Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘La misteriosa sociedad Benedict’ es tan encantadora como entretenida

Apunta a ser una serie para niños llena de valores como la amistad, la excepcionalidad y el valor del equipo

La misteriosa sociedad Benedict
Los cuatro niños de ‘La misteriosa sociedad Benedict’. (Fuente: Disney+)

Esta crítica se ha escrito tras ver los dos primeros episodios y no contiene spoilers.

Una versión apta para infantes de The Umbrella Academy. Así podría resumirse qué es La misteriosa sociedad Benedict, serie que hoy estrena Disney+. Ofrece un arranque tan entretenido como encantador gracias a la elección de un reparto infantil del que ya podrían aprender otras ficciones televisivas. Con sus cosas, los actores elegidos para dar vida a Reynie (Mystic Inscho), Sticky (Seth Carr), Kate (Emmy DeOliveira) y Constance (Marta Kessler) convencen y caen bien. Algo que no siempre pasa en este tipo de ficciones.

La misteriosa sociedad Benedict se basa en la serie de libros de Trenton Lee Stewart y tiene como premisa la de un tipo excéntrico que convoca una beca. Y para conseguirla hay que pasar una serie de pruebas. Su excentricidad recuerda un poco a Sir Reginald Hargreeves, pero solo un poco. Porque el señor Benedict (Tony Hale) tiene unos métodos mucho menos dolorosos, es mucho más accesible y amable y no compra niños. Sus elegidos son cuatro huérfanos deseosos de encontrar su lugar en el mundo y, al menos tres de ellos, encantados de haberse conocido.

Juntos forman un equipo peculiar y variopinto que es enviado a un misterioso internado por el señor Benedict. Su misión es la de descubrir qué es exactamente eso que llaman ‘La emergencia’, quién está detrás y cuál es su objetivo y para ello tendrán que utilizar sus habilidades innatas. Eso y mantener un perfil bajo para no ser descubiertos, cosa que no les será fácil porque el ingenio de unos (Reynie, Sticky), la habilidad de otra (Kate es como una MacGyver en miniatura con su cubo de herramientas) y el mal carácter de Constance puede complicarles eso de pasar desapercibidos.

La misteriosa sociedad Benedict
El extraño señor Benedict que da nombre al equipo. (Fuente: Disney+)

Un arranque de dos episodios

Darren Swimmer y Todd Slavkin son los showrunners de una serie que plantea su arranque en dos episodios antes de, se presupone, entrar en harina. Es el tiempo que necesita para explicarlo todo (a veces quizá un poco en exceso con una voz en off omnipresente) e ir introduciendo a cada uno de los personajes. No son muchos. Cuatro y el extraño benefactor de los huérfanos. Aún así, los niños requieren de cierta atención para explicar cómo han llegado hasta allí y entender cuál puede ser su motivación. Primero para presentarse a la beca. Después, a la misión. Eso y saber cuáles son sus habilidades, que no superpoderes, que les convierten en los candidatos perfectos para el equipo que se está formando. Al cabecilla tardaremos más en conocerle en profundidad.

Más allá de que esos dos primeros episodios contengan mucha información y explicación, hay que reconocerle a La misteriosa sociedad Benedict que sabe cómo introducir acción a la cosa. Ya sea a través de las pruebas que han de pasar los chicos (que no son simples exámenes escritos) o algún que otro ataque por parte de un enemigo misterioso. Después de todo, y siendo una serie destinada más a un público infantil que adulto, o se le imprime ritmo o se pierde a los espectadores por el camino. La temporada se compone de ocho episodios de algo menos de una hora de duración.

Los adultos que se acerquen a ella, ya sea por curiosidad o por acompañar en el visionado a los más pequeños, podrán descubrir cierto toque sonoro al estilo Sherlock. Cada vez que se da un cambio en la acción suena la sintonía de la serie que se asemeja, en algunas notas, a la de la serie protagonizada por Benedict Cumberbath y Martin Freeman.

La misteriosa sociedad Benedict’ está disponible en Disney+.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir