Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘The Hot Zone’, un noventero thriller sobre virus letales

La miniserie, que National Geographic estrena hoy, cuenta la historia real del primer caso de ébola en Estados Unidos

Julianna Margulies, como la coronel Nancy Jaax en ‘The Hot Zone’. (Fuente: National Geographic)

Esta crítica se ha escrito después de ver el primer capítulo de ‘The Hot Zone’. No contiene spoilers.

La zona caliente es el lugar con la seguridad más extrema, donde se guardan muestras de los virus más letales del mundo en un laboratorio de investigación del ejército de Estados Unidos cerca de Washington. Si cualquiera de ellos escapara de su confinamiento, se desataría una pandemia que podría diezmar a la población no ya del país, sino del planeta, hasta casi arrasarla por completo.

Allí se guarda una muestra de ébola Zaire, el nombre con el que era conocido a finales de los 80 el virus del ébola porque sus primeros casos se habían producido en esa región africana, y allí intenta comprobar la coronel Nancy Jaax si esos tejidos de un mono enfermo de un laboratorio de investigación están simplemente afectados de la fiebre hemorrágica del simio, inofensiva para los humanos, o si hay algo más.

Estamos en 1989 y lo que la coronel Jaax va a descubrir es que el pobre mono murió de ébola, y que tiene entre manos una potencial crisis sanitaria que dejaría en mantillas a la del sida que ocupaba todos los telediarios. En ese punto arranca The Hot Zone, miniserie de seis capítulos que National Geographic estrena esta noche en España.

Está basada en un libro de Richard Preston que es uno de los grandes autores del “thriller científico”, de carreras contrarreloj para impedir que se desaten pandemias letales como la que cuenta en otra novela suya, Estallido. El arranque de la miniserie transmite esa sensación que los lectores de esos libros tenían en los 90 al leerlos; algo terrible va a ocurrir y sólo hay una persona muy comprometida con su trabajo que pueda evitarlo, aunque nadie le haga caso al principio.

(Fuente: National Geograohic)

Probablemente, todo esto nos resulte familiar. Es que lo es. The Hot Zone parece escapada directamente desde finales de los 90 en sus recursos dramáticos, en la construcción de su protagonista (la heroína dispuesta a todo para impedir una catástrofe), en la presentación de sus personajes… Los espectadores que fueran aficionados en aquellos años a los best sellers de este tipo se sentirán como en casa.

Evidentemente, la miniserie juega con que el ébola siempre vuelve y, de vez en cuando, aparecen casos en el Primer Mundo que generan alarmas sanitarias y ponen en alerta a todos los gobiernos. Y también sabe que la existencia de virus mortales fácilmente contagiosos a través de fluidos corporales genera una ansiedad que ya añade una capa más de tensión a esa carrera contrarreloj en la que se encuentra la coronel Jaax.

Hay poco más a su favor. El reparto es solvente, liderado por unos Julianna Margulies, Noah Emmerich y Topher Grace que saben bien lo que hacen, y lo mejor que puede decirse de su primer capítulo es que, desde luego, no es aburrido. Pero tampoco destaca por nada especial.

‘The Hot Zone’ se estrena esta noche, a las 22 h. con doble episodio, en National Geographic.

La tele se entrega a las miniseries basadas en hechos reales
Los Emmy de este año han confirmado la tendencia con la victoria de ‘Chernobyl’fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir