Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Mesías’ quiere ser una ‘Homeland’ con tintes religiosos

El primer gran estreno de Netflix de 2020 se pregunta qué pasaría si apareciera un nuevo Salvador

AD

Mehdi Dehbi, como Al Masih. (Fuente: Hibah Judeh/Netflix)

Esta crítica se ha escrito tras ver los cuatro primeros capítulos de ‘Mesías’. No contiene spoilers.

En la industria audiovisual estadounidense ha habido en los últimos años un repunte en el éxito de películas, principalmente, en las que sus protagonistas superan todo tipo de obstáculos y situaciones difíciles gracias a su fe en Dios. Este entretenimiento faith-based ha tenido algunos grandes éxitos de taquilla en Estados Unidos, como War Room o La cabaña, películas en las que la oración y las creencias religiosas todo lo pueden. También vio hace algunos años cómo una miniserie sobre la Biblia en History se convertía en un fenómeno de audiencia en 2013.

Los productores de aquella ficción eran Mark Burnett y Roma Downey. Burnett lo mismo produce Celebrity Apprentice (y contribuye a convertir en aún más estrella mediática a Donald Trump antes de que llegara a la Casa Blanca) que Mesías, una serie con la que Netflix empieza 2020 mezclando religión y política internacional. Su creador, Michael Petroni, estuvo hace años involucrado en una ficción que vendieron como un Expediente X con milagros titulado, por supuesto, Miracles, y lo que intenta en los diez episodios de su primera temporada es responder a una única pregunta: ¿qué pasaría si apareciera un nuevo mesías?

Y no solo eso, sino qué ocurriría si ese salvador actuara en la misma zona donde lo hizo Jesús, miles de años de atrás: en la región entre Siria, Israel y Jordania. Toda una bomba de relojería.

Allí, en una Damasco sitiada por el ISIS y amenazada por una enorme tormenta de arena, un desconocido se dedica a predicar y a animar a los habitantes de la ciudad a que aguanten, a que no pierdan la fe, a que confíen en que Dios (Alá) va a acordarse de ellos. Lo que ocurre desde ese momento llama la atención de la CIA, que desconfía de un tipo que no aparece en ninguna de sus bases de datos y que tiene a un nutrido grupo de personas siguiéndolo por el desierto.

Así, Mesías se estructura inicialmente en dos líneas argumentales que acabarán confluyendo: la investigación que una agente de la CIA (Michelle Monaghan) hace de su identidad y sus actividades, y un reverendo en un pequeño pueblo de Texas cuya iglesia siempre está vacía y atraviesa una crisis que va más allá de haber perdido la fe. Ambas historias tardan poco en entrelazarse y, a su alrededor, van surgiendo otras, todas sobre personas que necesitan encontrar un rumbo a sus vidas.

A lo que más recuerda la serie en sus primeros compases es a Homeland. No sólo es la ambientación en Oriente Próximo o la CIA buscando posibles terroristas yihadistas; es también la manera en la que se presenta a la agente Eva Geller y las claras aspiraciones a conseguir ser un thriller a su altura en las escenas que involucran a un interrogador israelí, por ejemplo. Algunos de sus capítulos, de hecho, están dirigidos por alguien versado en la acción y en la tensión como James McTeigue. Sin embargo, no logra la misma sensación de que cualquier cosa puede pasar que sí transmiten las mejores temporadas de Homeland.

También es verdad que, en parte, el juego que Mesías establece con el espectador es el de confirmar algunas de las ideas preconcebidas que podamos tener sobre cómo se actuaría si una figura del estilo de Jesucristo apareciera en la Tierra: los gobiernos desconfiarían, las gentes más necesitadas lo verían como su gran esperanza, los doctores de la religión pensarían que es un falso profeta porque no cita correctamente las Escrituras. Una cosa que sí parece tener clara la serie es que Jesús no es exclusivo de los cristianos, aunque difiere la manera de verlo; para ellos puede ser el Hijo de Dios, y para los musulmanes es uno de los profetas importantes del Islam.

Michelle Monaghan es la agente Geller de la CIA. (Fuente: Ursula Coyote/Netflix)

Mesías aspira a explorar el papel de la fe en el mundo contemporáneo de las redes sociales y las burbujas de opinión. Da la sensación de que, en ese aspecto, es probable que la italiana El milagro resulte más efectiva, porque la serie de Netflix peca a veces de ser demasiado obvia. Su Al Masih también acaba siendo menos carismático y misterioso de lo que debería, pero sí hay que reconocer que, visualmente, se logran algunos grandes planos aprovechando las llanuras desérticas de Texas.

La primera mitad de la temporada se queda un poco a medias. También es la parte con más potencial de contar algo de verdad interesante, porque por lo que se adivina de la evolución de la historia, va a acabar moviéndose al final por el camino que todos nos podemos imaginar. Sin embargo, todos esos pequeños hilos argumentales con dicho potencial se descartan con rapidez, y queda algo un poco menos provocativo y profundo de lo que se pretendía.

‘Mesías’ se estrena mañana, 1 de enero, en Netflix.

Qué series ver en enero de 2020
Vuelven ‘Sex education’ y ‘Larry David’ y se estrenan ‘The New Pope’ y ‘Avenue 5’fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir