Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Madam C. J. Walker’, una historia reconfortante de final feliz

Octavia Spencer está perfecta en un formato bastante convencional

(Fuente: Netflix)

Esta crítica se ha escrito tras ver completa la miniserie y no contiene spoilers.

Principios de siglo XX, Estados Unidos. Pocas décadas después de que Lincoln aboliera la esclavitud, el país continuaba sumido en una diferenciación entre dos clases: los blancos y los negros. En ese momento, Sarah Breedlove (Octavia Spencer) se encontraba en plena crisis personal. El estrés cotidiano, su vida en general y la falta de tiempo y recursos destinables a su cuidado había hecho que perdiera el pelo. Hasta que conoce a Addie, una mestiza con un tratamiento capilar que cambiará su vida. Madam C. J. Walker parte de una premisa aparentemente superficial para contarnos mucho más, y la podemos encontrar en Netflix.

La pérdida de pelo en la mujer es uno de esos tabúes que hoy en día sigue siendo un tema controvertido, pero si pensamos en hace un siglo, cuando en Estados Unidos los negros apenas habían dejado de ser considerados mercancía, todo lo que tenía que ver con el cuidado de una misma era, simplemente, algo inexistente. La serie utiliza esa excusa para repasar el proceso de liberación de la población negra y, en especial de la mujer, mediante un patito feo que está empeñada en triunfar, ganar independencia y construir su propio legado sin necesidad de ser un cisne.

La de Madam C. J. Walker es una historia bonita de un triunfo personal y de la primera riqueza afroamericana hecha a sí misma. Y la serie hace esfuerzos por que impere el optimismo y la mirada reconfortante. Podría regodearse en el sufrimiento del camino y en las muchas dificultades con las que Sarah se encontró, pero apuesta por convertirse en un lugar feliz suave y te hace creer un poquito en la justicia social.

(Fuente: Netflix)

Con todo, debe tomarse como un cuento inspirador y positivo más que como un reflejo fiel de la historia que, al parecer, se acomoda en ciertas licencias que hacen que, como biopic, se encuentre cercano a la ciencia ficción. Octavia Spencer protagoniza la historia con una buena actuación por encima de la altura de un relato que huye de entretenerse en arcos secundarios para girar únicamente en torno a su figura. Desconozco si lo hace a modo de oda a Spencer o más bien es que ella salva la papeleta en una propuesta normalita.

Si en algo destaca es en el uso de lo musical. Tanto su propia banda sonora como la forma en que se empasta en las propias escenas crea un lenguaje propio que va dirigido al espectador, no a los demás personajes. De esa forma, es a nosotros a quien Madam Walker habla y a quien muestra su historia.

A su favor cuenta con varias bazas: una buena banda sonora, un discurso provocativo para el momento y mucha mano izquierda para mostrar la situación de la raza negra a lo largo del país y del tiempo. Con todo, la falta de rigurosidad histórica, la ausencia de peso en el resto de personajes y lo conservador de su narrativa hace que sea una propuesta que calienta el corazón en tiempos de encierro, pero que no va a cambiar el mundo seriéfilo.

‘Madam C. J. Walker’ está disponible en Netflix.

‘Omnisciente’, un nuevo ejemplo de la desgana de Netflix con sus series
La nueva serie de ciencia ficción del creador de ‘3%’ llegó sin promoción a la plataforma, os contamos de qué vafueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir