Quantcast
7 momentos en los que la 14ª temporada de ‘Anatomía de Grey’ fue relevante - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

7 momentos en los que la 14ª temporada de ‘Anatomía de Grey’ fue relevante

Más de 300 episodios después, la serie sigue sorprendiendo con su interés en hacer comentarios sociales

El final de la temporada 14 de Anatomía de Grey fue la serie más vista el jueves 18 de mayo en Estados Unidos, hay que tener en cuenta que se enfrentó a un episodio de reposición de The Big Bang Theory, pero catorce años después, la serie médica de Shonda Rhimes continúa siendo el drama más visto en el primetime de los jueves.

La serie que en 2005 mezcló la comedia romántica con el drama médico y puso en su centro a un grupo diverso de mujeres ambiciosas que buscaban la excelencia profesional, sigue encontrando formas de incluir en sus tramas comentarios sociales relevantes. Aunque la temporada fue irregular en muchos aspectos, hoy queremos destacar aquellos momentos en los que Anatomía de Grey aprovecha su campo de influencia en la cultura popular para hablar de diversidad y para abrir conversaciones sobre problemáticas sociales.

El retrato de la transexualidad (14×09)

Alex Blue Davis como el doctor Casey Parker. (Fuente: ABC)

En un episodio en el que apareció el ex esposo de Jo, en el que hubo un accidente en un helicóptero y un hacker atacó el sistema informático y de climatización del hospital, dejando a todos los pacientes en peligro, el personaje de Casey Parker dijo una frase que Krista Vernoff, showrunner de la serie y guionista del episodio, aseguró haber reescrito varias veces.

“Estoy orgulloso de ser un hombre trans, doctora Bailey. Me gusta que la gente me conozca antes de que descubran mi historial médico”.

Bailey acude a Parker para que la ayude a solucionar el hackeo y él le dice que puede hacerlo pero que legalmente no puede acercarse a ningún ordenador para este tipo de actividades ni hablar con otras personas sobre ello. A Bailey le sorprende que cualquier actividad criminal se hubiese escapado al verificar su información antes de aceptarlo en el hospital, pero primero lo primero, solucionar el problema.

Después de solucionarlo, Parker le explica que lo que había hecho era hackear el sistema informático de la entidad responsable de emitir su licencia de conducir porque se habían negado a realizar el cambio que solicitó. Parker figuraba como mujer, el sexo que le fue asignado al nacer, y para una persona trans es importante que en su documentación oficial se reconozca el género con el que se identifica.

La serie nos permite conocer a Parker, y lo que es capaz de hacer, antes de revelarle a Bailey, y a nosotros, que es un hombre trans, porque no es que quiera ocultarlo, simplemente no quiere que esa identidad de género sea lo único que lo defina. El personaje no ha tenido ninguna otra trama importante durante la temporada porque los nuevos internos de Anatomía de Grey no han tenido mucho desarrollo, pero esto lo hizo muy bien.

La charla de Bailey con su hijo (14×10)

(Fuente: ABC)

En este episodio la serie abrió una conversación sobre un problema que persiste en los cuerpos policiales de Estados Unidos, el prejuicio que les lleva a ver un delincuente cuando ven piel negra. El caso médico está basado tristemente en la realidad, un niño negro de doce años estaba intentando entrar en su casa, ubicada en un barrio residencial de clase alta, y al ver que había perdido las llaves se mete la mano en el bolsillo para llamar a sus padres, el policía lo vió como sospechoso y le disparó en la nuca.

No hay final feliz, porque en la vida real tampoco lo hay nunca para este tipo de historias y Bailey y Ben se dan cuenta de que es el momento de tener “la charla” con su hijo Tuck. Para muchos padres, “la charla” con sus hijos adolescentes siempre tiene que ver con el sexo seguro, pero para los padres de niños negros, la conversación más importante es la relacionada con cómo reaccionar ante un policía, porque saben que la sociedad los mira de forma diferente y para sobrevivir tienen que seguir una serie de precauciones a las que no están sujetos los niños de piel blanca.

Los síntomas de infarto en las mujeres (14×11)

La primera vez que leí que los síntomas de infarto son diferentes en hombres y en mujeres fue en Feminismo para principiantes de Nuria Varela. Nunca se me había ocurrido pensarlo y, como tantas otras cosas en la vida, lo que sabía de los infartos lo había aprendido en las series y el cine: tengo asociados el dolor en el pecho y en el brazo izquierdo como la señal de que tienes que pedir ayuda e ir al hospital. Pues resulta que la mayoría de las mujeres no presentamos estos síntomas, sino otros como nauseas, dolor en la mandíbula en el brazo o en la espalda.

El diagnóstico no es fácil, pero muchas veces los síntomas son ignorados y se atribuye todo al estrés. Tal como le ocurrió a Bailey en este episodio, una buena labor social de Anatomía de Grey hablar de la salud femenina desde un punto de vista no androcéntrico.

El yihab usado para un torniquete (14×13)

Sophia Taylor Ali interpreta a Dahlia Qadri. (Fuente: ABC)

El personaje de Dahlia Qadri es otro de los nuevos internos de esta temporada de Anatomía de Grey. En este episodio, cuando un paciente sufre una hemorragia repentina, su acto reflejo es quitarse el pañuelo para hacerle un torniquete y salvarle la vida.

“Es un símbolo de mi fe. Y mi fe consiste en servir y tener compasión”.

La escena dura pocos segundos pero es muy potente por el retrato positivo de la comunidad musulmana de Estados Unidos, un momento casual y muy simbólico a nivel de representación en la pantalla, que suele ser poca o estigmatizada.

Los ‘dreamers’ (14×19)

Jeanine Mason interpreta a Sam Bello. (Fuente: ABC)

En Beautiful Dreamers, Anatomía de Grey aborda el tema de la inmigración a través del personaje de Sam Bello de quien descubrimos que llegó a Estados Unidos desde El Salvador cuando tenía un año. Es una dreamer, como se conoce a los inmigrantes llegados a Estados Unidos antes de que cumplieran 16 años, y que fueron amparados por el programa DACA, impulsado por Barack Obama, que los protegía de la deportación y les concedía permisos de trabajo si podían demostrar haber residido en el país sin interrupción durante varios años y sin cometer delitos.

A pesar de ser una interna ejemplar y cumplir todas las reglas, Sam Bello se encuentra en situación de peligro por haber cometido una infracción: se saltó la luz roja de un semáforo. Bello se ve obligada a huir y dejar atrás todas su vida. En su caso, gracias a Meredith tiene la oportunidad de irse a Suiza a seguir su trabajo con Christina Yang, pero no es esa la realidad para los casi 800.000 mil inmigrantes que se encuentran en su situación en Estados Unidos y cuyo futuro continúa siendo incierto debido a las duras políticas de inmigración de Donald Trump.

Qué hacer después del #MeToo (14×20)

(Fuente: ABC)

En dos episodios anteriores de la temporada se abordó el tema de la violencia doméstica y los privilegios que pueden proteger a los maltratadores si son hombres con cierto poder a través del personaje de Jo y la aparición de su ex esposo. Ese caso era un reflejo de movimientos como el #Yosítecreo.

En este episodio, se revelan los trapos mugrientos de Harper Avery, quien le dio nombre al prestigioso premio al que aspiran todos los médicos en esta ficción. Harper Avery resultó ser un Harvey Weinstein, un depredador sexual que arruinó la vida de varias mujeres y quienes, como descubrimos con el movimiento #MeToo, aceptaron en su momento una compensación económica, porque sabían que su lucha no iba a ser escuchada, porque se enfrentaban a alguien con mucho poder.

Se plantean situaciones complejas, como que Catherine fue la responsable de gestionar esas compensaciones económicas, aludiendo a que eran otros tiempos en los que sabía que las víctimas no tenían posibilidades de que sus denuncias fueran escuchadas, y que lo único que podía hacer era ofrecerles la posibilidad de una compensación dineraria. Un asunto peliagudo. En un movimiento que sirve para salvar el hospital y evitar que Catherine se hunda por las acciones de aquel señoro, la serie habla de qué se puede hacer después del MeToo: hay que reconocer la existencia del problema, darle voz a las personas que fueron silenciadas y tomar las medidas necesarias para que estas situaciones no vuelvan a ocurrir e iniciar un proceso de cambio.

La crisis de los opioides (14×21)

Peyton Kennedy como (Fuente: ABC)

Los fans de Todo es una mierda han podido ver a Peyton Kennedy en un arco de esta última temporada de Anatomía de Grey. Interpreta a Betty, la madre biológica de un bebé del que Hunt se hace cargo como padre de acogida.

Betty era una estudiante ejemplar y una atleta que sufrió una lesión en un ligamento de la rodilla para el que le recetaron un analgésico narcótico que le produjo adicción y acabó en las calles. Su caso es el de muchas personas en Estados Unidos a las que se les han recetado medicamentos opioides para aliviar el dolor y se han convertido en drogadictas. La crisis de los opioides es actualmente una emergencia sanitaria en el país que ha producido muchas muertes relacionadas con una prescripción indebida (216 millones de recetas en 2016) y el uso de derivados sintéticos.

7 estilismos de Olivia Pope para 7 temporadas de ‘Scandal’
El culebrón político de Shonda Rhimes ha terminado convirtiendo a su protagonista en un referentefueradeseries.com

‘Anatomía de Grey’ se emite en Fox Life España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir