Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Vis a vis’ 3×07 — ‘Fuimos niñas’

La serie se prepara para el final de temporada despidiendo a otro personaje

Mercedes está cada vez en mayor peligro. (Fuente: Fox España)

La fuga de Akame es, probablemente, lo menos interesante de la tercera temporada de Vis a vis. Sirve como motor de las tramas, como macguffin para las maquinaciones de Zulema y para que Mercedes se meta en los mismos líos que acabaron con toda la familia Ferreiro, pero desde la presentación inicial de la banda de las chinas, ha perdido fuelle con rapidez conforme ha avanzado la entrega. Puede que sea porque Zulema siempre acaba siendo el centro de atención o porque Akame apenas ha tenido mayor desarrollo como personaje que ser una fuerza intimidatoria, pero ese macguffin se ha desinflado justo en el momento en el que debería estar en todo lo alto.

Porque, siguiendo esa especie de reseteo que la serie lleva haciendo desde el primer episodio de la temporada, se encamina a una fuga, como ocurrió en su entrega inicial. Y la nueva en la cárcel acaba metida en la fuga como un seguro, una garantía de que no está engañando a las que lo han planeado todo. Así, el componente de drama y tensión cuando policía, Akame, las Tríadas y Zulema confluyan en el contenedor del dinero será mucho más elevado.

Pero será una tensión un poco artificial. En estos siete episodios, las cuitas de la concejala se han quedado atrás ante las diferentes despedidas de personajes que hemos visto. Esta vez ha sido Antonia la que se ha marchado, indultada, y han sido las escenas relacionadas con ese indulto donde ha estado lo mejor del capítulo.

Saray le recita una saeta a Antonia para despedirla. (Fuente: Fox España)

El adiós a Tere en el comedor y su recuerdo a su época de vendedora de lencería en los mercadillos ante la comisión del indulto han mostrado que Vis a vis tiene en sus personajes veteranos a sus mejores bazas. Si Saray intenta limarse el tatuaje del escorpión, dolida porque Zulema ha llegado demasiado lejos y la ha dejado tirada, tiene más peso porque conocemos toda la historia pasada entre ellas. Probablemente, el recorte en la duración de los capítulos ha beneficiado a la trama, más directa, pero ha ido en contra de un mayor desarrollo de los personajes, que es donde los espectadores se engancharon a la serie.

Mercedes todavía está muy estancada en la caracterización del principio, asustada y haciendo cosas muy inconscientes movida por ese miedo (aunque ella diga que las hace para no dejarse llevar por él), y Altagracia tampoco ha conseguido salir del retrato de que se mueve por sus propios impulsos. Zulema es un gran personaje, con mucha fuerza, y quizás Vis a vis se ha dejado canibalizar por ella en exceso. Es muy entretenido verla buscar nuevos planes y contraplanes cuando su idea original no sale adelante, pero también llega un punto en el que se acaba convirtiendo todo en el show de Zulema.

Y tampoco es eso. Es verdad que ahí se nota la ausencia de Maca, porque ayudaba a equilibrar la serie. Sin ella, esa labor deberían hacerla el resto de personajes como grupo, y no se ha conseguido.

Frutos está a punto de encontrar la horma de su zapato. (Fuente: Fox España)

Mientras las piezas han terminado de colocarse de cara al final, el episodio ha dejado pequeños momentos humanos que, es cierto, funcionarían mejor si esas subtramas tuvieran algo más de tiempo para desarrollarse, pero que aligeran la seriedad (y los giros alocados) de la historia principal. La conversación de Castillo con Rojas y, luego, con Rizos, la ya mencionada despedida de Antonia de Tere, los intentos de las presas de convencer a la comisión del indulto de que lo merecen… Esos momentos son tan Vis a vis como los planes de Zulema o los giros violentos. A veces, lo son casi más aún.

Todas las críticas de la tercera temporada de ‘Vis a vis’

La tercera temporada de ‘Vis a vis’ se emite los lunes, a las 22:20, en Fox.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir