Fuera de Series Fuera de Series

Diseccionando ‘Mira lo que has hecho’ (3×03 y 3×04): futuro, magufos y circo

Rafel Barceló, guionista de la serie de Movistar+, nos cuentan cómo plantearon las tramas de los episodios de esta semana

Eva Ugarte y Berto Romero protagonizan ‘Mira lo que has hecho’. (Fuente: Movistar+)

2 de 3. Este artículo forma parte de una serie de tres, que publicaremos durante las tres semanas de emisión de la temporada tres de ‘Mira lo que has hecho’, charlando en ellos con cada uno de los tres guionistas de la serie.

Las pantallas nos joderán el futuro

Como comentábamos con los dos episodios anteriores, la tercera temporada de Mira lo que has hecho juega con distintos géneros y situaciones en las secuencias de apertura de sus capítulos. En el tercero nos toca ir a un futuro en el que Lucas es abuelo: “Los tres somos unos apasionados de la ciencia ficción y en concreto de cosas tipo Mad Max y apocalípticas. Pensamos en un mundo sin agua, que era un detalle para que fuese más creíble ese futuro, pero lo que realmente queríamos explorar era cómo habían llegado a perder la capacidad de atención, generación a generación”, explica Rafel Barceló, “El capítulo va sobre las pantallas y el consumo de audiovisual y cómo se dice que puede afectarnos en un futuro. Entonces queríamos ver eso, haciendo una proyección”.

La metáfora está muy bien llevada, pero nos quedamos con ganas de saber qué sucedió realmente para que la Humanidad terminase así: “Lo de las Guerras Wifi fue solo una ocurrencia, pero si ahora me preguntas qué pasó en ellas no te podría decir”. Tendremos que esperar a pasen.

Tele y tablets, ¿el enemigo de los padres?

Más allá de la comedia que ofrece el avance, el tema del capítulo queda planteado y se desarrolla con el contraste entre padres que lo abordan de maneras distintas: “En el ámbito de Berto y Sandra todo va hacia una cosa más moderna y consciente, mientras que en el entorno de la familia del primo no se plantean estas cosas. Pero nosotros no sabemos qué es mejor, si preocuparse demasiado o hacer como si nada. Es algo que nadie sabe”, comenta el guionista, “Como todo en la serie, intentamos dar todos los puntos de vista que se están dando ahora mismo. Procuramos no posicionarnos demasiado a favor o en contra de uno u otro”.

Al final, el niño al que dejan ver horas ilimitadas de pantallas resulta ser el que se interesa por un libro. “La reflexión va por ahí: igual te estás preocupando demasiado y no depende tanto de lo que hagas, sino de cómo sea el niño. No obstante, es inevitable: tú te tienes que preocupar por el futuro de tu hijo, pero de lo que tú quieres que sea a lo que será, no tendrá nada que ver”.

Sandra contra las pseudociencias

El otro tema polémico del tercer episodio es la pseudociencia, con la que Sandra se topa en una feria de venta para vender el producto en el que ha invertido: “Lo de Sandra es una máquina de hacer zumos saludables, pero después se encuentra que lo quieren colocar para curar el cáncer. Ese uso que se iba a dar ella no lo sabía, entonces creímos que resultaba creíble y divertido que, cuando ya ha invertido el dinero, se encuentre en esa dicotomía. Una manera para que su dinero no se pierda es vendiéndole a esta gente que la usen para eso y ahí está el dilema”.

El tratamiento que da la serie de este asunto no es tan neutral como con las pantallas: “Ahí sí que queda todo más clarito, pero, al fin y al cabo, si la gente quiere consumir esas mierdas, tampoco se lo puedes prohibir, aunque nosotros sí estamos posicionados en general en contra de las pseudociencias. Es algo que yo conozco por temas familiares y ese tipo de enfrentamientos que vemos en la secuencia entre diferentes ramas de lo mismo son bastante reales. Yo he presenciado discusiones así”, dice Rafel.

Berto frente a la amenaza real

Por su parte, Berto sigue enfrentándose a la polémica de si es filonazi. Pero al final del tercer episodio ya no son solo tuiteros cabreados: “En esta temporada queríamos que tuviesen problemas reales externos: las máquinas de Sandra y la polémica del nazismo con Berto. Y todo lo que le pasa a Berto en esa trama creemos que son cosas que han pasado en algún momento con cómicos, creativos o gente de la farándula. Entonces queríamos establecer esa amenaza casi física real, más allá de Twitter, y una pintada en frente de tu casa supone que alguien sabe dónde vives y ha ido”.

La primera cita, tercera parte

Sandra y Berto en el cuarto episodio de ‘Mira lo que has hecho’. (Fuente: Movistar+)

El cuarto episodio nos lleva, en vez de al futuro, al pasado para continuar la primera cita de Sandra y Berto: “Es una especie de tríptico, que si juntases los tres te quedaría un episodio largo. Al hacer la segunda parte en la temporada 2, supimos que tendríamos que hacer una tercera por coherencia”, explica.

“La primera cita termina con ellos enrollándose, la cámara quedaba quieta y ellos caían, que en lenguaje audiovisual es sinónimo de folleteo, entonces nos gustaba recuperar el flashback en ese mismo punto y que fuese otra cosa. En la segunda temporada seguimos y sí se acuestan, y ahora añadimos que se rompía el condón. Además, introducíamos a más personajes como el pediatra y el padre de Sandra, volvíamos a ver al Hurón, etc”.

Había una vez un circo

La cita que termina en el hospital para pedir la pastilla del día después se intercala con un flashback a la infancia de los dos protagonistas: “El mundo del circo lo utilizamos como símbolo de por qué son como son. Sandra se sorprende de que el mago queme a alguien con un mechero y no le duele porque está dormido, lo cual es la chispa para que ella se haga anestesista, mientras que Berto hace reír y ve la potencia que eso tiene. Por primera vez, hay un público riéndose de un chiste que, aunque sea involuntario, ha hecho él”.

¿Fue así la primera vez que Berto hizo reír? Barceló responde: “Así como hay ciertas cosas biográficas, en este caso Berto dice que recuerda la sensación de, siendo él pequeño, gente riéndose de algo que había dicho y el subidón que le daba, pero no recuerda exactamente cuándo fue. Así que propusimos el circo como algo ficcionado”.

El cuarto episodio, además, tiene a un actor invitado de lujo: Pedro Casablanc como un payaso poco amigable: “Nos hacía mucha gracia tener a un actor serio haciendo de payaso y fuera del papel de payaso. Está vestido de payaso, pero hace llorar a los niños con una bronca muy bestia. Lo que dice tiene bastante que ver con todo lo demás, con los límites del humor, alguien que se ríe de lo que no debe, etc.; en la serie cada secuencia tiene relación con lo anterior”, expone el guionista de la serie, “Lo que no puede hacer Berto, porque no es políticamente correcto meterse con la gente, lo hace él. Dice que no lo hace mal, que quienes lo hacen mal son los otros que, a la mínima que se equivoca, le señalan”.

Los cuatro primeros episodios de la temporada 3 de ‘Mira lo que has hecho’ están disponibles en Movistar+. Los dos restantes se publicarán el jueves 2 de julio.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir