Quantcast
Crítica: ‘Legión’ 1x04 — ¿Qué oculta David Haller? - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Legión’ 1×04 — ¿Qué oculta David Haller?

CJ Navas y Marina Such comentan el último episodio de la serie de FOX

ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DEL EPISODIO 1X04 DE ‘LEGION’

C.J. Navas: Creo que una de las mejores decisiones que hemos tomado para el nuevo Fuera de Series ha sido que hagamos las Reviews de Legión entre tú y yo, Marina, porque, ¿cómo %$·$”· iba a comentar yo solo lo que acabamos de ver? Porque, ¿qué es lo que acabamos de ver?

Marina Such: La única manera de poder desentrañar el puzzle es comentarlo entre dos, claramente. Pero antes de que hablemos del cuarto capítulo, igual deberíamos recapitular lo que ha pasado en los tres anteriores.

A saber, David Haller cree que es esquizofrénico y está ingresado en un psiquiátrico. En realidad, es un poderoso mutante al que todo el mundo persigue, y que es rescatado por un misterioso grupo de otros mutantes que quiere ayudarlo a controlar su poder. ¿Qué te han parecido estos tres primeros episodios? Porque nos los hemos pasado casi por entero metidos en la mente de David.

CJ Navas: Yo venía convencido de casa porque: 1) tengo una confianza ciega en Noah Hawley y 2) me muero por las historias extrañas, delirantes y visualmente originales. Y de eso tuvimos hasta la saciedad en el piloto, que realmente funcionaba como un preámbulo a la historia de la temporada, junto con una de las mejores y más sucintas presentaciones de personajes que jamás he visto en ninguna serie: los dos primeros minutos son para enmarcarlos.

Luego, el segundo y tercer episodio, creo nos empezaban a meter en la historia como tal, desarrollando las tramas, presentando a los personajes de uno y otro bando… Pero nada me hacía pensar que este cuarto sería así, sabiendo además que no lo escribía Hawley… ¿Qué te estaba pareciendo a ti la serie hasta ahora, Marina?

Marina Such: Me resulta muy interesante el juego de no estar nunca seguros de si lo que David está viendo es la realidad, sus recuerdos o una percepción distorsionada de ambos. El zambullido en su complicado estado mental es justo lo que da para ese aspecto visual tan personal y tan original. Y tan sixties, que es lo más atractivo para mí, desde un punto de vista más formal.

Eso sí, también da la sensación de que, incluso en este cuarto episodio, Legión aún está presentando a sus personajes y la situación en la que se encuentran.

CJ Navas: A mí, lo que me ha fascinado de este episodio es que, dentro de la fuerza visual que tiene, de esas localizaciones dentro de la mente de David y fuera de ella (no me había enamorado de una localización como lo he hecho de la casa del faro desde que vi por primera vez la biblioteca de Hannibal), consigue mantenerte en tensión y alerta como pocas series de intriga o acción. Los últimos quince minutos son de lo más emocionante que he visto en los últimos tiempos en una serie, con sorpresas, persecuciones, giros constantes de guión, esa pelea a cámara lenta… Se nota que me ha gustado mucho, ¿no?

Marina Such: Legión te tiene en el bote, CJ. Y lo entiendo, el empuje visual sigue siendo de primera y la narración fragmentada está funcionando bien a la hora de ir desgranando lo que, en el fondo, no es más que el conflicto típico de los X-Men. Esa última pelea, además, da bastante más que hacer a Syd, que es un personaje con un gran potencial que todavía ha dado poco de sí.

Su poder es tan intenso y tan radical, por decirlo de algún modo, que siempre está conteniéndose, como pasaba con Pícara en las películas. Si en algún momento Syd decide soltar todo su poder, las cosas pueden ponerse realmente interesantes.

CJ Navas: Es que mira que es complicado, a estas alturas, crear personajes con poderes interesantes, y aquí no sé cuál me gusta más: si Syd, como tú comentas, Ptonomy con su lectura de mentes (y su sombrero y sus gafas de sol), Oliver Bird haciendo lo que sea que puede hacer en ese cubo de hielo o… no, definitivamente mis preferidos son Cary y Kerry. Qué idea tan genial lo de esos dos.

Aunque, si me tengo que quedar con una cosa del episodio, es la revelación de que Lenny no es Lenny sino Benny. O como mínimo, que existía un Benny donde antes veíamos a Lenny. Que una serie que desde el principio te dice que no puedes fiarte de nada de lo que está en la mente de David me dejase con la boca abierta con esa revelación… Chapeau, no puedo decir más.

Oliver Bird en su Fortaleza de la Soledad del plano astral.

Marina Such: Lenny-Benny me ha dejado muy intrigada. ¿Por qué David decide suplantar los recuerdos de Benny por su amiga Lenny del psiquiátrico? ¿Qué está intentando ocultar? ¿Y qué relación tiene Benny con ese monstruo verde grotesco y lynchiano?

Y sí, la imaginación con la que están presentando poderes es realmente impresionante en un universo tan repleto de mutantes como el de X-Men. ¿Pero adónde crees que lleva todo esto? ¿Conseguirán averiguar los secretos de la mente de David antes de que la División 3 encuentre Summerland y la ataque? Porque estoy convencida de que eso va a pasar más pronto que tarde.

CJ Navas: Desde luego que una batalla a las puertas de Summerland entre sus pobladores, liderados por un David Haller ya convertido en Legión, y la División 3 es adonde todo esto apunta, y si fuese una película no tendría la más mínima duda de que así acabaría… Pero en esta deliciosa locura de serie, ¿quién lo sabe? Ya me espero cualquier cosa. Lo que sí sé es que estaré delante de la televisión para disfrutar cada capítulo y aquí contigo cada semana para que me explique qué acabo de ver, Marina.

Legión se emite todos los lunes a las 23:05 en FOX España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir