Fuera de Series Fuera de Series

Las razones detrás de que Atresmedia apueste por series de 50 minutos

Este movimiento se intentó antes, sin éxito, en España. ¿Ha llegado ahora su momento?

La quinta temporada de ‘Allí abajo’ tendrá ya episodios de 50 minutos. (Fuente: Atresmedia)

“50 es más”. Con este eslógan ha presentado Atresmedia su gran novedad en la producción y emisión de ficción, que los capítulos de todas sus series duren 50 minutos. Es un movimiento que Sonia Martínez, responsable de ficción, y Carlos Fernández, director de contenidos del grupo, han presentado a la prensa afirmando que respone a las demandas tanto de los espectadores como de la propia industria. “Estamos seguros de que vamos a contar con el apoyo del sector”, apuntó Fernández: “Va a ser rupturista”.

La emisión de La catedral del mar, cuyos episodios están por debajo de los 60 minutos, ha servido para que Atresmedia comprobara si las ideas que tenían sobre esa estrategia eran acertadas, incluso sabiendo que van a “perder” veinte minutos de emisión de primetime. La idea es que éste siga arrancando a la misma hora (las 22:40, teóricamente), pero que termine antes de la medianoche, como señalaba el propio Carlos Fernández: “responde también a una reflexión sobre cuándo empieza el primetime y cuándo termina”, y añade que “el problema (para el espectador) está en el horario de fin, no en el de inicio”.

Las peticiones de la audiencia y las de la industria, que lleva tiempo quejándose de que no puede sostenerse durante mucho más tiempo el modelo actual de producción de capítulos de 70 minutos, están detrás de esta decisión de Atresmedia, pero hay otra que también ha pesado lo suyo en ella: la progresiva internacionalización de sus producciones.

El “factor Netflix”

‘La casa de papel’ se convirtió en un fenómeno mundial al entrar en el catálogo de Netflix. (Fuente: Atresmedia)

“Este año hemos dado muchos pasos hacia adelante en temáticas, tocando algunas que no son tan habituales, en nivel de producción y en el afianzamiento de la internacionalización de nuestras series”, explicaba Sonia Martínez, señalando uno de los factores más mediáticos del último año. El gran éxito mundial de La casa de papel ha llevado a que se comente mucho por qué, durante su emisión en Antena 3, la acogida no terminó de ser la esperada por parte del público y que el fenómeno llegara en cuanto pasó a formar parte del catálogo de Netflix.

Sonia Martínez: “‘Fariña’ ha llegado en una era de revolución audiovisual”
Si escribes series, sabes de sobra quién es. Y si no, tienes un problemafueradeseries.com

La plataforma no es vista, para empezar, como una competidora por parte de Atresmedia. En palabras de Carlos Fernández, “Netflix es una gran experiencia de visionado, más que una oferta de contenido”, apuntando que, para ellos, es una gran oportunidad de negocio porque “otorga al espectador una oportunidad decisión que una televisión lineal no puede ofrecer”. Netflix ha contribuido decisivamente a internacionalizar a la ficción española, y el grupo quiere seguir potenciando ese mercado, especialmente el latinoamericano, al trabajar con un formato más estándar de producción de series.

Al lanzar títulos con episodios de duración ya de 50 minutos, el grupo se ahorra el paso de hacer una versión para su venta internacional de los capítulos. Por ejemplo, en Netflix Latinoamérica, cada capítulo de La casa de papel dura entre 40 y 50 minutos, en lugar de los 70 de su versión española.

¿Por qué ahora?

Esta decisión de Atresmedia no es original, aunque sus responsables afirman, con razón, que es un riesgo. Cuatro, por ejemplo, ya intentó en sus inicios que sus series de producción propia tuvieran episodios de 45 minutos de duración, y lo probó con dos ficciones policiales como Cuenta atrás y Génesis, en la mente del asesino. En aquel momento, fracasó, pero el panorama televisivo español ha cambiado bastante en diez años. La entrada de las plataformas de streaming es una revolución que no podía imaginarse en 2007.

‘Cuenta atrás’, serie policial de Cuatro. (Fuente: Cuatro)

“Además de que el espectador esté preparado (para la menor duración de los capítulos), teníamos que estar preparados nosotros también”, aseguraba Carlos Fernández. Durante años, la excusa para que las series españolas tengan duración de tv movie es que, de esa manera, con un sólo programa se abarca todo el primetime y se evita la fuga de espectadores, ya que éstos apagan la tele y se van a dormir en cuanto termina lo que estaban viendo a la hora de la cena.

La mayor popularidad de los visionados en streaming y en diferido (según los responsables de Atresmedia, el primer episodio de Cuerpo de élite acumula unos 700.000 espectadores en el diferido) y una cultura audiovisual diferente en el espectador facilitan que, ahora, sea el momento de probar a emitir episodios de una duración más cercana a la habitual en el resto de televisiones europeas.

Lo que 2018 (hasta ahora) ha dado de sí en series españolas
Hay más ficción nacional aparte de ‘Fariña’ y los estrenos de Movistar+fueradeseries.com

El mercado internacional y la importancia de esos espectadores que no ven la tele lineal (más las producciones propias de operadores de pago como Movistar+, Fox y TNT, todas entre 30 y 50 minutos) pueden indicar que, en 2018, sí puede triunfar esa estrategia, pero además de un riesgo, va a ser un proceso de aprendizaje para todos. Sonia Martínez afirmaba que “hay géneros que van a ganar muchísimo, como la comedia, y otros que tendremos que aprender a hacerlos”, y lo que sí está claro es que vamos a tardar en ver cómo son esas series de 50 minutos de Atresmedia, pues los próximos estrenos, como Presunto culpable o Matadero, ya están rodados con esos capítulos de hora y diez de duración.

La prueba de fuego llegará, probablemente, en enero.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir