Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘Vis a vis: El Oasis’ cierra la serie con un sabor agridulce

La ficción ha ido ligada siempre al destino de Zulema, que es quien se adueña de su parte final

(Fuente: Virginia Martín Chico/FOX)

Esta crítica se ha escrito después de ver el último episodio de ‘Vis a vis: El Oasis’.

La única manera de “matar” a Vis a vis era matar también a Zulema. Serie y personaje debían morir al mismo tiempo. Su segunda temporada, la última emitida en Antena 3, terminaba de hecho con la Zahir abriendo los ojos cuando parecía que no saldría del coma en el que había caído, dando pie a la resurrección posterior en FOX, y en esa, la escasa participación de Maca la colocó aún más en el centro de todas las tramas. Vis a vis arrancó con Macarena Ferreiro, pero debía terminar con Zulema Zahir.

Eso es lo que ha hecho Vis a vis: El Oasis. Su apuesta por el exceso del spaghetti western ha desconcertado a bastantes fans y, realmente, a veces se ha ido un poco de las manos. Pero se quería acabar con un El Álamo, una última resistencia de Maca y Zulema, una última prueba de quién estaba dispuesta a morir con las botas puestas y quién tenía aún algo por lo que vivir. Las respuestas han estado muy claras desde el principio de la serie.

De hecho, que Maca acabe teniendo un niño nos lleva de vuelta a la primera temporada, cuando descubre en la cárcel que está embarazada (y Zulema le provoca un aborto en aquel motín a los sones de la Marcha Radetzky). Y tampoco debería extrañarnos que la deje morir en el desierto; como ocurre con la propia Vis a vis, es la única manera de librarse de ese extraño influjo que ejerce sobre ella. Al fin y al cabo, hasta había estado informando a la policía de sus actividades para que la detuvieran tras el robo en la boda.

(Fuente: Virginia Martín Chico/FOX)

En un curioso paralelismo con Eve y Villanelle en Killing Eve, el monstruo de Zulema alimenta el monstruo de Maca, y ellas sí se dejan llevar de una manera que las dos primeras evitan conscientemente (al menos, hasta ahora). Incluso resuelven la extraña tensión sexual que se construye en esta temporada, impulsada por aquel odio en la cárcel que se transforma en necesidad fuera. Se necesitan una a otra para sentirse vivas, hasta que Maca encuentra otro aliciente.

La exploración de esa relación ha estado en el centro de El Oasis y ha sido lo más interesante de estos episodios, y lo que los ha salvado. La voluntad de entretener y de superarse a sí misma que ha tenido la serie también es encomiable, pero al final, los mexicanos han funcionado peor de lo esperado. Realmente, todos los personajes satélite del motel han aportado poco. Han servido para impulsar la trama, eso sí, y para aumentar la presión sobre ellas.

Ha sido una entrega con muchos más puntos de contacto con la etapa “clásica” de la ficción, por así decirlo, de lo previsto, desde el fantasma del doctor Sandoval a, por supuesto, el regreso de Saray. Las visiones que Zulema tenía de sí misma con el uniforme de la cárcel ya nos estaban indicando que, de algún modo, ella misma era consciente de que jamás podría salir de allí, que su huida hacia delante solo podía acabar de una manera. Y es muy significativo que su despedida sea con Castillo (quien más intentó atraparla, y quien más la respetaba también) y con la propia Saray.

(Fuente: Virginia Martín Chico/FOX)

La despedida de su única amiga de verdad en prisión sí que es un buen final para Vis a vis: El Oasis y para toda la serie. Si la memoria no falla, a Saray solo la habíamos visto cantar y bailar con anterioridad el día de su boda obligada, por lo que tener a Alba Flores con ese traje morado, bailando delante de la tumba de Zulema bajo la lluvia, resulta ciertamente potente. Conecta esta quinta temporada con todas las demás y sí que es un punto y final definitivo.

La serie ha querido irse siendo fiel a sí misma y profundizando en la relación que había estado siempre en su centro, que era el tira y afloja constante entre Zulema y Maca. Al final, ha resultado más excesiva y retorcida de lo necesario, pero no estropea el legado de Vis a vis y se agradece que se apostara por algo diferente. Si solo muere quien es olvidado, da la sensación de que Zulema está rozando la vida eterna con la yema de los dedos.

‘Vis a vis: El Oasis’ está disponible en los servicios de VOD de los operadores de televisión de pago.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir