Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Succession’, problemas del primer mundo

La saga familiar de HBO no aporta nada nuevo, aunque sí tiene cierta mala leche

La familia protagonista de ‘Succession’. (Fuente: HBO España)

El molde de El rey Lear es uno de los más utilizados a la hora de crear dramas familiares en los que los hijos intrigan para suceder al padre a la cabeza de sus negocios. En la tragedia de Shakespeare, la herencia era un país, pero eso puede sustituirse tanto por una compañía discográfica (Empire) como por un imperio mediático, que es el caso de Succession, la serie que HBO España estrena hoy.

Creada por Jesse Armstrong, colaborador de Armando Ianucci en The thick of it, se centra en la familia Roy, propietaria de un conglomerado multinacional de medios que ha suscitado ciertas comparaciones con los Murdoch y News Corp. El patriarca y fundados de la empresa, Logan Roy, es ya un hombre mayor que empieza a sufrir algunos achaques de la edad y que ha preparado un plan de retirada en el que debe sucederle, Kendall, hijo mayor de su segundo matrimonio y el único involucrado en la compañía de los tres “retoños” Roy, a los que hay sumar a Connor, hijo de la primera esposa de Logan.

Los cuatro, no obstante, están en la junta directiva y tienen voz y voto en las decisiones, aunque sea Kendall quien lleve las riendas del negocio. Es un reparto que para todos es ventajoso mientras se mantiene la situación actual. Sin embargo, la retirada de Logan, más una serie de decisiones que para los hijos no tienen sentido, va a llevar a que sus ambiciones personales les lleven a buscar el mejor posicionamiento para cuando el padre dé, finalmente, un paso atrás.

Así puede resumirse Succession, que en ese aspecto no aporta nada nuevo a otras sagas familiares. El padre no termina de decidirse sobre su futuro, convencido de que puede aún dirigir el negocio. Los hijos, por su parte, creen que está perdiendo facultades y que debería delegar el poder, y todos tienen, a su vez, sus propios intereses.

Entre ellos no sólo figura el “delfín”, el supuesto heredero que se ha ganado el puesto trabajando codo con codo con su padre en la empresa; también está el hermano que dejó la compañía porque no le gustaba ese modo de vida tan rígido o la hermana que ni tiene especial deseo por dedicarse al negocio familiar, pero cuyo marido sí podría ascender en él. Y luego encontramos al pariente lejano que no se ha criado en ese ambiente ni está preparado intelectual y psicológicamente para él, pero que intenta por una vez que sus conexiones familiares le abran una manera de ganarse la vida.

El primer episodio de Succesion presenta a todos los Roy de una manera muy eficaz y que recuerda a la experiencia de Jesse Armstrong no sólo escribiendo con Ianucci, sino en la creación de otras series como, por ejemplo, Babylon, una sátira sobre la policía londinense y los esfuerzos de sus jefes por modernizar su comunicación pública. Ese mismo humor con cierta mala leche se mantiene en su mirada muy poco sentimental a esta familia.

Kendall, el heredero del imperio, y Logan Roy. (Fuente: HBO España)

Succession es muy consciente de los defectos de sus personajes y de sus problemas del primer mundo, y no pierde la oportunidad de rebajarles los humos si se creen demasiado su cargo en la empresa o pretenden comportarse como Michael Douglas en Wall Street, por ejemplo. El tono es donde la serie puede diferenciarse de otras familias ricas y poderosas con intrigas internas por hacerse con el poder, porque aquí no se oculta que unos cuantos de los que pretenden subir en el escalafón son bastante patéticos.

Y eso ayuda también a que no haya episodios aburridos, y hasta a que se creen algunos personajes más coloridos e imprevisibles, como el hijo mediano al que interpreta Kieran Culkin, que oculta su ambición tras un exterior de tipo que sólo quiere disfrutar de la buena vida.

Los estrenos de junio de HBO España
‘Pose’ y ‘Succession’, la nueva serie original de HBO con el director de ‘La Gran Apuesta’, llegan este mes a la…fueradeseries.com

Succession tiene la difícil tarea de convencer al espectador que, tal vez, crea que va a ver más de lo mismo. Y, en cierto modo, la serie es más de la mismo porque las sagas familiares no son, precisamente, el género menos explotado de la televisión. Donde puede tener éxito es en la mirada sin sentimentalismos, y con cierta mala uva, a los Roy y sus cuitas relacionadas con el dinero y el poder. Su tono, en el que se muestran situaciones ridículas sin histrionismos, es su gran baza.

‘Succession’ está disponible todos los lunes en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir