Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Twin Peaks’ 3×06 — El mundo contra Dougie Jones

La serie de David Lynch nos presenta, por fin, a Diane

Kyle McLachlan, como el amnésico e infantil Cooper de ‘Twin Peaks: The return’. (Fuente: Showtime)

Esta crítica va a contener spoilers del episodio 3×06 de ‘Twin Peaks’

“Despierta. No te mueras”. Esas frases del hombre manco, atrapado en la Habitación Roja, hacia Cooper/Dougie encapsulan todo lo que los espectadores piensan de este pobre guiñapo inocente en el que se ha convertido nuestro agente favorito del FBI. Las luces de la Logia Negra (suponemos) le permiten ir superando “pruebas”, ya sean arrasar en las tragaperras de un casino o descubrir una trama de corrupción en la aseguradora donde trabaja Dougie, pero la trama ya está empezando a agotarse.

Es hora de que Cooper despierte, que salga de ese letargo, y que evite a toda la gente que quiere acabar con Dougie, que tiene más enemigos que Tony Soprano. Están los mafiosos con los que contrajo las deudas de juego (a los que despacha su esposa con una eficiencia tal, que probablemente acabaría con el plan de BOB en un pispás) y están los colaboradores de Philip Jeffries (suponemos) que envían a un asesino enano con un picahielos para matarlo no sólo a él, sino a una compañera suya de trabajo y, en realidad, a todo el que se encuentre en su camino.

Ese asesino (que parece salido de una de las temporadas de Fargo) es el gran cliffhanger del episodio, uno en el que los principales desarrollos de la historia han llegado en el pueblo de Twin Peaks y en la introducción, por fin, de Diane.

Laura Dern, vieja colaboradora de David Lynch, es Diane. (Fuente: Showtime)

Desde que se anunció la participación en el revival de Laura Dern, no había quien dejara pasar la oportunidad de especular con que interpretaría a Diane, la fiel secretaria de Dale Cooper. Nunca la vimos en las dos primeras temporadas; sólo sabíamos de su existencia porque era la persona a la que Cooper se dirigía en sus explicaciones a su grabadora. Pero el asunto es ahora mucho más grave, así que Albert va a buscarla personalmente.

Su papel en la investigación de Cooper/BOB aún está por ver, pues lo único que hemos visto es su presentación. De hecho, ni siquiera se ha continuado ese hilo que quedó abierto en el anterior episodio, cuando la agente Preston descubre algo raro con las huellas dactilares del detenido. Y, probablemente, también se mantendrá en el aire el descubrimiento que hace Hawk en la puerta de uno de los aseos de la comisaría.

Crítica: ‘Twin Peaks’ 3×05 — El puzzle empieza a encajar
¿Cuándo volverá el agente Cooper a ser quien era?fueradeseries.com

Twin Peaks no tiene prisa en desvelar el misterio (marca de la casa desde 1990), pero lo que está dejando claro es que el pueblo sigue habitado por hombres despreciables y malvados. Richard Horne, al que conocimos amenazando a una chica en el capítulo anterior, ahora atropella a un niño mientras conduce completamente drogado, y ni se inmuta. Y mejor no hablemos de los nuevos agentes en la oficina del sheriff.

No hemos vuelto a ver a Becky ni al arrastrado de su novio, pero seguro que acaban cruzando sus caminos con Horne y con ese peculiar traficante al que interpreta Balthazar Getty.

La escena del atropellamiento, por cierto, es muy dura y, al mismo tiempo, presenta el toque sobrenatural que impregna el pueblo, con el “alma” del niño elevándose hacia el cielo, así que es muy probable que esto tenga sus consecuencias más adelante.

Lo principal en esta primera mitad de la miniserie es cuándo va a despertar Cooper. Es un disco rayado, sí, pero ya no tenemos las escenas surrealistas y alucinadas de los primeros capítulos, y la historia avanza muy lentamente. Hace falta un revulsivo que vuelva a darle a Twin Peaks al aura de que no hay nada en televisión que se parezca a ella.

Notas al margen

‘Twin Peaks’ se emite todos los lunes en Movistar Series Xtra.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir