Quantcast
Crítica: Más de ‘Better Things’ siempre es mejor - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: Más de ‘Better Things’ siempre es mejor

La segunda temporada de la serie de Pamela Adlon viene dispuesta a seguirnos robando el corazón

Sam y sus tres hijas, Duke, Frankie y Max (Cortesía HBO España)

En Better Things, Pamela Adlon produce, escribe, dirige y protagoniza una historia inspirada en su vida: Sam Fox, como Adlon, es una actriz de 50 años que vive en Los Ángeles y que tiene tres hijas a su cargo. Y esa es la sencilla premisa de esta serie de FX que puede verse en España a través de HBO: el día a día de una mujer que trabaja, que es madre, que es hija y que, de vez en cuando, pero siempre en modo multitarea, intenta ser su propia persona fuera del ámbito familiar o profesional.

Sam y Frankie al final del 1×10. (Fuente: HBO España)

Only Women Bleed, el último episodio de la primera temporada, captura la esencia de la serie y vale la pena revisionarlo antes de ver el regreso, porque es un día a día en la vida de Sam y toca todos los puntos claves de la serie. Dirigido por la propia Adlon (que dirige los diez episodios de la nueva temporada), empieza con su personaje reconociendo que es incapaz de irse un fin de semana con su madre, cuando ya están ambas en el coche listas para partir. Una escena bastante descorazonadora que finaliza con Sam diciéndose en voz alta que es una hija horrible y también una mala madre.

Lo primero, quizá no nos detendríamos a discutirlo justo después de ver la escena, aun entendiendo, por lo poco que sabemos, que la relación entre ellas es muy complicada. En cuanto a su faceta de madre, seguro que intentaríamos convencerla de lo contrario, porque durante la temporada fuimos testigos de todos esos pequeños momentos en los que se muestra paciente, comprensiva y sabia con sus hijas, sin ser nunca condescendiente. Y muchos de ellos en ese episodio de cierre, incluido el bonito final de todas cantando en el coche, con una escena previa de Sam abrazando a Frankie en la cama.

“Dirigir fue fácil para mí porque cada día tengo que sacar adelante una familia entera criando a mis tres hijas y cuidado a mi madre, esto fue un soplo de aire fresco porque todos en el set tenían que escucharme y hacer lo que decía.”
-Pamela Adlon (Variety)

La segunda temporada

En el primer episodio de esta nueva temporada (September), asistimos como invitados a una fiesta que ha organizado Sam en su casa. La media hora transcurre en esa localización y la cámara sigue (con muy buen ojo) a su personaje mientras hace de anfitriona, de madre, de amiga y de hija.

Durante parte del episodio, parece que no hay conflicto y que simplemente la serie nos está contando que los personajes están bien y siguen ahí. Entonces llega su hija Max con su novio, un español de 35 años, y nos enteramos que durante el tiempo que no hemos estado con ellos, Sam ha tenido que manejar de la mejor forma que ha podido esa difícil situación: “al menos sé que están en mi casa”.

Para cuando salen los créditos finales, el problema se ha resuelto y sin estridencias, no será ese el conflicto de la temporada. Lo que seguiremos viendo serán las historias personales de sus hijas mientras negocian con sus propias identidades, la difícil (pero casi siempre divertida para nosotros) relación entre Sam y su madre, y a Sam navegando sus días con la misma eficiencia y con buena disposición para satisfacer las necesidades de otros.

Fuente: HBO España.

Aunque disfrutemos tanto con esos momentos de Sam como madre molona, Pamela ha decidido no presentar a su personaje como una mujer o una madre perfecta. Con pequeños detalles, la serie nos la ha ido dibujando como una persona compleja. Es en los momentos en los que las habitaciones se quedan vacías, o cuando simplemente está sentada en el baño, cuando nos deja ver su cansancio y su sentimiento de soledad. Porque a pesar de que sus amigas se ofrezcan a ayudarla alguna vez, al final no puede contar con ellas, y Sam lo entiende, sabe que su casa es su responsabilidad.

Confío en disfrutar de muchos de esos pequeños momentos que la serie sabe construir con tanta sensibilidad y espero que Sam tenga oportunidad de mostrarse vulnerable, porque la sensación de vivir sólo para los demás desgasta, por mucho que el disfrute de hacerlo sea pleno. Sobre todo, espero verlas sonreír a todas y compartir nuevas experiencias que seguro nos enternecerán con su honestidad, porque tal como declaró Pamela Adlon en los créditos del final de la primera temporada, Better Things está dedicada a sus hijas.

“Esta serie es una carta de amor a mis hijas. Ellas me inspiran cada día.”
-Pamela Adlon (Variety)

Pamela Adlon y sus tres hijas (Odessa, Gideon y Rockie Adlon)

Los nuevos episodios de la segunda temporada de ‘Better Things’ están disponibles los sábados en HBO España.

Crítica: ‘One Mississippi’ tiene la historia de amor más bonita de la televisión
La segunda temporada encuentra un equilibrio perfecto entre la comedia negra, la romántica y la conversación socialfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir