Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Riphagen, el carnicero holandés’, retrato de un monstruo

La serie describe en tres episodios su terrorífica historia de colaboración con los nazis

(Fuente: Filmin)

Esta crítica se ha escrito tras ver completa la miniserie y no contiene spoilers.

Dries Riphagen fue un holandés que colaboró habitualmente con el SD alemán (el servicio de inteligencia de las SS) durante la ocupación nazi de los Países Bajos. No solo delató la posición de multitud de judíos para que fueran enviados a campos de concentración, sino que además simulaba ayudarlos y proteger sus pertenencias, que se quedaba para sí mismo. Ahora podemos conocer en detalle la historia de la mano de Filmin en una miniserie de tres episodios llamada Riphagen, el carnicero holandés.

Protagonizada por Jeroen van Koningsbrugge, detalla la biografía del gángster desde los tiempos de ocupación hasta el final de la Segunda Guerra Mundial y la liberación de Holanda. Pese a que la historia es de por sí intensa y dramática, la serie logra coger distancia y narrar los hechos de una forma considerablemente aséptica.

El resultado, gracias a la ausencia de sentimentalismos, es aún más dantesco. La exposición cruda de un personaje avaro y egoísta muestra cómo sus actos ni siquiera fueron el fruto de una posición política extrema, lo que la hace incluso más monstruosa. La absoluta frialdad, y meramente el deseo de tener lo de otros a costa de sus vidas y de colaborar con el ejército nazi, fueron necesarias para que un personaje como Riphagen sobreviviera hasta morir por causas naturales.

Podrían haber hecho una serie con giros sorprendentes y escenas llenas de adrenalina. La historia da para eso y mucho más; sin embargo, apuesta por un ritmo pausado y una narración poco espectacular, mostrando un personaje capaz de saltar de la tranquilidad a la violencia sin inmutarse. El dibujo de Riphagen no deja dudas sobre su falta de empatía con nada ni nadie, dejando un hueco en el estómago como resultado. Lo acompaña, además, una buena interpretación que refleja su avaricia, más allá de ser de un auténtico monstruo.

Su desarrollo, dividido en tres episodios, va al grano, prescindiendo prácticamente de tramas que no tengan relación directa con Riphagen. El resultado es una serie interesante que deja sensación de completo vacío y un sabor amargo al ser consciente su desenlace histórico. Una producción interesante, breve y de lo más pedagógica.

‘Riphagen, el carnicero holandés’ está disponible en Filmin.

Crítica: ‘El mundo en llamas’, o la guerra a pie de calle
Movistar+ presenta una Segunda Guerra Mundial diferente de la mano de BBCfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir