Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Maniac’ no me enloquece como esperaba, pero vale la pena verla

Os contamos qué podéis esperar de la nueva serie de Netflix protagonizada por Emma Stone y Jonah Hill

(Fuente: Netflix)

Maniac, la serie dirigida por Cary Fukunaga y protagonizada por Emma Stone y Jonah Hill, marca el inicio de la temporada de otoño de Netflix. Desde hace una semana hemos podido leer las primeras críticas de la prensa de Estados Unidos y la recepción ha sido variada, desde la recomendación con cuatro estrellas de Alan Sepinwall en Rolling Stone, al suspenso total en la Entertainment Weekly.

Después de haber visto los diez episodios de la temporada, os contamos qué podéis esperar de esta nueva serie, para que tengáis otra opinión, y nuestra valoración en consideración, si aún no estáis decididos a empezar a verla. Por supuesto, esta crítica está libre de spoilers.

De qué va

Empecemos por aquí, si no habéis visto ningún trailer, o se os ha olvidado lo que habíais leído sobre la serie. Nos cuenta la historia de Annie (Emma Stone) y Owen (Jonah Hill) dos personas que deciden, por diferentes razones, participar en el ensayo clínico de una empresa farmacéutica. El tratamiento, creado por James Mantleray (Justin Theroux), promete que, si se toma una secuencia de pastillas durante tres días, puede arreglar cualquier problema de la mente humana y “erradicar todas las formas innecesarias e ineficientes del dolor humano”.

Qué nos cuenta

Habla sobre la soledad, la necesidad de conectar y la importancia de aceptar nuestra realidad. Lo que veremos durante esos diez episodios es el viaje al subconsciente de esos dos pacientes mientras intentan negociar con los traumas de su pasado.

El universo de ‘Maniac’

El mundo de Maniac tiene una tecnología que mezcla la estética de los dispositivos de los años ochenta, con influencias de la cultura social japonesa (como la posibilidad de alquilar el servicio de personas para que actúen como si fueran nuestros amigos), y formas de publicidad invasiva, que bien podrían existir en un mundo paralelo al nuestro, y que en teoría son una interpretación de la publicidad online en la actualidad.

Ritmo y estructura

Maniac no tiene prisa en entrar al mundo de multirrealidades del ensayo clínico. Empieza presentándonos la realidad actual de los dos protagonistas desde sus puntos de vista, cómo y por qué deciden participar en el tratamiento, y las particularidades del mundo en el que viven, un mundo que podría ser nuestro presente en una realidad alternativa.

Una vez entramos en las instalaciones donde permanecerán durante tres días, los episodios se dedican a mostrarnos el subconsciente de los dos protagonistas a través de experiencias generadas por una inteligencia artificial (que tiene personalidad, emociones y un objetivo) en la que vemos a los personajes asumiendo otras identidades en universos en los que son espías, elfos o informadores del FBI.

‘Maniac’, la serie de Netflix de la que todos van a hablar
Os contamos de qué va, qué tiene que ver con la original noruega y cuáles son sus principales reclamosfueradeseries.com

Tono

Mezcla el drama emocional de los personajes con el tono de comedia de algunas situaciones de sus realidades simuladas y el de los personajes que están detrás del proyecto. Y aquí es donde la serie hace una propuesta complicada, porque ese tono cómico, muy del estilo del cine japonés o de Corea del Sur, a veces parece que pertenece a otra serie. Una serie que me encanta, no os voy a engañar, porque Justin Theroux tiene algunos de los mejores momentos cómicos de la serie (y del año), pero se siente un poco desconectado del resto, lo que hace que la experiencia resulte irregular.

Estilo

Durante el visionado de los primeros episodios tenía la sensación de que me habría gustado ver más alarde técnico por parte de la cámara de Cary Fukunaga. No es que su trabajo decepcione a nivel formal, el estilo visual es atractivo, algo a lo que ayuda muchísimo el trabajo de diseño de producción, pero a nivel de intención del autor, quedaba la sensación de que podría haber tomado más riesgos, dada la naturaleza psicológica de un proyecto que se desarrolla dentro de la cabeza de los personajes.

Dicho esto, es justo reconocer que, a nivel visual, su estilo evoluciona conforme avanzan los episodios; destaco, por ejemplo, las escenas en las que los personajes parecen estar en maquetas, o el plano secuencia en el que el personaje de Emma Stone es una asesina profesional.

Lo mejor

Julia Garner y Emma Stone en el segundo episodio de ‘Maniac’. (Fuente: Madrid)

Emma Stone. Su interpretación es potente y conmovedora. Ya sabemos lo bien que mantiene la actriz los primeros planos con esos ojos que llenan la pantalla. Su historia personal es también la que tiene más fuerza y su viaje justifica la existencia de la serie. El personaje de Annie y la relación con su hermana, interpretada por una Julia Garner que también está en estado de gracia, son el eje emocional de la serie.

En un punto muy distinto, como comentábamos antes, también destaca la divertida interpretación con cero miedo al ridículo de Justin Theroux. Dejamos apuntadas sin decir más a la inteligencia artificial y a Sally Field, de cuyo personaje no diremos nada porque aparece avanzada la trama.

Lo peor

Jonah Hill. Al lado de Emma Stone tiene poco qué hacer, quizá la naturaleza de su personaje le dio poco material con el cual trabajar, porque se mantiene en una nota durante toda la serie. En cualquier caso, no está a la altura en las escenas dramáticas. Lo mejor de su trama es Jemima Kirke.

Que los viajes al subcosciente de los personajes no saben aprovechar los códigos de las representaciones oníricas y se sienten impersonales, más como una serie de sketches para imaginar a los actores interpretando en diferentes géneros que como sus mundos interiores.

(Fuente: Netflix)

¿La recomendamos?

Sí. Aunque Maniac intenta ser muchas cosas, y no sale siempre airosa, cuando lo consigue alcanza momentos altos. Es una propuesta que es fácil imaginar mucho mejor sobre el papel, y parece más ambiciosa temáticamente de lo que finalmente es, pero a pesar de lo irregular de su conjunto, es muy entretenida, presenta un universo con mucha personalidad, Emma Stone está fantástica y los episodios son relativamente cortos, con duración variable entre 25 y 45 minutos.

Ah, y sí, tiene escena postcréditos. No pasa nada si no la veis, pero os aviso que está.

‘Maniac’ está disponible en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir