Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Whiskey Cavalier’ pone humor a las series de agentes de la ley

El primer vistazo a este thriller romántico resulta curioso, pero simplemente correcto

Will y Frankie, protagonistas de ‘Whiskey Cavalier’. (Fuente Movistar+)

Whiskey Cavalier se vende como una serie que logra unir el thriller con la comedia romántica típica. Lo cierto es que su presentación se entiende fácilmente, siendo una producción que se sostiene sobre dos personas que trabajan para agencias estadounidenses distintas y que, además de la complicidad entre sus protagonistas y las tensiones que estamos acostumbrados a ver, uno de los dos es un romántico empedernido que escucha pop lacrimógeno e intenta superar una ruptura traumática.

Protagonizada por Scott Foley (Scandal) y Lauren Cohan (The Walking Dead) narra las desventuras de un agente del FBI y una agente de la CIA que de entrada tienen más cosas que los separan a las que los unen. Al final nada es como parece y la integridad y la seriedad de sus personajes será lo que les haga resolver los casos, acompañados (como suele ser habitual) del resto de un equipo que se presenta someramente en su primer episodio.

El capítulo inicial es algo diferente a lo que estamos acostumbrados y, aunque el toque romántico me cuesta un poco creérmelo, la estrategia de presentación resulta curiosa y hace que, sin ser algo demasiado innovador, le puede dar una personalidad propia a la serie. Si logra mantenerse en esa línea que lo diferencia de las mil historias de agentes que estamos acostumbrados a ver, podría resultar una propuesta interesante. Muchos condicionantes en un título que aún tiene mucho por demostrar.

El elenco completo de ‘Whiskey Cavalier’. (Fuente: Movistar+)

Un componente a su favor es que no se trata de una pareja con intereses mutuos que tras diez años de tensión misteriosa se unen, algo que hemos visto infinidad de veces, sino que se presenta desde el principio como una comedia romántica que hable del amor y de la mirada tierna de todo agente del FBI. Es decir, habrá amor, o desamor. No sabemos si eso quiere decir que sus protagonistas acabarán siendo pareja, pero el que haya intereses románticos (correspondidos o no) y sensibilidad por los tópicos del género es algo que se nos presenta de frente.

Y resulta positivo porque, en lugar de desconfiar cuando su primer episodio te lo enseña, lo abrazas sabiendo que es parte de la premisa. Se puede no comprar la propuesta, pero nadie ha engañado a nadie sobre lo que se pretende. En mi caso, reconozco que me mantengo algo desconfiada a la fórmula y que no acaba de convencerme, pero agradezco que vaya tan de frente con algo que suele darme pereza en este tipo de series.

Pero no nos encerremos en este toque. Sin él, sigue siendo una serie de acción, con explosiones, casos a resolver y aventuras ente distintos países europeos que, bien aprovechado, puede ser un ingrediente que dé mucha variedad a unos episodios de otros. En definitiva, Whiskey Cavalier no ha descubierto la pólvora, pero se presenta con intenciones de hacer algo sensiblemente distinto y, de estar a la altura, puede ser una buena opción para aquellos que nos gustan los thrillers y los tiros.

‘Whiskey Cavalier’ se emite los jueves en Movistar Series.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir