Quantcast
Crítica: ‘The Walking Dead’ 10x04 — ‘Haz callar los susurros’ - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘The Walking Dead’ 10×04 — ‘Haz callar los susurros’

Una inexplicable revolución hormonal afecta a los protagonistas en este episodio de transición

Si me besase Ezekiel, yo también querría irme de la serie. (Fuente: FOX)

Cuando parecía que The Walking Dead había enderezado su rumbo, nos demuestra que siempre hay tiempo de retomar las malas costumbres. Y el episodio 10×04 da buena cuenta de ello, ofreciendo un batiburrillo de tramas que no se sabe de dónde vienen, pero sin avanzar demasiado, no vayamos a creer que este no es uno de esos capítulos puente en los que la serie hecha el freno antes de acercarse al final de midseason. Pero bueno, sabíamos a lo que veníamos, así que tampoco nos pongamos pejigueras y vayamos al turrón.

Tener a Lydia entre los protagonistas, al igual que pasa con Negan, no es plato de buen gusto y, aunque estén acogidos entre los buenos, no dejan de ser mirados con relecelo. Si la semana pasada era Aaron quien tenía sus más y sus menos con Negan, en esta son Gage, Alfred y Margo (¿A que no sabíais que se llamaban así? Yo tampoco, lo he tenido que buscar), miembros de los Asaltadores (¿se llamaban así?) quienes le hacen un poquito de bullying a la adolescente.

Pero la chica tiene a dos hombretones en los que apoyarse: por un lado Negan, que la escucha, y por otro Daryl, que la comprende porque ha sido siempre un outsider, aunque parece que esta vez simplemente tiene acordado con Michonne que Lydia es la razón por la que Alpha no arrasa con ellos y, por tanto, es valiosa. Pero cuando los Asaltadores atacan a Lydia para forzar que se vaya, un ya casi redimido Negan sale en su defensa y, sin querer, mata a Margo (el clásico empujón en el que le rompes el cráneo a alguien). Otra vez, Negan está en la picota. Porque aunque ahora es “bueno” (¡dadme comillas más grandes!) ha vuelto a matar y eso le pone en una posición complicada.

Aunque para complicado (de entender) es lo de Ezekiel. De buenas a primeras se quiere suicidar (aham) y le casca un morreo a Michonne (aham, aham). Que dice que lo ha perdido todo, su reino, a su tigre, a su hijo adoptivo y ahora a Carol. Y claro, enrollarse con Michonne debe ser la tabla de salvación, aunque ella, comprensiva, no le da un katanazo. No es el único trastornado por Cupido: Luke se quiere ir a Oceanside para ver a la chica que conoció, Eugene no quiere pisar Alexandria por su tema con Rosita y la pareja formada por Magna y Yumiko tiene su propio drama.

La única que tiene las ideas claras, al parecer, es Judith. En uno de esos paseos en carroza (¿me explica alguien por qué han puesto caballos a la estructura de un coche, que tiene que pesar un quintal?) cree haber descubierto la táctica de Los Susurradores para vencerles: cuando quieren dormir a RJ lo que hacen es cansarle primero. Y eso está haciendo con ellos Alpha. Que se echen una siesta, por favor.

Todas las críticas de la décima temporada de ‘The Walking Dead’

Los nuevos episodios de ‘The Walking Dead’ se emiten cada lunes a las 22h en FOX España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir