Fuera de Series Fuera de Series

Historias de ‘Juego de tronos’: Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark

La historia de amor prohibido que lo empezó todo

Rhaegar y Lyanna, en el día de su boda secreta. (Fuente: HBO España)

El origen de la historia que se cuenta en Juego de tronos está en la rebelión que Robert Baratheon lanza contra Aerys II, el Rey Loco. Muchos estaban conspirando contra él en Poniente porque consideraban que era cruel, sádico y peligroso, pero Robert y su amigo Eddard Stark no provocaron un levantamiento armado movidos por la justicia. Lo hicieron para defender el honor de Lyanna, hermana de Eddard, a la que afirmaban que el príncipe Rhaegar, hijo de Aerys, había raptado y violado en el torneo de Harrenhal.

Esa acusación es la que pone en marcha, en realidad, los acontecimientos que vemos en la serie (y en los libros de George R.R. Martin), pero está sesgada por la percepción del propio Robert y, sobre todo, por sus sentimientos y su creencia de que Lyanna Stark no tenía agencia propia más allá de su futura unión con él. En la temporada 7 de Juego de tronos, descubrimos a la vez que Bran que la rebelión de Baratheon se construyó sobre una mentira, y también quiénes son los verdaderos padres de Jon Nieve, pero lo que nos interesa es lo que ocurrió realmente entre Rhaegar y Lyanna.

El torneo de Harrenhal

La segunda temporada de Juego de tronos nos enseña un Harrenhal destruido por el fuego, pero cuando los Whent vivían allí era una fortaleza inexpugnable. Lord Walter Whent organizó un gran torneo para celebrar el nacimiento de Viserys Targaryen, y a él acudieron todos los nobles más importantes de Poniente. Sólo se ausentó Tywyn Lannister, que había tenido una disputa con el rey, pero nadie quería perderse las festividades, ni los premios que iban a entregarse al ganador.

También se decía que ningún noble quería faltar porque, en realidad, era Rhaegar Targaryen quien había facilitado que Lord Whent organizara el torneo para poder reunirse con los señores de las principales familias de los Siete Reinos y plantearles cómo derrocar a su padre. Rhaegar era el heredero al trono, y también era un príncipe con gran afición por la música y que estaba alarmado por la cada vez mayor locura de Aerys II. Además, como jinete y espadachín apenas tenía rivales, razón por la que su presencia en el torneo levantaba expectación.

En Harrenhal estaban también unos jóvenes Ned (de sólo 18 años) y Robert, más Howland Reed, Catelyn Tully, Lyanna y Brandon Stark, hermano mayor de Ned, prometido con Catelyn. La celebración duró diez días en los que no sólo hubo tiempo para justas y concursos de tiro con arco, sino también para que Jaime Lannister, con 15 años, entrara en la Guardia Real, banquetes y hasta pequeños conciertos del propio Rhaegar Targaryen. Tocaba tan bien, que Lyanna no podía evitar llorar al escucharlo.

Gendry y Arya, en Harrenhal en la segunda temporada. (Fuente: HBO)

Se desconoce qué ocurrió entre ellos durante esos días, pero cuando llegó el final de las justas, y Rhaegar se proclamó campeón, le entregó a Lyanna una corona de rosas azules de invierno que la señalaba como reina del amor y la belleza, causando un gran escándalo. Al fin y al cabo, él estaba casado con la dorniense Elia Martell y ella estaba prometida a Robert Baratheon. Tras el final del torneo, Rhaegar y Lyanna se fugaron y, por supuesto, tanto Robert como los Stark montaron en cólera.

El amor trágico de Rhaegar y Lyanna

Lo que las visiones de Bran como Cuervo de Tres Ojos nos enseñan es que ambos amantes se casaron en secreto y pretendían huir, pero Lyanna estaba embarazada y su situación se complicó enormemente. En plena guerra contra Aerys II, Ned Stark descubrió que su hermana estaba en la Torre de la Alegría en Dorne (supuestamente, cautiva), y se dirigió allí para rescatarla y llevarla de vuelta a Invernalia. Lo que encontró, sin embargo, fue a Lyanna en su lecho de muerte tras haber dado a luz a un niño, Aegon, cuyo cuidado le encomendó.

Aquel “prométemelo” que le hizo jurar se refería, en realidad, a que Ned debía ocultar la existencia de aquel bebé a Robert Baratheon, razón por la que se lo llevó al norte como si fuera bastardo suyo.

Ned Stark, en la Torre de la Alegría en la sexta temporada. (Fuente: HBO)

Rhaegar moriría en combate y su historia quedaría barnizada por la manera en la que Robert la había contado. Al fin y al cabo, Aerys II había quemado vivos al padre y al hermano de Ned cuando habían ido a pedirle que liberara a Lyanna. En la guerra que siguió fueron exterminados prácticamente todos los Targaryen (excepto Viserys y Daenerys, que nació en el exilio, y Aemon, que era Maestre en la Guardia de la Noche), Robert subió al trono y se cambió la crueldad y la locura de Aerys por los tejemanejes de los Lannister y la desgana del nuevo rey.

Y Juego de tronos empezó de verdad.

Historias de ‘Juego de tronos’: la Larga Noche
La primera vez que los Caminantes Blancos asolaron Poniente es también el escenario de la precuela de la seriefueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir