Quantcast
Crítica: ‘One Mississippi’ tiene la historia de amor más bonita de la televisión - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘One Mississippi’ tiene la historia de amor más bonita de la televisión

La segunda temporada encuentra un equilibrio perfecto entre la comedia negra, la romántica y la conversación social

Cortesía de Amazon.

Con tanta oferta seriéfila, y la oportunidad de ver las producciones de forma legal en simultáneo o con una fecha de estreno muy próxima a la del país de origen, muchas veces nos encontramos con la dificultad de vender algunas series que queremos que todos los que conocemos vean, porque no tienen un cartel de grandes estrellas y no podemos describirlas rápidamente con un tagline de los que se ponen en los carteles de las películas o en la ficha de IMDB.

One Mississippi es uno de esos casos. Es una serie de autor(a) con episodios de 30 minutos que, para efectos prácticos (y para los premios), etiquetamos como comedia, enmarcada en los subgéneros dramedia, traumedia o sadcom. Esta serie de Amazon salió de la cosecha de 2016 en la que brillaron con luz propia otras como Atlanta, Fleabag o Better Things. Series en la que pasa mucho, aunque parezca que no pasa nada, y que cuentan situaciones tan cotidianas y corrientes, que son extraordinarias, gracias al punto de vista con el que guían nuestra mirada.

Cuando entramos en la serie descubrimos que, sin duda, el personaje de Tig ha encadenado lo que podríamos llamar, siendo muy simples, una muy mala racha en la vida. One Mississippi abraza el término traumedia, y es el referente perfecto para describirla, pero lejos de lo que podríamos pensar, es una serie llena de luz y optimismo, con una evocadora nostalgia en la forma de representar los recuerdos, aunque sean dolorosos, y que se sirve en varias ocasiones del realismo mágico para aliviar las situaciones más difíciles.

En sus primeros episodios, Tig; su padrastro, Bill (John Rothman); y su hermano, Remy (Noah Harpster), lidian con la pérdida de Caroline, mientras conviven bajo el mismo techo, demostrando lo diferentes que son, y lo alejados que están los unos de los otros, con detalles tan simples como sentarse a comer a la mesa cada uno con un plato diferente.

El personaje de Bill es sin duda un roba escenas. Es estoico, escueto en sus emociones, pero elocuente en sus acciones. Tanto, que a veces parece un robot autoconsciente más que una persona, pero conforme lo vamos conociendo, entendemos que es todo humanidad y totalmente adorable; es quien nos hace sonreír.

Tig Notaro es la creadora y protagonista de la serie. (Fuente: Amazon)

Son las relaciones entre esa nueva familia gran parte del encanto de la serie, en cómo aprenden a respetarse a sí mismos y a las elecciones que toman en la vida, a aceptarse como son y, lo más importante, a reconocer el amor que sienten los unos por los otros, entendiendo y aceptando la forma en que cada uno lo manifiesta.

La otra parte es Kate, la productora/ingeniera de sonido de la emisora en la que Tig hace su programa de radio mientras está en el pueblo. Kate está interpretada por Stephanie Allynne, la esposa de Tig en la vida real, y juntas son amor con mayúsculas, negrita y en tamaño valla de publicidad con luces de neón. One Mississippi es una serie de esas que quieres abrazar cuando se acaba.

La segunda temporada

(A partir de aquí habrá spoilers)

Vuelve mucho más política

La segunda temporada de One Mississippi empezó a escribirse y rodarse en enero de este año, por lo que la sombra de la elección de Trump como presidente sobrevuela con pequeños apuntes que son muy directos, pero bastante incisivos, en las reacciones de algunos personajes con respecto a la forma en que se expresan los hombres sobre las mujeres o la homofobia.

Tig es víctima de varias acciones directas de discriminación y de agresiones verbales por su orientación sexual: por parte de las vecinas que quieren “curarla”, la enfermera que se niega a darle información sobre Bill o los anunciantes de su programa que empiezan a retirarse en masa por las temáticas que aborda. La serie vuelve mucho más política, como también veremos más adelante cuando comentemos otro de los temas de la temporada.

La comedia romántica

Tig, Bill y Remy se embarcan en la aventura del romance en esta temporada y nos regalan tres tramas que podrían protagonizar cada una su propia comedia romántica. La más divertida, por supuesto, es la de la pareja que conforman Bill y Felicia, compañeros de ascensor en el trabajo.

Están hechos el uno para el otro, y es una delicia escuchar sus intercambios verbales hiper formales, y llenos de subtexto, como cuando Bill le regala la orquídea y le dice que es una planta difícil pero que, si se le trata con cuidado y paciencia, puede durar mucho tiempo. Es una relación que Bill necesitaba para sanar y que también lo hace mejor persona, al despertar su conciencia e interés por la problemática racial que hasta entonces había ignorado. Cada vez que salían en pantalla, la sonrisa en mi rostro era automática.

Remy y Desiree no pueden ser más distintos el uno del otro. Quizá el personaje interpretado por Carly Jibson podría haberse visto beneficiado por más tiempo en pantalla, porque a veces resulta difícil no juzgarla o dudar de la inocencia de sus acciones. En cualquier caso, lo más importante para el personaje de Remy esta temporada fue la identificación de su trauma.

Por supuesto, no me olvido de Tig y Kate, pero es que antes tenemos que hablar de un tema que la serie ha manejado con mucha sensibilidad y conciencia en esta temporada.

La conversación sobre el abuso sexual

Fuente: Amazon

No es el tema central de One Mississippi, pero la conversación que propone en esta temporada es valiosa y relevante y queremos destacarlo. La serie deja claro que el abuso sexual tiene muchas formas; en ocasiones, se puede pensar de forma errónea que si no hay contacto físico, ni violencia, no se ha producido un abuso, por lo que la víctima no es consciente de que lo es.

Lo vemos en los primeros episodios, cuando Kate explica la historia de su entrenador sin realmente darse cuenta de la seriedad del hecho, y también cuando Remy se disculpa con Tig por no haber hecho nada por impedir lo que le ocurrió con su abuelo. Ella le dice que no podía haber hecho nada, porque era un niño, y además su experiencia también fue la de abuso.

En el quinto episodio, somos testigos de cómo Jack se masturba mientras Kate le está explicando un proyecto en su despacho. La puesta en escena y la cámara nos sitúan acertadamente dentro de la cabeza de Kate, su punto de vista nos permite entender la rabia, la vergüenza, la confusión y el shock del momento. Con las posteriores preguntas que depositan toda la responsabilidad en la víctima y la impotencia que produce la impasividad de los que se suponen que deberían hacer algo.

La serie también se detiene en la importancia de respetar la decisión de la víctima de contar su propia historia. Como decíamos, One Mississippi no va de eso, pero está claro que tenía algo que decir y lo ha hecho con mucha inteligencia. Pero acabemos con un tema más dulce.

Kate

Reconozco que soy muy shippeadora, me encanta ver crecer las historias románticas en las series y lo vivo todo muy intensamente. La relación entre Kate y Tig es mi preferida de todas las series que sigo actualmente. Si sois de vomitar arcoiris, no sigáis leyendo.

Son taaan bonitas juntas. Supongo que influye haber visto su historia en el documental Tig, saber que la serie tiene mucho de realidad sobre cómo se inició su relación y saber que están casadas en la vida real pero, sobre todo, porque es innegable que se adoran. Creo que si no tuviera esa información, las shipearía igual, porque la serie transmite la conexión en cada plano en el que están juntas y el personaje de Kate es absolutamente adorable. Uno de los momentazos de la temporada es cuando está viendo The L World en su habitación, soy muy fan.

Notas al margen

  • Noah Harpster (Remy) ha escrito seis episodios de Transparent, donde también interpreta un pequeño papel en algunos episodios.
  • Tig Notaro y Stephanie Allynne escribieron a cuatro manos los guiones de los dos primeros episodios de esta temporada.

Fuente: Showtime

  • Stephanie tuvo una breve, pero memorable, aparición en la tercera temporada de Twin Peaks.
  • Este año no me acordé de destacar a John Rothman como secundario de comedia olvidado en los premios Emmy. El próximo año lo diré cada vez que pueda.
  • Lo de Louis C.K. Si no os habéis enterado, leedlo vosotros mismos, que me da tanta pereza como rabia hablar del tema. No es muy descabellado pensar que el personaje de Jack puede ser un comentario sobre el asunto Louis. Yo, entre esto y ‘Lo de Joss Whedon’, no he ganado para disgustos este verano.

Crítica: La segunda temporada de ‘Insecure’ ha sido ‘Hella maravillosa’
La serie de Issa Rae se consolida como uno de los regresos que más esperaremos cada añofueradeseries.com

Las notas de Fuera de Series:

En Fuera de Series puntuamos nuestros análisis en una triple escala de 1 a 5, inspirada en la que usa Little White Lies, en función de lo deseosos que estábamos de ver la serie (“Antes”), lo que nos ha parecido viéndola (“Durante”) y las ganas de ver más y de comentarla con más gente tras hacerlo (“Después”).

Antes: 4

Fue una de las series que me enamoró el año pasado por su canto a la vida, su sentido del humor y su sensibilidad. Esperaba su regreso con muchas ganas.

Durante: 4

No quería que se me acabara, sabía que son pocos episodios, pero tampoco los iba a dosificar.

Después: 5

Necesito que Amazon anuncie ya su renovación. Amo esta serie.

Las dos temporadas de ‘One Mississippi’ están disponibles en Amazon Prime Video.

Subir