Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Weird City’ experimenta con la incomodidad

La antología de Jordan Peele muestra un futuro terrorífico que nos podría quedar más cerca de lo deseado

Ed O’Neil y Dylan O’Brien en una imagen del primer episodio. (Fuente: Youtube Originals)

Esta crítica se ha escrito después de ver los dos primeros episodios de ‘Weird City’ y no contiene spoilers.

Weird City es la propuesta de febrero de YouTube Originals, una antología de Jordan Peele que juega con una ciudad de corte futurista llamada Weird, donde una línea dibuja la separación entre los ciudadanos que lo tienen todo y los que no tienen nada. Ambas podrían ser las dos caras de los tiempos que nos esperan, entre una modernidad gobernada por la tecnología, el vidrio y los espacios diáfanos y un entorno lúgubre en donde la clase media ha retrocedido, actualizando una visión de la urbe bastante decimonónica. Y lo cierto es que resulta una propuesta tentadora e interesante.

El nombre escogido para su localización no podría ser más definitorio. El término weird pertenece a un subgrupo de la cultura de género que, durante finales del siglo XIX y principios del XX, reflexionaba acerca del lugar del ser humano en el universo y que experimentaba sobre la definición de lo monstruoso de una forma no sólo literal. En castellano suele ser traducido como extraño y H. P. Lovecraft sería su representante más conocido. Bebe de Edgar Allan Poe y del terror más experimental que descoloca al espectador, dando como resultado ejemplos que incomodan a aquel que los consume.

La serie de Peele más bien estaría encajada en el New Weird, buceando entre una serie de monstruos más intangibles y asignables al propio mundo que nos rodea, y que nosotros mismos hemos construido. Ante una premisa semejante, la inclusión de la ciencia ficción se convierte en algo casi necesario. Tras esta antología de seis episodios se encuentra una caricaturización del entorno que nos rodea y del destino al que estamos yendo, tanto en el modelo exitoso en donde todo está controlado y prefabricado (incluyendo nuestras vidas), como en el fracaso, con dejes terroríficamente parecidos a los que encontramos, cada vez más, en las grandes ciudades.

Cada uno de sus episodios cuenta una historia, partiendo de protagonistas nuevos (y sobradamente conocidos por todos), y nos explica cómo se relaciona el ciudadano con alguno de los aspectos de la sociedad. Ha encontrado el tono, los personajes y los temas exactos para que resulte a la vez divertida, tierna y terrorífica. Con una duración de alrededor de 25 minutos por capítulo, no deja tiempo para el aburrimiento ni para la repetición de guiños. Es sencilla, con unas localizaciones muy claras en su diseño y con una intencionalidad concreta, pero que logra transmitir perfectamente el tipo de lugar en el que nos ubicamos.

Pese a que sus historias están, al menos por el momento, aparentemente inconexas, encajan perfectamente en un modo de vida compatible, que no igual. En ese sentido recuerda a Black Mirror, aunque aparentemente la carga de oscuridad sea bastante menor. Con todo, al acabar el primer episodio deja una sensación de extrañeza y de necesidad de dar espacio hasta la próxima dosis. Tras esa apariencia simplona, se encierra un discurso muy interesante que permite asomarse a una ventana del mañana poco tentadora.

No es una serie para consumirla del tirón. Se deja ver muy fácil y la tentación para darle al siguiente capítulo está ahí, pero recomiendo darnos margen de maniobra para disfrutar lo que hemos visto. Aunque se traten de episodios cortos, el contenido es grande, consiguiendo un aire específico para cada uno.

En ese sentido, hace mucho que estén protagonizados por actores y actrices muy conocidos. En ellos podemos encontrar a Sara Gilbert, LeVar Burton, Michael Cera, Laverne Cox o Ed O’Neil. Y estos son sólo algunos nombres. La cantidad de colaboraciones populares con las que cuenta es enorme y provienen de caras con un carácter ya conocido, lo que nos facilita terriblemente entender a los personajes con unas pocas pinceladas.

La propuesta de Weird City resulta de esas series sin grandes fuegos artificiales, pero entretenida, interesante y con bastante por contar. Vale la pena darle una oportunidad, escuchar qué tiene que decir y dejarle cierto margen de maniobra para que convenza, a pesar de resultar rara e incómoda. O precisamente por ello.

‘Weird City’ está disponible en Youtube Originals.

Tenemos hype con ‘Weird City’ y parece justificado
La antología de Jordan Peele llega a YouTube Premium; esta puede ser la serie que te convenza de probar la plataformafueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir