Fuera de Series Fuera de Series

La astrofísica explica los inviernos de ‘Juego de tronos’

81 días para la séptima temporada de la serie de HBO

Sí, la cuenta atrás hasta la penúltima temporada de Juego de tronos ya ha empezado, y en Fuera de Series vamos a celebrarlo con un post diario en el que repasaremos diferentes aspectos de la serie. Así, la espera hasta el 17 de julio, cuando veremos los nuevos episodios en HBO España y Movistar+, será más llevadera.

Cuando se es fan de una serie, es habitual que se lleve ese fandom hasta sus últimas consecuencias. Los seguidores de Juego de tronos abarcan todo tipo de edades, países, culturas e intereses, y se llevan muchas veces esa afición al terreno de otras actividades y tareas.

Hay fans que crean obras artísticas, que continúan la historia por otros derroteros a través de fanfics, y hay otros que adoptan una postura más intelectual. Por ejemplo, la de intentar explicar las extrañas estaciones de Ponientes a través de la astrofísica.

88 días para ‘Juego de Tronos’: los podcasts de los fans españoles
Los seguidores hablan de la serie y los libros en formato podcastfueradeseries.com

¿Y por qué no de la meteorología? Pues porque los fans con formación científica que han desarrollado sus propias explicaciones lo han hecho buscando en qué tipo de planeta estaría Poniente para tener veranos e inviernos tan largos, que pueden durar años, y sin una periodicidad clara.

En io9 recogían, hace ya algún tiempo, las cinco hipótesis más populares:

  1. La inclinación del eje de rotación del planeta es inestable y da pequeños tumbos. Eso haría que el hemisferio del planeta de cara a su estrella no estuviera siempre a la misma distancia, lo que alteraría las estaciones.
  2. El planeta sigue una órbita muy alargada, con lo que su periastro (el punto de su órbita más cercano a su sol) estaría demasiado próximo a su estrella y su apoastro, demasiado lejano. Así surgirían sus largos veranos e inviernos.
  3. El planeta tiene una relación muy compleja entre su movimiento de precesión (el cambio en la orientación del eje de rotación) y la velocidad en la que se mueve por su órbita, algo que se conoce como el ciclo de Milankovitch. Este ciclo influye en los cambios climáticos en la Tierra.
  4. La acción de sus vientos y corrientes oceánicas.
  5. Una combinación de todo lo anterior.

¿En qué sistema estelar está Poniente?

¿Enseñarán mecánica orbital en Antigua? (Foto: HBO España)

En 2013, un grupo de estudiantes del Departamento de Física y Astrofísica de la Universidad Johns Hopkins publicaron un artículo científico en el que intentaban explicar esos siete años de invierno de Poniente describiendo cómo sería el sistema estelar en el que se encontraba. El artículo es digno de leer porque, aunque es claramente un pasatiempo divertido (y lleno de referencias a Canción de Hielo y Fuego), también es un ejercicio mental bastante serio.

Los estudiantes descartan las explicaciones de la inclinación variable del eje de rotación y optan por un planeta circumbinario; es decir, que orbita alrededor de dos estrellas. Y se dedican a calcular la temperatura superficial del planeta, su periodo orbital, la temperatura de ambas estrellas… Todo para intentar predecir cuánto durará ese invierno de cuya llegada avisa insistentemente el lema de la Casa Stark.

El resultado, por desgracia, no es concluyente:

“Una explicación natural de ese fenómeno (meteorológico) es el especial comportamiento de un planeta circumbinario. Así que, especulando que el planeta estudiado está orbitando un par de estrellas del tipo del Sol, utilizamos el poder de la dinámica numérica de los tres cuerpos para predecir que, desafortunadamente, no es posible predecir no la duración ni la intensidad de cualquier invierno futuro”.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir