Quantcast
Por qué Netflix cancela sus series en la tercera temporada - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Por qué Netflix cancela sus series en la tercera temporada

Los acuerdos de la plataforma con los creadores son más complicados de lo que parecía

‘Dead to me’ es de las series que finalizarán con su tercera temporada. (Fuente: Netflix)

La maquinaria industrial de producción de series de Netflix tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por un lado, es un monstruo voraz que necesita contenido en grandes cantidades, constantemente, para alimentar a sus millones de suscriptores por todo el mundo, un poco como la planta carnívora de La tienda de los horrores. Por el otro, esa misma necesidad de contenido conlleva ciertas consecuencias contractuales necesarias para la supervivencia del modelo de negocio de Netflix, pero que pueden ser contraproducentes para los creadores.

De las condiciones en las que éstos venden sus proyectos a la plataforma se ha hablado tímidamente en Estados Unidos en los últimos tiempos. Sí, Netflix paga más que generosamente por esa idea con potencial pero, a cambio, retiene todos sus derechos y no garantiza que la serie que salga de dicha idea vaya a ser un éxito dentro del propio catálogo de Netflix.

En un reportaje en Digiday en 2018, Peter Csathy, fundador de la asesoría de medios Creatv Media, explicaba que “el principal inconveniente para los creadores y los propietarios de contenido al trabajar con Netflix es que hay tanto contenido original nuevo destacado por Netflix que es cada vez más difícil destacar y encontrar una audiencia en Netflix. Sin un profundo compromiso de marketing por parte de Netflix, esas películas y series se enfrentan a la dura realidad de acabar perdidas en el mar del contenido”.

Para eso está el dinero, diría Don Draper. Los cientos de millones de dólares con los que la plataforma ha fichado a Ryan Murphy, Shonda Rhimes o al dúo formado por David Benioff y D.B. Weiss compensan por ese otro aspecto del negocio que es que todos los derechos de la serie pertenecen a Netflix, que se cubre así las espaldas ante posibles acuerdos con terceros que pongan fecha de caducidad a su contenido.

Michaela Coel, en ‘Podría destruirte’. (Fuente: HBO/BBC)

Un perfil de Michaela Coel en Vulture a raíz del estreno de Podría destruirte en HBO destapó el lado menos bonito de las negociaciones con la N roja. Coel, que ya había tenido su primera serie, Chewing Gum, disponible en su catálogo, se había reunido con ellos porque le ofrecían un millón de dólares por quedarse con Podría destruirte, que entones era solo una idea. Sin embargo, Coel no tendría ningún derecho sobre la autoría de la serie, lo que implicaba también que no cobraría beneficios indirectos por ella, por lo que rechazó la oferta y acabó llevándose el proyecto a BBC.

Ese comentario de la guionista y actriz británica ayuda a comprender por qué hay tantas series a las que Netflix da carpetazo en la tercera temporada. En un artículo para Business Insider, Elena Neira explicaba que esos abultados pagos por adelantado, más lo tentador que es que tu serie se estrene en casi 200 territorios al mismo tiempo, tendía a que se ignorara que se perdía cualquier propiedad de la ficción: “Internamente, la renuncia a los derechos de autor se maquilla no solo con grandes cifras por adelantado. También con cláusulas que prevén una suerte de prima cuando las series llegan a una determinada temporada (normalmente a partir de la cuarta, lo que en realidad explica por qué muchos programas no pasan de la tercera temporada)”.

El entorno de libertad creativa total y el acceso simultáneo a espectadores de todas las partes del mundo tiene un precio. Es una rara avis la serie de Netflix que llega a los 100 episodios, cifra que, para las series de network, significaba la entrada en el circuito de la sindicación y el momento en el que se empezaba a ganar dinero de verdad. Incluso empieza a ser un caso extraño el que se acerca a los más de 70 episodios de House of Cards, por ejemplo.

El modelo económico del Peak TV empuja a temporadas más cortas y series también más cortas porque lo que importa es tener muchos títulos diferentes.

Con 42 episodios, la longevidad de ‘Las chicas del cable’ es anómala en Netflix
La serie ha llegado hasta su quinta temporada, una marca que ya pocas series de la plataforma consiguenfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir