Quantcast
Crítica: 'Solos', una antología de ciencia ficción sin mucha más personalidad que la de sus estrellas - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Solos’, una antología de ciencia ficción sin mucha más personalidad que la de sus estrellas

David Weil crea para Amazon Prime Video una serie con ecos de la cuarentena sobre la soledad y el aislamiento

(Fuente: Amazon Prime Video)

Esta crítica se ha escrito tras ver los dos primeros episodios de ‘Solos’ y no contiene spoilers.

Los capítulos de Solos, la serie que acaba de estrenar Amazon Prime Video, comienzan siempre con una pregunta. Por calentar el asiento: «Si viajas al futuro, ¿puedes escapar de tu pasado?» es la interrogación que abre el primer episodio. En cuestiones como esa está contenido al completo el tono de la serie, una colección de relatos de ciencia ficción que, más que sobre el futuro, busca reflexionar sobre las personas.

David Weil es el creador de la antología, ideada durante el confinamiento como un reverso imaginativo de los sentimientos que experimentamos durante este. De ahí que casi todo el armazón del que se sirve Solos descanse sobre sus intérpretes, ocho estrellas de la talla de Anne Hathaway, Anthony Mackie, Morgan Freeman o Helen Mirren. A ellos se unen en episodios posteriores Uzo Aduba, Nicole Beharie, Dan Stevens y Constance Wu.

Estos personajes —algo planos por histriónicos— aparecen en su mayor parte aislados, arrancados de una dimensión social que se nos negó a casi todos durante la pandemia de la Covid-19. Si la intención de Weil con la serie de Amazon era aportar una coda en clave de género a esos sentimientos compartidos, entonces Solos funciona. Es más, cumple todavía mejor cuando, como en el caso de los episodios de Hathaway y Mackie, los protagonistas están tan alienados que su agonía se proyecta en réplicas de sí mismos, imágenes perfectas pero igual de deprimentes.

En este sentido, Solos coquetea con expresiones, en principio, de menor lucimiento televisivo, pero que refrendan el proyecto sentimental de Weil. Por solitarios, sus personajes se apoyan con desenfado en la palabra hablada para hacer entender al espectador lo que sienten, quieren o necesitan. Esa fragancia teatral recogida en el abuso del monólogo, sin embargo, sería imposible sin la mediación de la tecnología digital, que actualiza su valor como forma de entablar diálogos con uno mismo y revisa su utilidad dramática. Quizá ahí se halle todo el carisma de una serie que, por lo demás, no muestra mucha más personalidad que la que le brindan sus superestrellas.

Por lo demás, Weil no anticipa en su serie imágenes sobrecogedoras, grandes reflexiones existenciales ni paradojas temporales rompecuellos. Ni el creador ni su nómina de directores parecen acudir al género de la ciencia ficción como un destino narrativo ansiado, ni se les advierte en los primeros episodios vocación alguna de revolucionar sus tropos. Solos es más bien un eco lejano de aquellas series confinadas que, aunque torpes, hablaban desde lo más profundo de la esencia humana en un momento de dolor contagioso. Las premisas sci-fi sirven de matriz para componer sus microhistorias, pero su deseo de reflexión futurista, que lo tiene, es solo un medio, y no un fin en sí mismo.

‘Solos’ puede verse en Amazon Prime Video.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir