Fuera de Series Fuera de Series

En esto se parecen la tercera temporada de ‘True Detective’ y la primera

La sombra de Rust Cohle y Martin Hart es alargada en el caso que investiga Wayne Hays

AD

Mahershala Ali es el protagonista central de la tercera temporada de ‘True Detective’. (Fuente: HBO España)

Con True Detective existe cierto consenso, podríamos decir, para olvidar que tuvo una segunda temporada. La primera, con su Rey Amarillo y sus monólogos alucinados de Matthew McConaughey, fue tal fenómeno, que las malas críticas que recibió la segunda (que pretendía ser una historia más convencional del noir californiano) provocaron no sólo que HBO y Nic Pizzolatto, su creador, tardaran cinco años en continuar con la serie, sino que muchos espectadores casi ni recuerden qué pintaban Colin Farrell, Vince Vaughn y Rachel McAddams en ese universo.

La tercera entrega de True Detective también parece querer recuperar la magia de su estreno y para ello, vuelve a lo básico, a buena parte de los ladrillos con los que se construyó el caso de las jóvenes asesinadas en los pantanos de Louisiana. Después de ver los dos primeros capítulos, hay varios aspectos que recuerdan, inevitablemente, a la investigación de Cohle y Hart.

Un crimen en un entorno rural

Es el dejà vú más evidente; los detectives Hays y West siguen la pista de dos niños desaparecidos en un pequeño pueblo de Arkansas, en una zona deprimida en las montañas Ozarks. La primera temporada llevaba a los policías a poblaciones del interior de Louisiana donde había pocas expectativas de futuro. En ambas era habitual ver familias desestructuradas y jóvenes que son presa fácil de criminales de todo tipo. Y comunidades muy supersticiosas y dadas a culpar a gente externa de dichos crímenes, y actuar en consecuencia.

La última imagen de la cabecera

Arriba, los títulos de crédito de la tercera temporada. Abajo, los de la primera.

Esto puede sonar frívolo, pero es curioso que, en los títulos de crédito, la imagen en la que aparece el nombre del guionista del episodio sea casi calcada de la tercera temporada a la primera: los dos policías apoyados en un coche. En la de la tercera se ve también la bandera estadounidense (referencia al pasado de sus detectives en la guerra de Vietnam) y las nubes dan un toque bastante más pesimista, eso sí.

Un detective traumatizado

Las parejas de policías protagonistas guardan algunos puntos de contacto. Hart (Woody Harrelson) y West (Stephen Dorff) son los dos más abiertos y con mayor don de gentes, y también los que van más a remolque de sus compañeros. Cohle (Matthew McConaughey) y Hays (Mahershala Ali), por su parte, no sólo son dos investigadores que siguen buscando aunque todo el mundo les diga que no hay nada más que encontrar, sino que ambos arrastran también un trauma.

El primero no había conseguido superar del todo su estancia como infiltrado en un clan de narcotraficantes, y tampoco una tragedia familiar que le provocó una inestabilidad emocional que por poco lo lleva a la cárcel. El segundo convive con los fantasmas de las misiones que llevó a cabo en Vietnam, donde trabajaba como rastreador. Eso le llevaba a pasar mucho tiempo solo en una selva hostil.

Tanto Cohle como Hays se ven acosados por los recuerdos (y hasta por visiones), sólo que el segundo aún está más perdido dentro de su cabeza, y en lugar de hablar por los codos, es más taciturno y reservado.

Fuente: HBO España

Una narración en varios tiempos

La primera temporada de True Detective jugaba con contar la historia a través de dos líneas temporales: la actual, en la que Hart y Cohle eran entrevistados por dos policías nuevos y recordaban el caso, y la de los 90, en la que veíamos lo que había ocurrido realmente, que muchas veces no casaba con lo que respondían en las entrevistas.

La tercera recupera ese esquema e introduce otra más, y las tres encajan entre sí como si fueran muñecas rusas. Es la memoria de Hays la que nos guía, y ésta salta desde la actualidad, donde lo entrevistan para un documental de true crime, hasta los 80, cuando investiga el caso, y los 90, momento en el que dos investigadores hablan de nuevo con él por si es necesario reabrirlo.

Aquí, esos saltos entre épocas sirven para profundizar en el personaje central y en algo que va adquiriendo más importancia con el paso de los capítulos: las lagunas que tiene en su memoria.

El trato a los personajes femeninos

A la derecha, Carmen Ejogo. (Fuente: HBO España)

En su momento, se acusó a la primera temporada de True Detective de misógina por la manera en la que presentaba a sus personajes femeninos y los convertía más en objetos que en sujetos. El mundo de la serie es muy masculino y, en la tercera, eso no cambia, aunque Amelia Reardon (Carmen Ejogo), una profesora que ayuda a Hays en el caso, está abierta a diferentes interpretaciones sobre su rol en la historia.

Sin embargo, al ser un personaje secundario, orbita alrededor de Hays, como los demás, y por ahora poco sabemos de ella que no sea en relación al protagonista. La manera en la que él reacciona a algunas de sus decisiones va a dar mucho que comentar.

La tercera temporada de ‘True Detective’ está disponible los lunes en HBO España y Movistar+.

Crítica: ‘True Detective’ quiere volver a la esencia de su primera temporada
La tercera entrega recupera la narración en tres tiempos y el tono de su iniciofueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir