Quantcast
Crítica: ‘The Handmaid’s Tale 1x09 — El viaje de Janine - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘The Handmaid’s Tale 1×09 — El viaje de Janine

‘The Bridge’, el penúltimo episodio de la temporada nos muestra que hay más de una forma de hacer rebelión

Este episodio de The Handmaid’s Tale, haciendo honor a su título (sin olvidar, por supuesto, a qué hecho concreto se refiere) funciona como puente para prepararnos para el final de temporada. The Bridge nos muestra todas las formas en que Gilead puede destruir a las criadas, pero también, que hay más de una forma de hacer rebelión.

Janine

Con Janine, hemos visto todas las formas que tiene Gilead de deshumanizar, reducir y destruir por completo a las criadas. Cuando la conocimos en su primer día en el Centro rojo, su irreverencia la hizo parecer indestructible durante unos segundos, sobre todo, en comparación con June, que mantenía la cabeza baja.

Desde ese momento, empezó su tortura física, con la mutilación de su ojo derecho, un órgano que no era necesario para la función que debía cumplir. A partir de ahí, llegó también la tortura emocional a la que son sometidas todas. Con ella, presenciamos la perturbadora ceremonia del parto (1×02), cómo le prohibían sentarse a la mesa en un acto porque era una manzana magullada del frutero (1×06) y cómo parecía que vivía en una fantasía en la que creía que su comandante iba a huir con ella y su hija.

Y después de todo lo que ha tenido que sufrir, le roban a su hija y la asignan a la casa de otra pareja de esclavistas para empezar un nuevo ciclo de violaciones. Gilead ha roto totalmente a Janine pero ella, de la mejor forma que puede, decide que los bastardos no la harán comer el polvo.

Nolite te bastardes carborundorum.

“Ven conmigo. No puede doler tanto. Sólo dolerá durante un segundo, y entonces… seremos libres”.

Janine ha llegado al límite de su capacidad, ha perdido toda esperanza en que algo pueda cambiar y toma el único camino que cree que puede conducirla a la libertad.

Los bastardos son tan bastardos que no la dejan morir en paz y luego la vemos en la cama de un hospital. Pero Janine ha hecho su revolución y con ella se ha llevado al comandante Warren y a su esposa Naomi. Espero con ansias que llegue el episodio en que veamos que reciben un castigo por su perversas manipulaciones. No existe un castigo que compense lo que han hecho, pero Janine necesita que se haga justicia.

Y, ya que le han quitado también el derecho a morir, espero que al menos sirva para que un día que Janine, June, Moira y Alma disfruten juntas de una noche de karaoke que acabe cuando salga el sol.

June y Moira

Cuando Emily le habló a June de Mayday, ella dijo que no era ese tipo de persona. The Handmaid’s Tale la ha ido convirtiendo en una heroína poco a poco, y eso ha estado muy bien, porque nuestra protagonista no es una persona perfecta.

Cuando en el episodio pasado se dijo que no iba a ser la chica de la caja, había tomado la decisión de actuar y el mensaje que dejaba en el armario a quien pudiera venir después de ella, era uno de esperanza en el cambio, por si éste tardaba en llegar.

Con Alma, comprobamos que la resistencia también tiene ojos en todas partes y ya quiero ver cómo funcionan los entresijos de la revolución. June recibe la misión de volver a Jezebels para sacar de allí un paquete. Entendemos lo decidida que está en hacer algo por cambiar la situación cuando acepta hacerlo teniendo en cuenta lo que realmente implica para ella a nivel personal. No es la valentía lo que hace al héroe, es la capacidad de sacrificio el material del que están hechos.

“Sé que conoces a Ruby. Yo también la conozco. Pensé que agradecerías este -encuentro-”.

June manipula al comandante y él sabe que está siendo manipulado. Pero no le importa porque todo forma parte de sus asquerosas fantasías.

Y, aunque June regresó a su prisión pensando que todo había sido en vano, con las mismas palabras que usó Moira una vez, ahora es ella quien le da fuerzas, quien renueva su esperanza en que el cambio es posible.

Praised be, bitches.

Nolite te bastardes carborundorum.

Notas al margen:

  • Mantener a la criada que ha dado a luz durante el tiempo necesario para amamantar y luego hacer un espectáculo amparado por textos del antiguo testamento para hacer oficial el robo del bebé, demuestra que la crueldad de Gilead no tiene límites, y es necesario que lo veamos. Por cierto, durante “la ceremonia” el varón es quien habla y la mujer quien debe hacer la reverencia. Y ése, es el agradecimiento que recibe la criada por su servicio. Luego, un aplauso honorífico antes de que la lleven a su nueva condena.
  • Me gustó mucho este momento en la cocina. La comprensión y complicidad de Rita, quien entiende que no es una manzanilla lo que busca, ni lo que necesita Serena. Y el momento de intimidad entre ambas cuando Rita menciona que tuvo un hijo que murió en la guerra y Serena entendiendo a qué guerra se refiere, no hace preguntas. El mundo que se construyó después, y contra el que seguramente luchó, es en el que ambas están atrapadas.
  • La dirección de este episodio estuvo a cargo de Kate Dennis y, aunque The Handmaid’s Tale es intachable en el apartado visual, esta es la hora que he sentido más personal desde los tres episodios dirigidos por Reed Morano.
  • Tendría que revisar otra vez el episodio entero para asegurarme, pero creo que June no tuvo monólogo interno. Si es así, y no os habéis dado cuenta, es porque ya han conseguido (sobre todo, Elisabeth Moss con su interpretación) que sepamos lo que piensa y siente en cada momento sin necesidad de escuchar su voz.
  • Por cierto, en este Actors on Actors de Variety (os los recomiendo todos) entre Elisabeth Moss y Riz Ahmed, ella hace referencia precisamente a la escena de este episodio en la que seduce al comandante para cumplir su misión. Un momento de esos que a mí me gusta definir como “fingir que finge fingir”.
  • Hablando del comandante, la serie continúa mostrándolo como el ser repugnante que es. Lo consiguió en toda la secuencia en Jezebels y también en la escena de la escalera con Serena. En el episodio de la semana pasada, me planteaba si Serena había vuelto a casa después de la visita a su madre consciente de lo que estaba haciendo su esposo cuando ella no miraba. Consciente de la posibilidad de que estuviera cometiendo los mismos abusos de poder. En este episodio no queda del todo claro, después de la conversación/enfrentamiento con Naomi. Pero, personalmente, creo que lo sabe, pero prefiere ignorarlo. Es cómplice.
  • La huída de Moira esta vez tiene que llevarla a su destino. Me ha hecho recordar a Emily. No pierdo la esperanza de que ella también esté la noche del karaoke.

Todas las críticas de ‘The Handmaid’s Tale’

‘The Handmaid’s Tale’ está disponible en HBO España.

Los nuevos episodios de ‘The Handmaid’s Tale’ se estrenan los miércoles en HBO España.

Crítica: ‘The Handmaid’s Tale’ 1×08 — En el país de las pesadillas
‘Jezebels’, la perversa y falsa moralidad de los varones de Gileadfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir