarlo.

Por primera vez nosotros sabemos cuáles son los planes del dueño. Es algo nuevo, en la primera temporada siempre nos contaron la visión de los que querían acabar con él. Ahora ha llegado su momento. El patriarca ha hablado. Seremos la mayor empresa de medios de comunicación del mundo. Veamos.

Los nuevos episodios de ‘Succession’ están disponibles los lunes en HBO España.

‘Succession’ es la serie que deberías estar viendo
Lucha de poder, puñaladas y carcajadas en un drama familiar algo canalla que vuelve el 12 de agostofueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir