Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Outlander’ 3×04 — ‘Of lost things’, en busca de fantasmas

Claire quiere saber qué pasó con Jaime, y éste se resiste a olvidarla

Roger, Claire y Brianna buscan pistas del paradero de Jaime en el siglo XVIII. (Fuente: Movistar+)

Esta crítica va a contener spoilers del episodio 3×04 de ‘Outlander’.

A estas alturas de la tercera temporada de Outlander, es la historia de Claire la más interesante, y la que los guionistas menos están explorando. Sí, Jaime tiene que intentar que su pasado como rebelde jacobita no le cause más problemas, sobre todo trabajando en los establos de esa familia noble inglesa, pero lo suyo es un dilema bastante más claro y directo.

Incapaz de olvidar a Claire, ni la opresión que ha sufrido a manos de los casacas rojas, se concentra en su trabajo en la mansión de Helwater, pero las dos hijas del señor de la casa se fijan enseguida en él. La mayor porque, ante la perspectiva de casarse con un rico hombre mayor, prefiere que sea un atractivo escocés con quien tenga su primera experiencia sexual; la pequeña, porque sabe que Jaime y Lord John son amigos, y es éste último quien le interesa.

Toda la historia (que transcurre a la misma velocidad que el resto de la temporada) transcurre como en una serie inglesa de amoríos y restricciones sociales en la aristocracia real, como si fuera la versión de Outlander de una historia de Elizabeth Gaskell. Y aunque deja algunos buenos momentos (y una escena de sexo que se ve venir en cuanto Lady Geneva se fija en Jaime, y nosotros nos damos cuenta de lo que ella se parece físicamente a Claire), es la parte más convencional de todo el episodio.

Jaime intenta pasar desapercibido en la mansión de Helwater. (Fuente: Movistar+)

Sí, Jaime tiene oportunidad de hacerse el héroe salvando al hijo de Lady Geneva (también suyo), y ese niño vuelve a recordarle todas las cosas que ha perdido. A través de Willie puede vivir la experiencia de ser padre, una experiencia de la que se ha visto privado en dos ocasiones: cuando Claire perdió a su hija en Francia y, después, cuando ella regresó a su época.

Ayuda a que sigamos viendo cómo Jaime no acaba de superar la pérdida de Claire, como su fantasma sigue a su lado constantemente. Sin embargo, es justo en 1968, y en la manera en la que la propia Claire vive con el fantasma de Jaime, donde está lo más destacado.

Crítica: ‘Outlander’ 3×03 — ‘All debts paid’, el tiempo no está de mi lado
La difícil relación entre Claire y Frank pasa al frente en este episodiofueradeseries.com

Sin Frank, Claire se concede una última oportunidad de averiguar qué pasó con el amor de su vida. ¿Murió en Culloden? ¿Existiría una posibilidad de regresar a su lado si consiguiera encontrarlo? ¿Es esa investigación un exorcismo del recuerdo de Jaime o su entrega a una vida que nunca vivirá?

Este episodio regresa al final de la segunda temporada, al viaje de Claire y Brianna a Escocia para seguir la pista del padre biológico de la segunda. Ya ha pasado la gran confrontación entre madre e hija y ambas están en el mismo barco. De hecho, Brianna puede entender un poco mejor por qué su madre es como es.

El viaje sirve para que Outlander vuelva a mostrar el sexismo imperante en la época con la anécdota de que no era habitual ver a mujeres en la barra de los pubs, y también para plantar un par de semillas para más adelante. Una es el acercamiento entre Roger y Brianna (evidente desde el primer momento hasta para quienes no hayan leído los libros de Diana Gabaldón), y la otra es esa frase que Claire le decía a Jaime, frase extraída de una canción popular escocesa que no se había compuesto aún en el siglo XVIII. Sabiendo que el quinto episodio se titula, precisamente, Freedom & Whisky, libertad y whisky, queda clara su relevancia.

También es evidente que la falta de resultados frustra a Claire. Para Roger y Brianna es una excusa para estar juntos, pero para su madre no es más que la muestra de que ha estado engañándose, de que debe asumir que su vida siempre ha estado en el siglo XX. Aunque Jaime está perdido para ella, le queda Brianna, con su cabellera pelirroja y su temperamento Fraser, por lo que no es extraño que Claire acabe tirando la toalla.

Se puede perseguir fantasmas durante un tiempo, pero no se puede vivir con ellos para siempre.

Todas las críticas de ‘Outlander’

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir