Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘The Defenders’ y el problema de los villanos de Marvel

Comentamos con spoilers la temporada completa de la serie de Netflix

AD

Luke, Matt y Danny, cercados por los secuaces de la Mano. (Fuente: Netflix)

A las películas, y a las series de Marvel, se les suele hacer siempre la misma crítica: sus villanos son intrascendentes. Hay excepciones, claro, como Loki, Hydra, Wilson Fisk o Kilgrave, pero es un problema de fondo que ni siquiera el enfrentamiento entre superhéroes de Capitán América: Civil War consiguió solventar. Y cuando los héroes tienen que unirse para hacer frente a una amenaza inimaginable, el malo arranca prometedor y acaba diluyéndose. Le pasó a Ultrón en la segunda entrega de Los Vengadores y le pasa a la Mano en The Defenders.

Es cierto que, con sólo ocho capítulos, esta reunión de Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage e Iron Fist logra eludir, en su mayor parte, los problemas de ritmo y de estructura de la historia que sufren sus temporadas individuales (que tienen trece episodios), pero hay otros lastres en la miniserie. Es entretenida, y la dinámica entre los cuatro justicieros merece la pena, pero no puede ocultar la falta de carisma de algunos de ellos.

A partir de aquí habrá spoilers de los ocho capítulos de ‘The Defenders’.

Crítica: ‘The Defenders’ 1×01-04 — Nueva York no tiene quien la salve
Comentamos con spoilers el arranque de la miniserie de Netflixfueradeseries.com

Cuando comentamos los primeros cuatro episodios de The Defenders, ya apuntamos que hacer que Danny Rand fuera el principal motor de la trama no le hacía ningún bien porque es el más soso de todos. Su tozudez en luchar contra la Mano únicamente con la ayuda de Colleen (otra a la que la miniserie no ayuda en su caracterización) no lo presenta como un héroe sacrificado que no quiere involucrar a nadie más en su cruzada para que no salgan heridos; le hace parecer un tipo demasiado egocéntrico y absorto en sus problemas para darse cuenta de que él no es la única persona especial suelta por Nueva York.

La facilidad con la que Elektra lo manipula y juega con él para que abra ese portal subterráneo es la prueba de que Danny no ha aprendido nada en Iron Fist ni en estos ocho capítulos. No está dispuesto a escuchar ninguna opinión contraria a lo que él ya tiene decidido, algo que también facilita ese intento de asesinato de Stick.

Scott Glenn y Finn Jones, como Stick y Danny Rand. (Fuente:L Netflix)

The Defenders amplía un poco más la historia de la Mano que se había contado ya en Iron Fist o en Daredevil, y nos deja ver en acción a los cinco “dedos” que manejan todas sus operaciones, y que están buscando la manera de seguir siendo inmortales y de regresar a K’un-Lun. Los cinco deberían ser temibles, y Madame Gao realmente lo parecía en su introducción inicial en la serie de Matt Murdock, pero no acaban de cuajar bien.

Los guionistas se esfuerzan por construir la relación entre Alexandra (una Siogurney Weaver, al final, infrautilizada) y Elektra, y por insinuar que ella, pese a haber sido resucitada con el Cielo Negro, aún mantiene algún recuerdo de lo que sentía por Matt. Esa construcción nos prepara para la traición de Elektra y para su posicionamiento como la gran villana de la historia, la que quiere beneficiarse para sí de todo el trabajo de la Mano, pero eso lleva a que Matt caiga en sus peores hábitos introspectivos.

Su obsesión de que puede llegar a Elektra, que puede convencerla para que deje de atacarlos acaba siendo un poco frustrante; ¿cuántas veces necesita que ella lo lance al otro extremo de la habitación para darse cuenta de que no es la persona a la que él quería?

Lógicamente, todo eso se encamina al sacrificio último de Matt y al cliffhanger final, que se continuará en la tercera temporada de Daredevil, pero acaba por no ser demasiado interesante. Todo el plan de la Mano es menos impresionante de lo que parecía, aunque una cosa sí se agradece de la serie, y es que no opte por un tercer acto de destrucción total. Sí, se derrumba un edificio, pero tal y como está el género de los superhéroes, es un alivio.

Jessica Jones acaba siendo lo mejor de ‘The Defenders’. (Fuente: Netflix)

No es que The Defenders sea una completa pérdida de tiempo, pero acaba dando más importancia a sus dos eslabones más débiles (Danny Rand y el Matt obsesionado con Elektra) y eso resiente todo el conjunto. El cinismo y la actitud heroica a su pesar de Jessica Jones acaba siendo lo más destacado, entre sus puyas a las pintas de Matt con su traje y el momento en el que sujeta el ascensor para evitar que Luke y Danny caigan al vacío con él. De hecho, la relación entre Jessica y Matt sí es muy entretenida de ver y sería un gran detalle que tuviera algún tipo de continuación en sus respectivas series. Al fin y al cabo, en el cómic, Murdock es el abogado de Jessica.

Se le da poca cancha a una Misty Knight que termina lista para que le implanten su brazo biónico y Luke Cage termina entrando en un patrón un poco repetitivo con sus quejas constantes a los diferentes planes que proponen Stick o Daredevil, pero quienes hayan visto las cuatro series de Marvel-Netflix van a pasar un buen rato.

Alexandra y la Mano podrían haber dado mucho más de sí (lo mismo que todos los secundarios de los respectivos superhéroes que aparecen también en la miniserie) y, como balance final, la que sale mejor parada en su retrato es Jessica Jones, sobre todo por su costumbre a decir las cosas como son. Y si le parece que todo lo que está viendo es una somera estupidez, no se lo calla. Si le hubieran hecho un poco más de caso desde el principio.

Notas al margen

  • The Defenders deja también preparadas las nuevas temporadas de los superhéroes, aunque se aprecie de una manera más clara en Daredevil. Su tercera entrega va a arrancar con Karen y Foggy creyendo que Matt está muerto.
  • Netflix aprovecha el último episodio de la miniserie para lanzar un teaser de The Punisher, su próximo estreno marvelita.

Las notas de Fuera de Series:

En Fuera de Series puntuamos nuestros análisis en una triple escala de 1 a 5, inspirada en la que usa Little White Lies, en función de lo deseosos que estábamos de ver la serie (“Antes”), lo que nos ha parecido viéndola (“Durante”) y las ganas de ver más y de comentarla con más gente tras hacerlo (“Después”).

Antes: 4

La curiosidad por ver en acción a los cuatro superhéroes de Marvel-Netflix y el punto en el que se queda el cuarto capítulo hacían que realmente quisiera continuar con ‘The Defenders’. Además, los primeros atisbos de la dinámica entre los cuatro eran prometedores.

Durante: 3

Los últimos cuatro capítulos confirman el error de centrar toda la historia en la lucha de Puño de Hierro contra la Mano. La obsesión de Matt con Elektra tampoco es tan atractiva como creen los guionistas, y la amenaza se va diluyendo en cosas demasiado típicas, como que la mano quiera atentar contra los seres queridos de los protagonistas.

Después: 3

Hay algunas buenas peleas (aunque también se abusa de ellas) y, sobre todo, grandes frases de Jessica Jones, pero ‘The Defenders’ termina siendo menos de lo que parecía.

Los ocho episodios de ‘The Defenders’ están disponibles en Netflix España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir