Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Vida’ (temporada 2), la libertad de ser imperfectas

La serie creada por Tanya Saracho para Starz ha demostrado que no era flor de un día y que tiene mucho que contar

AD

(Fuente: Starzplay)

Esta crítica se ha escrito después de ver la segunda temporada de ‘Vida’ y contiene spoilers.

Marina Such le dedicó su columna de esta semana a las mujeres terribles, haciendo referencia a los cambios en la representación de los personajes femeninos en los últimos años. Esas mujeres de la ficción ya no están obligadas a cumplir unas normas de conducta por miedo al rechazo del espectador. Hoy, la presencia de villanas, antiheroínas y mujeres que se equivocan en las series ya no es noticia, o no debería serlo, pero es gracias a esta evolución que ahora podemos disfrutar de personajes más complejos.

Como los de la serie Vida. Hace unos años ni siquiera contemplábamos que una propuesta como la de Starz fuera posible, una serie protagonizada por actrices latinas desconocidas, con una historia centrada en los conflictos de su entorno cultural, con un compromiso con la comunidad queer y con unas mujeres protagonistas que se equivocan una y otra vez y nunca le piden perdón al espectador, ni buscan su compasión.

Roberta Colindrez y Mishel Prada. (Fuente: Starz)

En esta segunda temporada, Lyn y Emma, las hermanas Hernández, han cometido un error detrás de otro y han peleado por el puesto de quién más se merece nuestros gritos a la pantalla en cada episodio. Con excepción de Marcos, y de Nico (que es la mejor persona viva), a quien queremos y necesitamos volver a ver la siguiente temporada, la imperfección no define solo a las protagonistas; también pasa con Eddy, con Marisol y hasta Vidalia, a la que la serie no intenta santificar porque está muerta.

La madre tiene responsabilidad en la imagen distorsionada que tienen sus hijas de sí mismas, de la homofobia internalizada con la que creció Emma, de la visión machista y limitada de su futuro con la que creció Lyn; y a Eddy también le guardó secretos.

En solo cinco horas, Vida es capaz de explorar un sinfín de situaciones, varias de ellas determinadas por los estereotipos culturales no solo de lo latino, entre los que encontramos frases como “mejorar la raza” o el eterno dilema de no ser lo suficientemente latina, que los otros piensen que rechazan su propia cultura, que la traicionan con sus elecciones vitales; también con los estereotipos de la comunidad LGTB, como cuando Emma es criticada por no hacer performativa su identidad sexual.

Los personajes de Vida son vistos y juzgados constantemente a través de diferentes lupas: como latinas, como “whitinas”, como chicas del barrio, como “genteficadoras”, como lesbianas, como lesbianas en el armario, como frescas… La identidad sigue siendo uno de los temas que más le interesan a la serie, cómo se define, cómo te la asignan, cómo se reclama.

(Fuente: Starz)

Asistir a cada temporada de Vida es una experiencia única porque no se parece a ninguna serie, porque ha pasado al centro de la página lo que antes solo estaba en los márgenes, porque se siente orgullosa de su cultura pero no intenta en ningún momento presentarla como un ideal. No porque sea una serie sobre latinxs y hecha por latinxs busca convertir a sus protagonistas en heroínas o víctimas de su situación. Y porque visualmente tiene mucha personalidad y también un discurso valioso: todos los episodios tienen detrás de cámara a directoras latinas y es innegable que allí hay mucho talento que estaba siendo ignorado.

Cuando se estrenó Wanderlust, Toni Colette dijo en alguna entrevista que el orgasmo al que llega su personaje en pantalla era el primer orgasmo femenino que se veía en la BBC; al parecer, eso no era del todo cierto, pero sí lo es que en muy pocas series (digo pocas por no generalizar sin pruebas) se verán tantos orgasmos femeninos como en Vida.

Como en Outlander o The Girlfriend Experience, otras series de Starz, la serie de Tanya Saracho no es tímida en la representación del sexo, sus escenas son eróticas, con mirada femenina, desde el punto de vista de una de sus protagonistas, y nunca son iguales porque, además de ofrecer diversidad, siempre nos revelan algo sobre un personaje o cuál es su nivel de intimidad con su pareja.

Cuando estamos viendo los episodios, a veces parece que los personajes no podrán salir de la espiral de inseguridades y falta de amor propio, de su egoísmo. Lynn, a pesar de los errores cometidos, tenía la intención de no cometer más esta temporada, quería ser útil, demostrar que puede ser más de lo que nadie nunca esperó que fuera; y Emma va derribando ladrillo a ladrillo sus muros emocionales y va dejando de sentir que tiene que hacerse cargo de todo. Vida siempre encuentra la forma de recordarnos que puede que el camino no sea fácil, pero está iluminado, y para el final de esta temporada vuelve a dejarnos con una imagen de las hermanas juntas.

Esta es una de las ventajas del Peak TV, que haya tantas series, y que quienes las hagan sean conscientes de que todas no podrán ser un éxito de audiencia, les permite tomar ciertos riesgos y producir ficciones de nicho que pueden apelar a un público más amplio. Vida no habría sido posible en otro contexto. Este es un gran momento para los que amamos las series.

Hasta el próximo año, Vida.

‘Vida’ está disponible en Starzplay.

Qué es ‘Vida’, la serie de Starz que fue una de las revelaciones de 2018
La temporada 2 se estrena el 23 de mayo y la primera ya os está esperando en Starzplayfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir