Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Lucifer’ compensa la felicidad del amor con nuevas crisis

Pese a una bajada de interés, el cierre de esta primera parte de la temporada 5 abre la posibilidad de nuevos mundos

(Fuente: Netflix)

Esta crítica se ha escrito después de ver la primera parte de la quinta temporada de ‘Lucifer’. No contiene spoilers.

La cuarta temporada nos dejó con la miel en los labios. Tras mucho esperar, Chloe y el Diablo se decían lo que sentían, parecía que nacía el amor y que todo iba a ir bien, y entonces el Infierno se descontrola y la pareja se distancia. Pero, por fin, podemos ver en Netflix cuál es el siguiente paso en la primera mitad de la quinta temporada de Lucifer.

Parecía que ante ellos había dos caminos: vivir en mundos distintos o que el Infierno se desatara. El amor implicaría la destrucción del equilibrio entre los diferentes lugares y, previsiblemente, sería algo malo para todos. Pero eso implicaría un giro de 180 grados de la historia, abandonando su premisa y centrándonos en algo distinto, en distintos lugares y con otro tipo de batallas.

Y por eso la serie busca un nuevo camino que da un respiro mientras la vida sigue. La estrategia por la que Netflix ha optado permite que la trama continúe teniendo conflictos sin alejarse mucho de su definición original aunque, cada vez más, incluso los casos giran alrededor de sus situaciones personales. Este es uno de los riesgos que tienen las procedimentales, donde la casuística de los personajes acaban por invadirlo todo y, muchas veces, da demasiadas vueltas a los problemas. Su esqueleto no tiene la complejidad para convertirse en una serie diferente, pero tampoco quiere mantenerse en una procedimental al uso.

(Fuente: Netflix)

En esta ocasión, me parece que el cambio se da con menos éxito que en las temporadas pasadas y con un arco que incluye un nuevo papel que no acaba de asentarse bien. Es cierto que es el detonante para una nueva puerta que hasta ahora se había evitado voluntariamente, y que es un campanazo hacia nuevos territorios. Es decir, aunque la primera mitad de la quinta temporada es un poco más deslucida, nos coloca en una posición que puede ser interesante de cara a la recta final de la serie (recordemos que nos queda una temporada y media para despedirla).

Por otro lado, esta última remesa de episodios da más papel a personajes que hasta ahora habían sido parte de la comparsa. Aquellos a los que Ella y Meze les gusten están de enhorabuena, porque pasan a ser tramas con más líneas, más minutos y búsquedas en sus comportamientos. Quizás en el caso de Meze flaquee un poco más (el dueto que hacía con Eva era un contrapunto divertido que ya no tenemos), ya que ahonda sobre su pasado y los problemas que derivan de la forma en que ha vivido, dándole un dramatismo con el que el personaje no acaba de verse natural.

Aún queda mucho por ver. Que sepamos cuándo está programado el final de la serie da posibilidad para preparar buenos arcos y un cierre que esté a la altura de una ficción que ha conseguido alzar una legión de seguidores. Si el pequeño bajón de esta quinta temporada sirve para preparar el terreno, bienvenido sea.

Las cinco temporadas de ‘Lucifer’ están disponibles en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir