Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Transparent Musicale Finale’, un adiós festivo para sanar las heridas

La película musical de cierre es tan irregular como siempre lo fue la serie. Y eso hace que sea perfecta

AD

Judith Light se roba el show, como siempre. (Fuente: Movistar)

Esta crítica se ha escrito después de ver ‘Transparent Musicale Finale’ y no contiene spoilers.

En 2014, Transparent se convirtió en un referente al poner un personaje trans en el centro de su narrativa. Aunque en términos de representación fue un hito, y por ello recibió el reconocimiento de la crítica y los premios, una vez labrado el camino, la única queja que se le hacía a Jill Soloway es que no hubiese aprovechado la oportunidad de que Maura fuera interpretada por una actriz trans.

En ese momento ya no había marcha atrás, porque el elegido había sido Jeffrey Tambor, un actor cis, pero cuando fue acusado por dos mujeres trans del equipo de la serie por acoso sexual, el golpe que recibió la serie parecía uno del cual era casi imposible recuperarse. Pero, después de todo lo que había conseguido enseñarnos Transparent, era injusto que la historia se truncara de esa manera y que su final se produjera fuera de cámaras.

Afortunadamente no tuvo que ser así. El equipo y los actores recogieron los restos que quedaban por el suelo y decidieron reconstruir su final en forma de película musical para darle un cierre al viaje de los Pfefferman. Aunque a la crítica de Estados Unidos no le ha gustado mucho y algunas referencias al holocausto han resultado demasiado banales, mi opinión personal es mucho más favorable. El resultado es irregular, pero Transparent siempre lo ha sido.

(Fuente: Movistar)

La película musical (las canciones han sido escritas por Faith Solloway, hermana de Jill) empieza, como no podía ser de otra manera, con el descubrimiento de que Maura ha muerto. Tambor fue despedido, pero como si fuera la propia serie la que intenta sanar heridas por lo ocurrido detrás de cámaras, este especial se centra en honrar el legado de su personaje a través de la exploración del duelo de Shelley, sus tres hijos y Davinia.

Con números musicales que funcionan unos mejor que otros, y algunos que no lo hacen en absoluto, en los 100 minutos que dura Transparent Musicale Finale los mejores momentos están reservados para Shelley, Davinia y Ari (antes Ali), porque los otros dos hijos de las Pfefferman no tienen conflictos propios y están tan perdidos y desaprovechados como lo estuvieron sus tramas en las últimas temporadas.

Transparent se despide recordando a los personajes más importantes para todos los miembros de la familia protagonista y, tal como lo hizo desde el principio, hablando de los temas que siempre le han interesado: la identidad, la cultura judía y el trauma transgeneracional heredado por los descendientes de las víctimas del holocausto. Y con un giro de guion meta (y muy hábil) consigue subsanar errores cuando encuentra la forma de traer de vuelta a Maura; la que debió haber sido desde un principio.

Como quien hace limonada cuando la vida le da limones o, con palabras de una de las canciones de la serie, elige hacer del holocausto un joyocaust (juego de palabras con la definición festiva de joy), Transparent nos dice adiós cantando y bailando; el final feliz que se merecía.

‘Transparent’ está disponible bajo demanda en Movistar.

Crítica: ‘Transparent’ difumina las fronteras físicas y de género
En su cuarta temporada la serie se mantiene humana y emocional sin olvidar que ‘lo personal es político’fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir