Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Supergirl’ tira la casa por la ventana en su final de temporada

Comentamos el episodio 2x22, ‘Nevertheless, she persisted’

Tyler Hoechlin regresa como Superman para el final de la temporada. (Fuente: The CW)

La segunda temporada de Supergirl, la primera que se ha emitido en The CW tras su estreno inicial en CBS, ha terminado utilizando, en parte, algunos de los mismos elementos que vimos en sus primeros episodios. Superman regresa a National City, volvemos a ver a Cat Grant (a la que se ha echado de menos en esta entrega) y aunque Kara está realmente impresionada con el héroe en el que se ha convertido su primo, éste reafirma que ella bien puede haberlo superado.

Los dos finales de temporada que hemos visto hasta ahora de Supergirl han tocado el mismo tema: cómo Kara es capaz de sacrificarse a sí misma por salvar no sólo a las personas que quiere, sino a todo el mundo. Siempre elige el bien de la mayoría por encima de sus preferencias personales. En este caso, esa elección le rompe el corazón y, de paso, deja uno de los capítulos más ambiciosos que ha hecho la serie hasta ahora.

A partir de aquí habrá spoilers del episodio 2×22 de ‘Supergirl’.

La llegada de Rhea, madre de Mon-El y malvada reina de Daxam, con sus propósitos de convertir la Tierra en su nuevo hogar (esclavizando a los terrícolas de paso, por supuesto), da a la serie la mayor escala que ha tenido hasta el momento. Sí, el evento crossover Invasion! lidiaba con la invasión de los Dominadores, pero aquello ocurría en el universo de Flash y Arrow, no el de de Supergirl.

Esta vez, hay un claro escenario a lo Independence Day, como dice Winn, y todos los personajes deben decidir entre resistir a los invasores o plegarse a sus demandas, entre hacer lo correcto para salvar el mundo o sus bienestares personales. Siendo ésta una serie de superhéroes, eligen lo primero aunque duden, como le ocurre a Alex cuando recibe la orden de destruir la nave daxamita con su hermana todavía a bordo.

Desde que Mon-El y Kara empezaron una relación sentimental, la temporada ha estado girando constantemente sobre la posibilidad de que su protagonista pueda querer a alguien sin comprometer ninguno de sus principios, y sin ponerlo en peligro (es un poco uno de los principales dilemas que siempre sufre Oliver Queen en Arrow). Mon-El ha ido evolucionando hacia alguien un poco más empático, un poco menos egocéntrico y más centrado en escuchar a Kara, y no imponerle directamente su presencia, pero estaba agotándose con rapidez.

La decisión de enviarlo lejos de la Tierra es un acierto porque, cuando lo traigan de vuelta (que lo harán), sus tramas pueden refrescarse.

¿Y por qué debe irse Mon-El del planeta? Porque Kara tiene que aceptar la ayuda de Lilian Luthor para deshacerse de la amenaza de los daxamitas. Y Lilian Luthor no hace las cosas a medias.

Katie McGrath y Brenda Strong, como Lena y Lilian Luthor. (Fuente: The CW)

Las Luthor han sido un buen añadido para Supergirl. Lilian y su Proyecto Cadmus han aportado un villano con unos claros paralelismos sociales (la Tierra para los terrícolas, como si dijéramos) que puede dar todavía mucho juego. No se explora del todo el sapo que tienen todos que tragarse al aceptar su ayuda para acabar con Rhea (una Teri Hatcher, por cierto, disfrutando como mala sin matices) porque se da más peso a esa complicada relación entre Lilian y su hija Lena, que ha pasado toda la temporada retratada como una mujer brillante a la que, sin embargo, engaña cualquiera que le diga que es una genio.

Lena, no obstante, ha ocupado en ocasiones el hueco que tenía Cat Grant en la primera temporada como apoyo de Kara. De hecho, es bastante significativo que la conversación última de Kara sobre su tristeza por haber perdido a Mon-El la tenga con Cat, y no con su hermana Alex. Las Luthor aportan una dinámica interesante sobre puntos de vista, lo que acaba empujando a alguien a ser un villano y la necesidad de Kara de mantener algo normal en su vida, un aspecto que se ha perdido con la marcha de Cat.

De hecho, la segunda temporada de Supergirl ha potenciado más el lado superheroico y de acción que los tonos de workplace comedy y comedia romántica que tenía más al principio. En general, ha funcionado, aunque como ocurre con todas las series “pijameras” de The CW, el tramo intermedio de la entrega se ha resentido un poco y sólo ha sido salvado por la manera en la que se ha contado la salida del armario de Alex.

Ésta ha servido para explorar un poco más los asuntos sin resolver que todavía hay entre Kara y su hermana (celos infantiles aún no superados, por ejemplo), y para convertir a Alex y su novia, Maggie Sawyer, en dos de los personajes favoritos de los fans. Pero también ha puesto sobre la mesa los problemas que la serie tiene para encontrar un uso a personas como James Olsen, que ni siquiera ha conseguido ganar interés siendo Guardián, o hasta J’onn, demasiado desaparecido en el tramo final.

Calista Flockhart y Melissa Benoist, en el final de temporada. (Fuente: The CW)

Al final, Supergirl siempre sitúa en su centro las inseguridades de su protagonista por ser la mejor versión de sí misma y por conciliar esos dos deseos que la impulsan: ser una superheroína y tener una vida normal. ¿Puede tenerlo todo? Y si lo consigue, ¿cómo puede mantenerlo?

La temporada de debut de la serie en The CW ha sido su confirmación en el universo comiquero de esta cadena. Sigue notando la carga de hacer 22 episodios por temporada, pero no ha olvidado que buena parte de la gracia de su protagonista es que ofrece siempre un rayo de esperanza y optimismo. Ahora, nos falta saber cómo se resuelve ese cliffhanger (ya hay algunas teorías sobre quién es ese futuro villano que fue enviado también a la Tierra desde el moribundo Krypton) y si veremos más a menudo a Cat Grant en la tercera temporada.

Notas al margen

  • El título del final de temporada es realmente interesante. Nevertheless, she persisted (a pesar de todo, ella persistió) viene de las palabras con las que un senador republicano, Mitch McConnell, líder de la mayoría del Senado, intentó hacer callar varias veces a la senadora demócrata Elizabeth Warren durante las sesiones que debatían el nombramiento de Jeff Sessions como fiscal general. Las palabras exactas de McConnell fueron: “Ella fue avisada. Se le dio una explicación. Sin embargo, ella persistió”. y se han convertido en un lema muy utilizado por las feministas estadounidenses.
  • Cat Grant tiene tres grandes momentos en el episodio. El primero es una nueva mención a Star Wars (recordemos que Harrison Ford es el marido de Calista Flockhart); el segundo es un guiño a Cinco hermanos, la serie en la que Flockhart trabajó a las órdenes de Greg Berlanti, al afirmar que había rechazado dos veces a Rob Lowe. Y el tercero es la confirmación de lo que muchos fans sospechaban, después de aquel amago de la primera temporada: Cat siempre ha sabido que Kara es Supergirl, pero ha decidido guardar el secreto.
  • Ha sido bastante gracioso que la última canción de la temporada fuera Small world, de Idina Menzel, que tiene algunos versos sobre volar y sentirse solo, pero la gracia está en que Menzel fue la intérprete original de Elphaba en Wicked, y la que hizo famosa Defying gravity.

Las notas de Fuera de Series:

En Fuera de Series puntuamos nuestros análisis en una triple escala de 1 a 5, inspirada en la que usa Little White Lies, en función de lo deseosos que estábamos de ver la serie (“Antes”), lo que nos ha parecido viéndola (“Durante”) y las ganas de ver más y de comentarla con más gente tras hacerlo (“Después”)

Antes: 3

El paso de CBS a The CW despertaba cierta curiosidad, pero también había algunas reticencias por la pérdida de Cat Grant. La duda de quién estaría en esa nave que llegaba al final de la primera temporada, de todos modos, era suficiente para generar interés.

Durante: 4

Los constantes paralelismos con la actualidad, sobre todo estadounidense, en el trato hacia inmigrantes y mujeres hicieron ganar bastantes enteros a la serie. Y, aunque haya habido aspectos que no han funcionado, sí se encontró la manera de potenciar el lado más comiquero de ‘Supergirl’.

Después: 3

Mon-El y algunas otras tramas han llegado un poco agotadas al final de la temporada, y la escala épica del enfrentamiento con Rhea no ha sido tan grande al final. Pero las vueltas de Cat Grant y Superman han aportado otra energía a los capítulos, y ese cliffhanger final puede deparar cosas interesantes en la tercera entrega.

Las dos temporadas de ‘Supergirl’ se pueden ver en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir