Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Los Protegidos: El regreso’ se queda en un fanservice que no se desprende del aroma a cutre

La vuelta de la ficción es todo un regalo para los fans, pero su desarrollo y planteamiento dejan mucho que desear

(Fuente: Atresmedia)

Esta crítica se ha escrito tras ver el primer capítulo de ‘Los Protegidos: El regreso’ y no contiene spoilers.

La necesidad de reencontrarnos con aquellos personajes que nos acompañaron hace años está marcando el rumbo de los objetivos de las productoras, cadenas y plataformas de todo el planeta. Atresmedia es muy consciente de ello y, como regalo a los fans, trajo de vuelta Física o Química, Los hombres de Paco y ahora ha sido el turno de Los Protegidos. Con el subtítulo de El regreso, esta ficción vuelve casi diez años después con un tono evolucionado y unos protagonistas muy cambiados, pero con los mismos vicios que entonces.

Ha pasado mucho tiempo desde que la familia Castillo Rey tuvo un final feliz y desde entonces cada uno ha seguido adelante de una forma muy diferente. Sus caminos se separaron: mientras que Lucía (Maggie García) ahora escribe novelas basadas en las historias que vivió junto al resto, Lucas (Mario Marzo) se decantó por la música, Culebra (Luis Fernández) trabaja en el mundo de los negocios, Carlitos (Daniel Avilés) es ahora un adolescente solitario que no acaba de encontrar su lugar y Sandra (Ana Fernández) es psicóloga y madre de una niña. Sin embargo, la vida de todos ellos volverá a juntarse cuando el entorno de Sandra esté en peligro, lo que les hará ponerse en marcha de nuevo y volver al lugar donde crecieron.

Como concepto está muy bien y la premisa de por qué se juntan de nuevo encaja perfectamente con la esencia de Los Protegidos, ya que los protagonistas harían cualquier cosa por salvarse los unos a los otros cuando están en peligro. Y así es; todos dejan a un lado las vidas que tienen entonces para hacer frente al problema de Sandra. En cambio, el resto de elementos que componen la ficción están colocados de tal manera que entorpecen la narración. El principal problema que tiene este regreso es que su guion está creado entorno a generar nostalgia en el espectador. La mayoría de los diálogos entre sus protagonistas buscan despertar la emoción de los fanáticos y, aunque a veces lo consiga, se nota que está todo tan marcado y preparado que no deja espacio para la fluidez narrativa.

(Fuente: Atresmedia)

La forma en que los personajes se comunican y se mueven parece tener un único fin: despertar un gritito de nostalgia en el espectador, tenga o no sentido desarrollar así la trama. Más que una ficción renovada que vuelve con una nueva historia que contar, Los Protegidos: El regreso da la sensación de ser un sueño creado por la cabeza de un apasionado seguidor de la ficción original. Y está muy bien que busque esa reacción de los que están al otro lado de la pantalla, pero no debe serlo todo a la hora de crear una serie, porque entonces acaba siendo un fanservice sin más que aportar.

El guion atropellado y sinsentido se une a unas interpretaciones mediocres, unos personajes planos, aunque evolucionados, y una narración muy mal encaminada. Aunque lo que más sorprende de todo esto son los efectos especiales que en la serie original tenían un gran peso, obviamente, al tener a unos protagonistas con poderes. Y así sigue siendo, aunque en este sentido parece no haber avanzado nada. Cuando se estrenó en 2010 sorprendía la inclusión de tantos efectos especiales, pero, después de haber aumentado significativamente la calidad de las ficciones españolas, que estos efectos visuales se hayan mantenido igual que entonces dice mucho de la nueva propuesta. Sí dejan claro que hay una evolución en esos poderes que tiene cada uno de los protagonistas, pero visualmente sigue manteniendo esa esencia cutrecilla de entonces. Y no pasa nada por que Los Protegidos fuera una serie de andar por casa entonces, más familiar, pero tenía sentido hace diez años y no ahora.

La que nos saca de este tono derrotado que estaba marcando el primer capítulo es Rosa Ruano (Gracia Olayo), que aparece con ese humor y salero que la caracteriza. Vemos al personaje de Olayo en dos escenas contadas, pero su desarrollo tiene más sentido que el de cualquiera del resto de protagonistas. Esto deja claro que quienes se queden más tiempo con los Castillo Rey será por la nostalgia de volver a ver a esta peculiar familia y no por la calidad de la narración. Lo cual también es lícito, por supuesto, aunque no deja de ser una oportunidad perdida para lo que podría haber sido esta vuelta.

El primer capítulo de ‘Los Protegidos. El regreso’ está disponible en Atresplayer Premium.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir