Fuera de Series Fuera de Series

La Generación Netflix de nuevos actores que dominan sus series

Los últimos estrenos de la plataforma han seguido la senda de ‘Stranger Things’ descubriendo caras desconocidas

AD

‘Stranger Things’ convirtió en estrellas a sus jóvenes actores, y especialmente a Millie Bobby Brown. (Fuente: Netflix)

Ahora puede parecernos extraño, pero Millie Bobby Brown y Finn Wolfhard eran completos desconocidos en el verano de 2016. Eran niños actores que llevaban ya un tiempo trabajando, ya fuera en series o, en el caso de Gaten Matarazzo, en musicales de Broadway, pero sus nombres no se habían convertido en los reclamos comerciales que son ahora.

El éxito de Stranger Things lo cambió todo. Una serie en la que, cuando se estrenó, los actores más famosos eran Winona Ryder y Matthew Modine vio cómo sus preadolescentes eran las grandes estrellas invitadas de los Emmy de aquel año, y cómo han conseguido importantes subidas de sueldo de cara a la tercera temporada. Según Deadline, podrían pasar de los 30.000 dólares por capítulo a más de 200.000.

Stranger Things no era la primera serie de Netflix que lanzaba al estrellato a buena parte de su reparto. Cuando se estrenó Orange is the new black, Laura Prepon y Kate Mulgrew eran las más conocidas de todas las reclusas de Litchfield y, con la sexta temporada en producción, actrices como Danielle Brooks, Uzo Aduba, Taylor Schilling o Samira Wiley son caras reconocibles en la televisión estadounidense. El molde de estas dos se ha seguido después en no pocas producciones de la plataforma, sobre todo en las que se sitúan en institutos.

La cantera de las series juveniles

Katherine Langford era Hannah Baker en ‘Por trece razones’. (Fuente: Netflix)

Por trece razones descubrió a la australiana Katherine Langford en el papel de Hannah, la chica cuyo suicidio desencadena toda la historia. El nombre de Langford se rumoreó como una posible sorpresa en las nominaciones de los Emmy y ahora acaba de estrenar en Estados Unidos la película Con amor, Simon, basada en un best-seller de literatura juvenil. Langford sigue la estela, a otro nivel, del estrellato fulminante que consiguió Millie Bobby Brown y puede ser el modelo de lo que le ocurra a los jóvenes protagonistas de los últimos estrenos de Netflix.

En Todo es una mierda, por ejemplo, ninguno de sus protagonistas adolescentes había nacido en el 1996 en el que se sitúa la acción y hay tres que acaban destacando más que el resto; los dos principales (Jahi Di’Allo Winston y Peyton Kennedy) y Sydney Sweeney, que interpreta a Emaline, la chica intensa del grupo de teatro, y a la que veremos en los próximos meses en la segunda temporada de The Handmaid’s Tale y en la miniserie Heridas abiertas, de HBO.

Jahi Di’Allo Winston, en el centro, Peyton Kennedy y Sydney Sweeney, en ‘Todo es una mierda’. (Fuente: Netflix)

Ellos tres podrían compartir orla de graduación con los protagonistas de On my block, que de momento es la última de estas series de instituto estrenadas por Netflix. Ni Sierra Capri, Jason Genao o Brett Gray eran actores conocidos y, de hecho, para Capri es su primer trabajo como actriz. Los tres pueden dar el salto hacia producciones mayores si la serie encuentra su público.

Crítica: ‘On My Block’, una serie juvenil con la que Netflix vuelve a sorprendernos
Parecía que ‘Stranger Things’ había sido algo puntual, pero el género ha encontrado su hueco en la plataformafueradeseries.com

¿Son más inclusivas las series de Netflix?

En esas dos series, los repartos presentan una mayor diversidad racial de lo que suele ser habitual, sobre todo en On my block por su situación en el barrio de South Central de Los Ángeles. Algo similar ocurre con Día a día, donde su gran descubrimiento es la actriz latina Isabella Gómez, que interpreta a Elena, la hija mayor de Penélope Álvarez. Y esto destaca con unas declaraciones en las que Reed Hastings, CEO de la plataforma, afirmaba que no iban a imponer en los contratos de sus series la “inclusion rider”, o cláusula de inclusión, una fórmula por la que se obliga a que el equipo de producción tenga un mínimo de personas pertenecientes a diferentes minorías y que mencionó Frances McDormand al recoger su Oscar por Tres anuncios a las afueras.

Sin embargo, varios de los estrenos más recientes de Netflix sí tienen repartos diversos (como Altered carbon, aunque su protagonista principal sea blanco), y los actores que más han llamado la atención siguen también ese perfil. Nola Darling, por ejemplo, ha familiarizado a un público más amplio con DeWanda Wise y Anthony Ramos (que era más conocido para las audiencias de Broadway por culpa de Hamilton), aunque sólo sea por la curiosidad de ver cómo Spike Lee convertía en una serie su primera película.

DeWanda Wise y Anthony Ramos, en ‘Nola Darling’. (Fuente: Netflix)Crítica: ‘Nola Darling’ entra directamente al top de heroínas modernas
30 años después de la película ‘She’s Gotta Have it’, la serie de Spike Lee llega y se une a la conversación sobre el…fueradeseries.com

La propia Orange is the new black, The Get Down o GLOW aprovechan la gran variedad de actores no caucásicos de Estados Unidos para completar sus repartos con caras frescas, que no se hayan visto demasiado en televisión. De hecho, la directora de casting de la primera, Jennifer Euston, ha contado en varias ocasiones que se dedicó a probar a actrices de teatro que, por ser afroamericanas o hispanas, en televisión habían hecho, como mucho, de policía genérica, de madre sufridora o de víctima de algún crimen terrible en Ley y orden.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir